Liberty 750×184

Retro Classics Stuttgart, la guerra de las galaxias


ClassicMadrid Medio

Si para los americanos Detroit, en el Estado de Michigan, es la mítica Motor City (ciudad del automóvil), el título de Cuna del Automóvil a nivel mundial debería reservarse a Stuttgart, en el Estado de Baden-Württemberg.

Fue en Stuttgart y sus alrededores donde se desarrolló el motor de explosión y donde se fabricaron los primeros automóviles que circularon sobre la faz de la Tierra. Su expansión, a partir de Stuttgart, modificó la sociedad y la economía mundiales para llegar a la situación en que las conocemos en la actualidad.

No es de extrañar, por lo tanto, que sea allí donde tiene lugar uno de los principales salones de coches clásicos del mundo, que ha ido cobrando fuerza en la guerra de las galaxias particular que mantiene con el otro gigante europeo, Techno Classica Essen.

Porsche 904 GTS de 1963, se admiran mejor por parejas
Porsche 904 GTS de 1963, se admiran mejor por parejas

Sería una pérdida de tiempo comparar el uno, Retro Classics, con el otro, Techno Classica puesto que, incluso siendo salones dedicados a la misma especialidad, tienen sus particularidades que hacen de los dos mandamientos de obligado cumplimiento. Si existiera una obligación de tipo religioso en relación con los coches clásicos, los fieles aficionados deberían visitar ambos al menos una vez en la vida.

En su momento, tendremos ocasión de analizar en detalle el fenómeno de Techno Classica, pero este artículo está consagrado íntegramente, como bien lo merece, a Retro Classics.

Empezaremos diciendo que Retro Classics se celebra desde el año 2001, es decir que ha llegado a su decimotercera edición al abrir sus puertas del 7 al 10 de marzo de 2013, alcanzando un prestigio envidiable en poco más de una década de trabajos de evolución y perfeccionamiento del salón.

Una ilustre dinastía empezó sobre la base de un modesto Fiat 500 Topolino, carrozado por Bizzarrini
Una ilustre dinastía empezó sobre la base de un modesto Fiat 500 Topolino, carrozado por Bizzarrini

El continente Retro Classics

Retro Classics tiene lugar en los modernos, funcionales y diáfanos pabellones de Messe Stuttgart, una feria de muestras internacional estratégicamente situada puerta con puerta con el aeropuerto de la ciudad y al borde de la autopista A8, que facilitan la llegada de expositores, visitantes y mercancías de largo y corto recorridos. Aparcamientos gigantescos, con numerosas vías de acceso y evacuación están previstos para los accesos rápidos, que se combinan con numerosas taquillas y puertas al interior de la feria, sin que se originen las largas colas tan incómodas de soportar en otros salones del mismo tipo.

Son 9 los enormes pabellones a los que el visitante tendrá que hacer frente si no quiere perderse nada de lo esencial de Retro Classics. Hay que añadir que el pabellón Nº 1 cuenta con un altillo que en sí mismo tiene cabida para una exposición independiente, igual que sucede con el atrio acristalado de la entrada oeste, con vistas al jardín central Rothauspark, muy agradable los días soleados, donde se escucha el ruido de unas cataratas de agua artificiales. El pabellón Nº 2 se subdivide en las zonas C1 y C2 y los espacios disponibles se ocupan incluso en los amplios huecos bajo las escaleras y corredores de tránsito de viandantes. Si se hace un recuento, en realidad son más de 9 las áreas a visitar allí.

Lujoso stand de Mercedes-Benz, con un ejemplar de 1931
Lujoso stand de Mercedes-Benz, con un ejemplar de 1931

Como es típico en una organización germánica, los pabellones están racionalmente estructurados por temas, especialidades o grupos de interés. En el Nº 1 se encuentran los comerciantes de prestigio, con automóviles en venta que pueden superar en mucho el millón de euros la unidad, mientras que en el Nº 9 se agrupan los vendedores de piezas usadas, literatura del motor, juguetes y modelos, ropa, calzado de trabajo, de viaje o de pilotaje y objetos de colección de donde nadie que lo desee sale sin llevarse un recuerdo en el bolsillo con sólo cambiar un billete de 5 euros. Hay variedad de artículos y precios al alcance de todos.

Todo puede suceder en el largo paseo entre los pabellones 1 y 9. Las sorpresas salen a nuestro paso, desde lujosos restaurantes hasta puestos de reconfortantes hamburguesas, salchichas y cervezas servidas al estilo nacional.

Un auténtico clásico alemán, el BMW 507, con motor V8
Un auténtico clásico alemán, el BMW 507, con motor V8

Informaciones del organizador

Las cifras orientativas, tan apreciadas por los amantes de las estadísticas, facilitadas por el organizador son las siguientes:

→ Flujo de visitantes del orden de 65.000 en las pasadas ediciones, hasta llegar a 77.000 en 2013;

→ alrededor de 1.300 expositores;

→ presencia de unos 3.000 vehículos;

→ superficie útil de 100.000 metros cuadrados.

