Liberty 750×184

Type 56: El Eléctrico Personal de Bugatti

¿Y si te contamos que hay un Bugatti eléctrico de 1CV que no es el coche de radiocontrol que venden en la juguetería del barrio? Te presentamos el Type 56...

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

FOTOS BUGATTI TYPE 56: RONAN GLON/AUTOBLOG.COM

Con unos 1500CV las cifras de potencia del Bugatti Chiron son apabullantes; se puede llegar a perder la perspectiva de si estamos hablando de un motor de coche o de avión. Todo un alarde que, debates aparte sobre la necesidad real de semejante caballaje para gozar de una experiencia deportiva, marca una distancia desmedida respecto a uno de sus parientes de marca más lejanos.

Porque… ¿Cómo te quedas si ahora te decimos que existe todo un lustroso Bugatti equipado con un motor eléctrico de menos de un caballo? Y no, no estamos hablando del Veyron radiocontrol que venden en la juguetería del barrio, sino del Type 56 de 1931. Un pequeño automóvil eléctrico pensado para el uso personal de Ettore Bugatti pero que, aún con todo, conserva la idiosincrasia de la marca.

En primer lugar porque, a pesar de la escasa y simple montura que representa, y de que el concepto corresponde más bien con el de un coche de finales del siglo XIX, el Type 56 sigue teniendo un no se qué un qué se yo muy propio de los elegantes Bugatti de aquella época.

TRABAJANDO CON EL SEÑOR BUGATTI

Molsheim es una apacible localidad de la región de Alsacia, donde casi todo te haría pensar que te encuentras en Alemania si no fuera porque en el ayuntamiento ondea la bandera francesa. Un lugar que, tras épocas de tensiones fronterizas, al fin guarda picas y tambores para ser pasto de la tranquilidad. Quizá por ello Ettore Bugatti consideró que éste era el lugar idóneo para comprar un castillo-palacio y edificar en él su emporio de metal, caucho y fuel.

Y el caso es que la propiedad es tan grande que, para poder recorrerla constantemente a fin de inspeccionar el trabajo de sus operarios, Ettore Bugatti necesitó de un transporte personal. Como hacerlo en los 6’7 metros de un Royale se antoja algo complicado a la hora de desplazarse por una finca viricueta, éste decidió motorizar lo que parece una pequeña calesa. Así, 1931 veía el nacimiento del Bugatti más pequeño justo en los años en que se producía el más grande.

No obstante el destino del Type 56 estaba lejos de ser comercial; de hecho, el mismo Ettore Bugatti no se planteó realmente el producirlo en serie, quedando como un ingenio de uso personal. Entonces… ¿Cómo es que se ensamblaron varias unidades? Pues muy sencillo: por puro capricho personal de algunos visitantes a su fábrica. Todos ellos importantes aristócratas o adinerados que, encargando por ejemplo un Type 46 en las instalaciones de la marca quedaban prendados del curioso ingenio eléctrico.

De hecho, el mismísimo rey de Bélgica Leopoldo III encargó uno para su esposa mientras que existen rumores de que la reina Isabel II de Inglaterra tuvo otro durante un tiempo. Personajes de rancio abolengo aparte, lo cierto es que entre 1931 y 1936 se ensamblaron de 6 a 10 Type 56 según consultes una fuente u otra, sobreviviendo hoy en día cuatro junto a la posibilidad de un quinto que estaría perdido en Canadá.

BUGATTI TYPE 56: UN ELÉCTRICO ENTRE GIGANTES DE GASOLINA

La verdad es que lo de la economía de consumo es algo que no va con Bugatti, y no nos referimos a sus actuales modelos no. La cosa viene de lejos. El contraste con su contexto destaca aún más este pequeño ingenio con un corazón eléctrico inspirado en el motor de arranque de algunos de los modelos de la marca, del cual se dice que rinde 1CV de potencia -si se redondea al alza lo que en realidad es 0’8- gracias a los 28 amperios producidos a partir de sus 6 baterías originales con 6 voltios cada una.

No obstante es suficiente, suficiente para propulsar un ligerísimo vehículo capaz de llegar a los 28 km/h con su motor montando directamente sobre el bastidor, el cual envía la fuerza al eje trasero donde van instalados los frenos de tambor. Un conjunto dirigido por una sencilla dirección de caña que diriges sentado sobre su cuidada tapicería mientras enlazas un pasillo con otro gracias a las escasas dimensiones del vehículo, el cual goza de una autonomía de 40 minutos tras dos horas de carga.

El departamento de “tradición” de Bugatti opera desde el mismo castillo alsaciano donde el fundador de la marca creó su pequeño reino, siendo allí donde se ha restaurado el Type 56 sin intervenir demasiado en los elementos originales. Aunque… Eso sí, por cuestiones de seguridad se han cambiado las baterías y el encendido por piezas actuales menos inflamables.

En suma, un coche inesperado dentro de una marca llena de tecnología apabullante… Totalmente fiel a las esencias del fundador. Al fin y al cabo, Ettore Bugatti hacía, aparte de coches de carreras, automóviles únicos y excéntricos pensados casi a medida. Justamente lo que es este Type 56.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Automobili Amos Resucitará el Lancia Delta HF Integrale

Post siguiente:

Corvette en Catawiki: C2 StingRay