Retromovil Cabecera 3
ClassicAuto 2018 750×184
Inicio»Noticias»Réplicas»Aston Martin Refabrica Los DB4 GT Zagato y DB5 ‘007’: ¿Hay Polémica?

Aston Martin Refabrica Los DB4 GT Zagato y DB5 ‘007’: ¿Hay Polémica?

Aston Martín ha comenzado a rebabricar dos de sus modelos más icónicos. Primero anunció el DB5 '007', y después el DB4 GT Zagato. Pero. ¿qué es lo que pretende?

Catawiki 750

Banner Sergio Romagosa 750

FOTOS ASTON MARTIN DB5 “GOLDFINGER” Y DB4 GT ZAGATO: ASTON MARTIN MEDIA

Desde que BMW con el Mini y Volkswagen con el Beetle cosecharan grandes cifras de ventas gracias a explotar la nostalgia… El negocio automovilístico ha visto un filón en homenajear grandes clásicos con modelos actuales. El último ejemplo lo tenemos en Renault y la resurrección de la marca Alpine con un biplaza que se proclama heredero directo del A110, una especie de “puesta a punto” del mítico deportivo setentero. Hasta Citroën se ha subido al tren rescatando la antigua furgoneta Type H.

En parte todo esto nos recuerda a los momentos en los que Hollywood se queda sin ideas y empieza a rescatar tramas y argumentos de su época dorada bajo una nueva pátina. No obstante, en el caso del automóvil hay que reconocer que las referencias nostálgicas se han hecho -mayoritariamente- con altas dosis de creatividad, calidad y buen gusto; pero quien está llevando todo esto un paso más allá es Aston Martin, marca que, con permiso de otras marcas como Jaguar, está entrando en una estrategia de ventas que no sólo guiña el ojo a modelos señeros en su historia sino que, directamente, los reproduce pieza a pieza.

Como apasionados de los clásicos este tipo de noticias nos encantan, ya que ayudan a poner en valor el legado de marcas tan legendarias como Aston Martin, haciendo que se vuelva a hablar de estos modelos, poniéndolos de nuevo bajo los focos… En fin, rescatándolos para el actual gran público. Sin embargo, hay cosas que nos chirrían y por ello quisiéramos crear un debate entre vosotros. ¿Es oro todo lo que reluce en la estrategia comercial de Aston Martin? ¿Algunas de estas operaciones están al hilo de cómo nos gustaría ver el mundo de los clásicos?

Te exponemos con dos ejemplos la situación actual en Aston Martin y te invitamos a que hagas uso de los comentarios.

INGENIERÍA INGLESA, DISEÑO ITALIANO. REFABRICANDO AL DB4 GT ZAGATO

Una de las uniones internacionales más interesantes en el mundo del motor ha sido la de la británica Aston Martin con el carrocero milanés Zagato. Fruto de esta unión han salido modelos tan llamativos como el V8 Zagato de 1986 o el DB7 Zagato de 2003. Sin embargo… Hay un modelo muy especial que ayudó a sentar el canon de esta colaboración: el DB4 GT Zagato de 1960. La misión era plantar cara a los temibles Ferrari 250GT SWB haciendo del DB4 un deportivo más potente y rotundo.

A fin de ello Aston Martin acortó el chasis y potenció el motor de 3’6 litros y seis cilindros hasta los 314 CV, produciendo casi un centenar de unidades de las cuales unas 20 fueron carrozadas en Milán por Zagato, el cual ideó una carrocería que, aún conservando los elegantes atributos de la marca inglesa, llevaba al DB4 GT hacia un aspecto mucho más musculoso y rotundo.

Aquel modelo tan especial caló hondo en el imaginario de la marca, siendo uno de los Aston Martin más recordados y codiciados de toda la historia. Lo que para Ferrari es el 250 GTO al establecer el canon de su identidad… Es para Aston Martin este modelo fruto de la colaboración entre ingleses e italianos. Por todo ello no es para nada extraño que los británicos se hayan planteado replicar pieza a pieza el modelo como ya hicieran con la primera evolución del DB4 hace tan sólo unos meses. ¡Más aún cuando el 100 aniversario de Zagato está al caer en este próximo 2019!

VENDIDAS EN LOTE INSEPARABLE CON UN DBS DE ÚLTIMA GENERACIÓN

De aquellas fueron 25 réplicas del DB4 las que se produjeron, mientas que ahora sólo serán 19. Eso sí, unidas a otras tantas del aún sin desvelar DBS Zagato. Como ves la idea es que el comprador se lleve unidos en un mismo lote indivisible la réplica de la primera colaboración entre las dos marcas y el fruto de su último trabajo conjunto. Teniendo en cuenta que reproducir pieza a pieza un modelo de 1960 no es precisamente barato… ¡Imagina la factura si además le añadimos un último modelo que seguramente tenga mucho que ver con el DBS V12 Superleggera con más de 700 CV!