Antes de iniciar la visita, es aconsejable echar un vistazo a las publicaciones del organizador, tanto en la revista catálogo distribuida gratuitamente al adquirir la entrada, como previamente en Internet.

La preparación de la visita es esencial para saber cuáles son los principales temas de cada año e intentar aprovechar el tiempo lo mejor posible, para evitar las indeseables carreras sin rumbo de un lado a otro.

La visita a Retro Classics bien puede durar dos días íntegros, divididos en cuatro jornadas con las necesarias pausas intermedias, reparadoras de fatigas.

Quienes no tengan el tiempo suficiente, pueden contentarse con una visita de unas 7 horas, que serán suficientes para no perderse lo esencial.

Son raros los Lancia Stratos sin modificar
Son raros los Lancia Stratos sin modificar

Como orientación, para no dejarse llevar por el pánico, las dos primeras horas pueden consumirse rápidamente entre el hall de entrada, el patio de subastas y el primer pabellón, sin haber siquiera completado el recorrido de todos sus pasillos. A ese ritmo, para completar la visita se necesitarían 20 horas. Naturalmente, el secreto del buen visitante consiste en una mínima preparación con anterioridad a la llegada y en una eliminación de todo aquello que no revista un especial interés según sus gustos y prioridades.

En 2013, la lectura previa de los temas principales nos ofrecía los siguientes atractivos:

• La historia de Horch.
• 100 años de Aston Martin.
• Un pabellón íntegro de coches americanos.
• Delahaye, ejemplares escogidos y carrocerías únicas.
• Clásicos de Austria (como Puch, Lehner and Dauber o Austro Fiat).
• Desarrollo de los motores de los ingenieros Hoffmann y Küchen.
• 150 aniversario de la Cruz Roja y sus automóviles.
• Subasta organizada por la firma suiza Toffen.
• Coches en venta de particulares en el pabellón No 6.
• Presencia oficial de las fábricas Mercedes-Benz y Porsche con vehículos de sus museos respectivos.
• Pabellón de los clubes, centro de reunión de los entusiastas organizados por marcas.

Nadie crea que se han equivocado de sitio al poner el motor
Nadie crea que se han equivocado de sitio al poner el motor

El contenido de Retro Classics

Al ser una misión imposible describir en detalle la cantidad y variedad de vehículos expuestos, así como los acontecimientos, celebraciones y reuniones que se suceden a lo largo de los cuatro días que dura cada edición de Retro Classics, necesariamente hay que hacer un resumen representativo siguiendo algún criterio que pueda satisfacer al mayor número de lectores, pero que inevitablemente tendrá algún componente subjetivo.

Un pequeño método de trabajo podría agrupar los coches por sus lugares de origen.
 

COCHES DE FABRICACIÓN ALEMANA

La proximidad de las fábricas Mercedes-Benz y Porsche hacen que sean esas dos marcas las mejor representadas, tanto de forma oficial, con vehículos prestados por los respectivos museos, como con los coches en manos de comerciantes, clubes y coleccionistas privados.

Fiel reconstrucción del Horch de 1937 encargado por Rosemeyer
Fiel reconstrucción del Horch de 1937 encargado por Rosemeyer

En la exposición Horch destacaba un 853 coupé aerodinámico de 1937, recreado hasta en sus mínimos detalles conforme al original. El coche fue encargado por el piloto Bernd Rosemeyer a la firma Erdmann y Rossi de Berlín y fue conocido en su tiempo como «Manuela». La casa Audi encargó un cuadro cuya acción se sitúa en Nürburgring, donde aparecen Bernd Rosemeyer y su esposa la aviadora Elly Beinhorn junto al coche.

Como no podría ser de otra forma, el Porsche Museum celebraba el 50 aniversario del 911, hecho que hemos venido comentando a lo largo de 2013. Una de sus demostraciones más interesantes era el proceso de restauración de un 911 2,7 RS de 1973, con utilización de los moldes originales para mejor respeto de todas sus cotas.

También llamaba la atención un curioso motor tipo 745, experimental precursor del 911, con dos turbinas de refrigeración en lugar de una.

Cuadro encargado por Audi recreando una escena en Nürburgring con el Horch de Rosemeyer
Cuadro encargado por Audi recreando una escena en Nürburgring con el Horch de Rosemeyer

Posiblemente de mayor atractivo era una pareja de 904 GTS de 1963. También de dos en dos se presentaban los BMW 507 roadster de los que apenas se fabricaron 250 ejemplares entre 1956 y 1956. El diseño de Albrecht von Goertz es muy apreciado por sus compatriotas.

Mercedes-Benz necesitaría un artículo por separado, tendremos que limitarnos a destacar uno de los coches prestados por el museo en un marco cuidadosamente preparado. Se trata de un lujoso 770 Grosser de 1931, al que daban escolta un autobús Simplex de 1904 y un 460 Nûrburg de 1926.

En distintos paneles se podía observar la calidad de fabricación de las piezas, aún las más modestas, como los tapacubos para llantas de 14 pulgadas utilizadas en los modelos W107, W108, W109, W111, W113, W114, W115, W116 y W123.

