Techno Classica Essen sigue siendo la reina

Retromovil 2019 Medio

Liberty 750×184

A pesar de los éxitos clamorosos de Rétromobile (ver crónica), en febrero, y Retro Classics (ver crónica), en marzo, es muy difícil destronar a Techno Classica en el calendario mundial de los salones del automóvil clásico celebrados en recintos cerrados.

Del 15 al 19 de abril de 2015, Techno Classica llegó a su vigesimoséptima edición batiendo inesperados récords. Por ejemplo, si Rétromobile vendió 119.000 entradas, el gigante Techno Classica vendía más de 190.000 que, a 25,00 euros la unidad representan una inyección de 4.750.000,00 euros para la sociedad organizadora SIHA. Quienes acuden al volante de su coche particular ingresan 8,00 euros más en las arcas de la feria, a los que se añaden 10,00 euros por la compra del catálogo, indispensable para no perderse nada esencial.

La novedad del año era que las entradas se podían comprar a través de Internet al precio de 22,00 euros, ya que de ese modo la Feria de Essen se ahorra un refuerzo de personal en las taquillas, ya muy numerosas, así como la impresión física de las entradas, que corre a cargo del comprador. Los jóvenes entre 15 y 17 años pagan 20,00 euros (18,00 por Internet) y de 8 a 14 años, 12,50 euros (11,00 por Internet). Los menores de 8 años entran gratis. Las reducciones de precios para los jóvenes son una inversión para el futuro, puesto que se trata de los aficionados del mañana.

Techno Classica Essen 2015
Vista del pabellón central número 6

Ninguna feria del automóvil clásico en Europa puede presumir de concentrar 1.250 expositores, 2.500 automóviles en venta y alquilar con mucha antelación una veintena de pabellones y lugares de exposición, tanto en el interior del recinto como al aire libre. Precisamente las zonas de exposiciones al aire libre están ganando en superficie porque se alquilan plazas a particulares a módicos precios.

Los no profesionales en el comercio de compra venta tienen así ocasión de acudir con sus coches en venta de particular a particular y exponerlos en una gran feria internacional, aumentando sus posibilidades de venta. Por otra parte, los visitantes pueden hablar personalmente con los vendedores e inspeccionar así coches a precios asequibles que de otro modo sólo conocerían a través de fotos publicadas en las secciones de anuncios de las revistas especializadas.

Techno Classica Essen 2015
El prototipo del Alfa Romeo TZ era de aluminio, se muestra en proceso de restauración

El nutrido programa

En el programa de 2015 se inscribían las siguientes atracciones mayores:

Audi, los roadster y cabriolet de la marca de los anillos;

Autostadt, celebración del 15 aniversario del museo;

Bentley, 85 aniversario del Tren Azul;

Bugatti, la década del Veyron;

Ford, que celebraba los 50 años del Ford Transit y los 50 años del Ford GT40 (sí, para los que se crean jóvenes y asistieron a las primeras victorias del famoso GT);

tecno clasica
El pequeño Polo cumple 40 años

Opel, medio siglo de diseños concept car, representados por el GT Experimental;

Porsche y los 30 años del 959;

Rolls-Royce, 90 años del Phantom;

Skoda, recuerda su fundación hace 120 años;

SEAT, prototipos especiales para personalidades;

Volkswagen, el Polo llega a clásico en su 40 aniversario;

SIHA presenta los coches del Tourist Trophy de 1929.

tecno clasica
Vista del pabellón No 7 ocupado por el grupo VW, Porsche, Audi, Skoda, SEAT, Bugatti, Lamborghini

Por si fuera poco ese abultado programa, las grandes marcas tradicionalmente presentes en Techno Classica tenían pabellones suficientemente repletos como para pasar el día sin salir de ellos. Citemos de pasada los pabellones número 12, exclusivo para los productos de BMW y sus filiales; número 7, íntegramente ocupado por el grupo VW, Porsche, Audi, Skoda, Seat, Bugatti, Lamborghini; número 2 con exposiciones Jaguar y Opel y el número 1 reservado a la estrella de Stuttgart…

Mercedes-Benz, por encima de todo

Si en 2014 Mercedes-Benz envió un gran mensaje de superioridad excepcional con su pabellón número 1 dedicado a los 125 años de la marca en competición, con un montaje que parecía insuperable, en 2015 la marca de la estrella de tres puntas ha vuelto a rizar el rizo con otro despliegue digno de cualquier pabellón nacional en una exposición universal.

Mercedes-Benz no tiene rival en la concepción, diseño y presentación de sus pabellones por varias razones. En primer lugar los medios económicos de que dispone pueden considerarse ilimitados. En segundo lugar todo está hecho por profesionales en las diferentes áreas de competencia, desde arquitectos, interioristas, especialistas en museística, hasta los oficios más modestos de montadores y personal encargado de sacar lustre a los coches. En tercer lugar, por la gran experiencia en la materia acumulada durante más de un siglo de existencia. Finalmente, porque Mercedes-Benz dispone de la mayor riqueza de fondos desde la fabricación del primer automóvil de la historia hasta nuestro días y puede organizar una exposición detrás de otra sin repetirse.