Parece ser que el montante total de la factura ascenderá a la nada desdeñable cifra de 7’9 millones de libras -más de 9 millones de euros-. No obstante, más allá de estas cifras difíciles de concebir hay algo que nos hace polemizar porque, ¿hasta qué punto esos coches van a experimentar una caja de seguridad en la que serán tratados como una inversión “refugio”, como un valor especulativo, más que el asfalto y las curvas de un circuito?

Reproducir pieza a pieza al DB4 GT Zagato es un precioso homenaje al automovilismo histórico pero, teniendo en cuenta el actual panorama de compra venta de clásicos de alta gama… ¿Realmente cuánto hay aquí de pasión y romanticismo y cuánto de puro negocio especulativo entre sus posibles compradores? Antes de formular una respuesta seguimos con otro ejemplo, esta vez muy unido al cine.

MARTIN, ASTON MARTIN. LA REPRODUCCIÓN DEL DB5 DE 007

Para muchos es una de las sagas del cine con una mayor carga de tópicos difíciles de tragar; para otros sin embargo resulta una de las mejores sucesiones en el género de aventuras y espías protagonizada por el que, guste o no, ha llegado a ser uno de los personajes fílmicos más imitables del mundo gracias a unas pocas palabras: “Bond, James Bond”.

Sí, estamos hablando de la saga 007, la cual lleva desde 1962 narrando las aventuras del flemático agente británico a través de 24 entregas, las cuales sumarán 25 en el 2019. Como ves es toda una institución dentro del mundo del celuloide, lo que da para no pocas polémicas… Eso sí, hay algo en lo que creemos no hay discordancia ninguna: su coche.

Y es que si a Bond lo hemos visto sobre muchas y variopintas monturas, lo cierto es que la figura de 007 está íntimamente ligada a las líneas del Aston Martin DB5 en color “plata abedul” lleno de modificaciones sorprendentes aptas para la trepidante vida de un espía del MI6 británico. Éste apareció por primera vez en la tercera entrega de la saga -Goldfinfer, 1964- para luego hacerlo en hasta 6 ocasiones más.

Y como de caprichosos está lleno el mundo… Aston Martin se ha puesto manos a la obra junto a la productora EON -responsable de las entregas del agente 007- para crear 25 réplicas de este mítico coche equipadas con los artilugios de las películas. Eso sí, hay dos problemas que -a menos que seas un agente secreto al servicio de su majestad- no se pueden salvar fácilmente…

BOND TIENE PERMISO, TÚ NO

Si eres un agente secreto el estado hace -al menos en las películas- la vista gorda hacia ciertas adaptaciones que necesite tu coche. Por ejemplo… ¿Que hace falta una matrícula rotativa para dar esquinazo a los malos? La tienes. ¿Posibilidad de hacer una cortina de humo sin llevar entre manos un camión antiguo con el motor hecho añicos? Sin problema, con el DB5 de James Bond puedes. ¿Estás harto de tu copiloto y te apetece echarlo por los aires en plena marcha? Dicho y hecho, para eso está el asiento eyectable.

Eso sí, de no estár a sueldo de la Corona Británica… Creemos que con esos extras no vas a pasar la ITV bajo ningún concepto. Justo ahí viene el primer problema de este coche: no se va a poder rodar con él por las carreteras ya que, por sus curiosas especificaciones, tiene imposible obtener la homologación. La verdad es que en parte nos alegramos: no nos apasiona la idea de ser adelantados por un Aston Martin armado hasta los dientes mientras vamos tranquilamente por la M-30…

Visto lo visto… Los propietarios de estas réplicas tendrán que tener un amplio terreno para utilizar en él su DB5 “Goldfinger” a modo de cuarto de juegos. Sin embargo aquí nos viene una duda, ¿realmente estas 25 unidades van a servir para el disfrute de la conducción o más bien como inversiones a modo de “valor refugio” gracias a la compra de exclusivos bienes de colección?

A VUELTAS CON EL PRECIO

Y es que, al hilo de la pregunta que antes hemos dejado en el aire… Llegamos al asunto del precio: ni más ni menos que unos 3 millones de euros. Y sí, aunque estemos hablando de réplicas de uno de de los mejores deportivos de la historia, hechas a mano después de décadas sin que Aston Martin fabrique el modelo -su producción cesó en 1965- y además equipadas con los mismos cachibaches de espía que en la película Goldfinger… No deja de ser un precio llamativo.

Si a eso le sumamos que el coche siquiera va a poder rodar por las carreteras, ¿qué nos queda? Pues en nuestra humilde opinión un verdadero capricho, un juguete para adultos que, desgraciadamente será en los más de los casos un elemento de especulación financiera en vez de un verdadero coche deportivo. Eso sí, nos quitamos el sombrero ante la operación de marketing que estas réplicas suponen y… Para no acabar con mal sabor de boca reconoceremos que sí, es ilusionante saber que en algún lugar de Inglaterra hay mecánicos artesanales trabajando en nuevos DB5.

Visto todo esto… ¿Cómo ves tú esta resurrección de clásicos por parte de Aston Martin? ¡Te esperamos en los comentarios!

Catawiki 750
Post anterior:

Este Finde: Espíritu del Jarama

Post siguiente:

Sinfonías de Arese: Alfa GTV 2000