Homenaje a Bertha Benz (foto de los archivos familiares, cedida por el organizador)
Homenaje a Bertha Benz (foto de los archivos familiares, cedida por el organizador)

Los homenajes a Mercedes-Benz son frecuentes y variados. En esta ocasión se dedicaba un espacio especial a las mujeres de la familia, Bertha Benz, esposa de Karl Benz, y a la hija de ambos, Clara.

En el lujoso stand de Thomas H Rupf, un Veritas RS perfectamente restaurado recordaba la presencia de la marca en Nürburgring.

Aunque no sea un coche, la marca Opel ponía en un lugar especial una bicicleta de julio de 1926, que es precisamente la que completaba el millón de bicicletas fabricadas por Opel, prueba de la diversificación de sus productos.

Aerodinámico Veritas RS Nürburgring
Aerodinámico Veritas RS Nürburgring

COCHES DE FABRICACIÓN FRANCESA

Alpine, Matra, Renault, no faltaban en abundancia. Sin embargo, el stand del Club Delahaye merecía los honores por haber reunido 25 ejemplares con carrocerías únicas o de producción muy limitada. Un 235 de 1952 con carrocería Faget-Varnet, ejemplar único, y un 135 de 1949 Saoutchik cabriolet fueron el tema de conversación del autor con el presidente del club.

No por modesto eludiría mencionar un Citroën 2cv Sahara tipo A de 1965, con sus dos motores independientes, delantero y trasero. En España, algunos ejemplares de ese modelo fueron puestos a disposición de las patrullas de la Guardia Civil.

El Peugeot 402 tipo E4 Eclipse puede considerarse el precursor de la moda «coupé-cabriolet», con su techo alojable en el larguísimo maletero para seguir los cambios meteorológicos. Las complicaciones hacían que el peso de 1.419 Kg fuera excesivo para la modestia de su motor de 2 litros y 58 cv. El ejemplar expuesto del que se fabricaron 80 ejemplares, consta en los registros desde marzo de 1936.

El inicio de una moda: Peugeot 402 Eclipse de 1936
El inicio de una moda: Peugeot 402 Eclipse de 1936

COCHES DE FABRICACIÓN ITALIANA

En 1949, Julius Kubinski adaptó un Alfa Romeo 6C 2300 de 1938 para un arquitecto llamado Valenta, de Brno. El coche estaba en la exposición y aunque se podría decir que su aspecto no es muy agraciado, no le faltaban admiradores.

Dando un salto en el tiempo, el Lancia Stratos de 1976, muestra la evolución del diseño y las prestaciones deportivas. Es raro encontrar un ejemplar, como el bastidor número 1760, que se encuentre en estado original, sin restaurar y sin haber sufrido los rigores de la competición.

Un nutrido grupo de Abarth-Zagato permitía observar la diversidad de carrocerías que vistieron mecánicas de poca cilindrada que, gracias a las preparaciones extremas, se convertían en una seria amenaza para otros gigantes que les doblaban en potencia.

Los Abarth de 1958 con ligeras carrocerías Zagato plantaban cara a coches más potentes
Los Abarth de 1958 con ligeras carrocerías Zagato plantaban cara a coches más potentes

Había modelos de 1958, 1959, 1960 y 1965, no habiendo dos iguales. Los buenos observadores pueden distraerse en identificar las diferencias de capós, llantas, tomas de aire, carenados, etc.

Dedicaremos mención especial a un enigmático vehículo de color azul, que se separaba del rojo dominante y que no permitía su asociación con ninguna marca reconocible a primera vista. Una conversación con el propietario descubrió al autor que se trata de algo realmente excepcional puesto que es el primer coche diseñado por Giotto Bizzarrini sobre una mecánica de Fiat 500 Topolino. ¿Quién lo habría imaginado?

No cerraremos este capítulo en nuestro recorrido por los salones europeos de coches clásicos sin mencionar las presentaciones de modelos a escala. La firma CMC traía a sus vitrinas la presentación mundial de una serie limitada a 2.000 ejemplares (por versión dedicada a cada país) de un Bugatti tipo 35, incluido el dedicado a España. Quizá algún lector pueda identificar con qué escudería o pilotos participó en su época el modelo presentado.
 
 

 
 

Imágenes a tamaño completo (1.280 px.)

 
 

Valora esta crónica y ¡Comenta!

Catawiki 750

1 Comentario

  1. Sergio Romagosa
    Mar 22, 2013 en 10:33 — Responder

    Comparto la opinión de que esta es una cita imperdible para cualquier aficionado. Además, Stuttgart acoge también los espectaculares Museos Mercedes-Benz y Porsche (cada uno justificaría por si solo el viaje… y también un buen artículo en LA ESCUDERIA).

    En mi opinión tiene también otra ventaja respecto a Techno Clasika, para quienes -como yo- viajan con su esposa: Stuttgart es un lugar mucho más agradable que Essen.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Motores de 2 Tiempos en Automóviles, Ayer y Hoy

Post siguiente:

El enigma Barreiros