La exposición Mercedes-Benz de 2015 estaba dedicada a la velocidad favorecida por el progreso de la aerodinámica. Cada coche se presentaba abriéndose camino en un muro que representaba la resistencia del aire y cada muro tenía su perfil específico, con explicaciones técnicas detalladas de los coches protagonistas. El gran espacio disponible, totalmente diáfano permitía la circulación de los visitantes en todas las direcciones, sin sensación de agobio. Los coches de récords y sus muros individuales encerraban en su núcleo interior una sorpresa mayúscula, la presentación por separado del 300SLR ganador de las Mil Millas de 1955.

tecno clasica
El plato fuerte de Techno Classica, con mucha diferencia, ha sido el Mercedes-Benz 300SLR de 1955

El coche, rodeado de grandes murales con fotos históricas y comentarios sobre sus participaciones en las carreras más importantes del mundo, destacaba sobre una inmensa peana de aproximadamente cincuenta centímetros de altura y nueve metros de diámetro. Sobre esta se reproducía un trozo de carretera del circuito de las Mil Millas, con materiales de asfalto, gravilla y arena similares a los encontrados en cualquier carretera de su tiempo.

Ningún esfuerzo y cuidado en el detalle han sido escatimados para brindar a los visitantes una aproximación tanto al coche como a su contexto histórico.

Techno Classica Essen 2015
No es un Mercedes, es un Hanomag de récords de 1939

La segunda estrella, Porsche

La segunda marca en importancia, no sólo por su presencia oficial, sino por los numerosos comerciantes y especialistas independientes a ella consagrados, estaba representada en varios frentes.

En el pabellón número 7, el museo de Stuttgart se había desplazado con el Porsche 959 utilizado para la presentación internacional del salón de Frankfurt en 1985, un modelo seccionado que permitía ver la disposición de los diferentes órganos mecánicos.

Distintos clubes nacionales se agrupaban en el pabellón número 3, con una amplia gama de modelos, desde el 914 al 928, sin olvidar los Carrera GT. Finalmente, diseminados en prácticamente todos los pabellones, una infinidad de coches de la marca sorprendía por su calidad de presentación y precios en consecuencia. Un 911 de 1964 estaba en venta por 675.000,00 euros, siendo el número 170 de los 232 ejemplares de su serie.

Los 356, escasos en el mercado no hace mucho tiempo en su versión pre-A con el parabrisas partido, empiezan a abundar en oferta debido a las restauraciones que se están realizando por el incremento de inversiones en ese modelo en particular. Los gastos en restauración no permiten que se encuentren ejemplares por menos de doscientos mil euros.

Un Dino muy especial

Como hemos venido observando en La Escudería, uno de los Ferrari que más se han revalorizado proporcionalmente ha sido el Dino en todas sus versiones, 206 y 246GT y GTS.

En Techno Classica se podían encontrar ejemplares considerados normales, es decir, en buen estado de funcionamiento y en impecable estado de presentación, a un precio oscilante entre 400 y 450.000,00 euros. Hace un par de años los mismos coches se podían adquirir por precios entre doscientos y doscientos cincuenta mil euros.

tecno clasica
Dino 206GT NART de las 12 horas de Sebring de 1969, el auténtico héroe del salón

Uno de los coches más interesantes de la presente edición, no sólo entre los Ferraris, sino en términos absolutos, ha sido el Dino 206GT NART de las 12 horas de Sebring de 1969. Presentado al público por primera vez en Europa tras una larga, meticulosa y costosa restauración que ha durado cuatro años, el 206GT aparecía como algo excepcional, puesto que sólo dos ejemplares fueron especialmente preparados en Maranello por pedido de Luigi Chinetti, patrón de la escudería North America Racing Team. El coche, en manos de un especialista de la marca alemán, ha suscitado un gran interés entre los seguidores de la historia de la marca.

SEAT, también presente

La modesta participación española estaba representada por un 1400 especialmente adaptado para las visitas de las personalidades a la fábrica, sin puertas ni techo, así como por un 600 Savio, que nunca llegó a entrar en producción y anunciaba los coches familiares monovolumen que seguirían años más tarde, como por ejemplo el Alhambra.

tecno clasica
El SEAT Savio (me pregunto por qué no lo escribieron con be en lugar de con uve)

Opel GT

En el pabellón número 2 destacaba Opel con el modelo en escayola que sirvió de base para la fabricación del GT, así como algunos prototipos y coches experimentales.

Hanomag baterrecords

La marca Hanomag nos recuerda los tractores fabricados en España por Barreiros, con su característico color rojo que destacaba en el campo. El Hanomag que había expuesto en Essen era de otro tipo: se trataba de un coche de récords de 1939 que, con motor Diesel de 35 CV alcanzó una velocidad de 165 km/h.

tecno clasica
Un coche de playa es un valor al alza, es lo que se ha dado en llamar «menos por más», menos coche por más dinero

Otras marcas y cuiosidades

En cualquier pabellón, las sorpresas salen al encuentro del visitante, como un Laurin&Klement de 1911 o el prototipo del Alfa Romeo Giulia Zagato de 1965, realizado en aluminio.

Los coches de playa están de moda y se pagan por ellos precios incomprensibles, que no bajan de los 50.000,00 euros. Se trata de coches con plataformas muy modestas de FIAT 600 y asientos de mimbre, como el Multipla Fissore del salón de Turín de 1957 (en este caso con asientos de plástico).

La abundancia de puestos con mercancía de todo tipo, no sólo coches, sino también modelos, libros, indumentaria deportiva, piezas de repuesto, realizaciones artísticas, cuadros, esculturas y cada vez más artículos de lujo en relación con los viajes y el automóvil, hacen que sea imposible visitar todos los pabellones con el debido detenimiento en un sólo día. La visita a Essen debe plantearse con una duración mínima de dos días.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

El último Opel Diplomat A V8

Post siguiente:

El Lamborghini Miura de Rod Stewart