autobianchi primula
in

Me encantaMe encanta SorprendidoSorprendido

El Autobianchi Primula es uno de los coches más influyentes de la historia

Muchas veces, los automóviles más influyentes en la historia de la mecánica y el diseño son bastante más desconocidos de lo que debería ser. Uno de ellos es el Autobianchi Primula. Un vehículo nacido del empeño de Dante Giacosa mediante el cual FIAT ayudó a asentar las bases de lo que serían los compactos venideros con esquema de motor y tracción sobre el eje delantero. De esta forma aumentó la habitabilidad, lo cual se acentuó gracias a su carrocería de amplio portón trasero.

Cuando en 1971 apareció el FIAT 127 la propia marca consideró al modelo como algo revolucionario en su historia. Al fin y al cabo, dentro de su trayectoria una de las tónicas constantes había sido la propulsión trasera. Incluso montando en ocasiones el motor descolgado del eje trasero como en el 600 o el 850. Una configuración que hacía especial énfasis en la trasera, pareciendo tan apegada a la marca turinesa como el “todo atrás” puede estar al Porsche 911. Sin embargo, lo cierto es que aquellos modelos de FIAT no eran deportivos con un nicho de mercado basado en el carácter diferenciado y exclusivo.

Lejos de ello buscaban ser modelos globales donde la practicidad y la fría lógica racional habían de primar por todo lo demás. Coordenadas en las cuales resultaba un maestro Dante Giacosa. Ideólogo de los vehículos con mayor éxito comercial de aquella época en la casa de los Agnelli. Un hombre consciente de que la disposición en posición delantera transversal del motor ahorraría espacio. Haciendo crecer el maletero y el habitáculo. Más aún si se acompañaba de tracción delantera. Pudiendo prescindir así de una larga transmisión como la del 124, dando la posibilidad de crear un suelo totalmente plano.

No obstante, todas estas ideas ya estaban presentes en el automovilismo de masas gracias al Mini. Un modelo presentado en 1959 haciendo gala de una habitabilidad sorprendente incluso décadas después. Por ello, Giacosa siempre envidió sanamente a Alec Issigonis y su visión profética sobre cómo habrían de ser los modelos urbanos. Motivo por el cual insistió todo lo posible a la conservadora dirección de FIAT, obteniendo luz verde con la experimentación en modelos de tracción delantera. Un proceso que tuvo como fruto a uno de los automóviles más influyentes de todo el siglo XX. El Autobianchi Primula de 1964.

UNA MARCA DEDICADA A LA EXPERIMENTACIÓN

La compleja historia comercial de Autobianchi hunde sus inicios en el siglo XIX y las bicicletas. De hecho, Bianchi sigue siendo una de las marcas más reverenciadas por los ciclistas de carretera junto a otros iconos como Pinarello o De Rosa. Sin embargo, yendo a lo concreto lo cierto es que la fundación de la Autobianchi moderna se produce cuando en 1955 se unen Bianchi, Pirelli y FIAT. De aquí surge una marca de automóviles minoritaria bajo el amparo del gigante turinés. El cual finalmente terminará absorbiéndola del todo en 1967. Una operación que surgió de forma natural, ya que al fin y al cabo Autobianchi llevaba años cumpliendo una misión muy determinada en el Grupo FIAT.

Ni más ni menos que la de probar nuevos productos. Nuevas tecnologías. Pero, especialmente, indagar en posibles nichos de mercado gracias a vehículos muy bien equipados y por tanto más caros. Por ello incapaces de hacer la competencia a los populares FIAT y, si acaso, sólo un poco a ciertos modelos de la gama de acceso a Lancia. Así las cosas, la función de esta empresa siempre fue la de experimentar como si fuera un juguete preciado en las manos de los directivos del Grupo FIAT. Por ello, cuando Dante Giacosa consiguió convencer a los directivos sobre hacer un coche de tracción delantera sólo hubo una condición. Debería salir en Autobianchi.

De esta forma el riesgo comercial sería mínimo. Especialmente si tenemos en cuenta que la casa turinesa no veía con buenos ojos evolucionar a la manera que en el Reino Unido habían hecho con el Mini y los BMC de 1962 diseñados por Pinifarina. Es más, la prueba de ello está en el FIAT 850. Un modelo “todo atrás” que aparece en 1964 junto al Autobiachi Primula. La evidencia de que para FIAT quedaba la normalidad y para la marca subsidiaria la innovación y el riesgo. Algo que, al fin y al cabo, toda marca ha de gestionar en ciertos momentos para no quedarse atrás. Ya se sabe. La compleja relación entre innovación y gustos asentados presente en la gestión de toda empresa masiva.

AUTOBIANCHI PRIMULA, LA REFERENCIA PARA LOS NUEVOS COMPACTOS

Paradójicamente, muchos de los modelos más influyentes en la historia del automovilismo son casi desconocidos para el grueso de la afición. En ese sentido destacan maravillas como el Lancia Aprilia de 1937 con su ausencia de pilar central, buena aerodinámica y frenos de disco unidos al diferencial. Una referencia para los vehículos de tamaño medio y vocación familiar en la misma medida que 27 años más tarde lo fue el Autobianchi Primula. De esta forma, en él destacan dos apartados dependientes el uno del otro. Por una parte el motor de cuatro cilindros disponible en tres versiones diferentes que van desde los 1’2 hasta los 1’4 litros.

O mejor dicho, la colocación del mismo en forma delantera transversal con el embrague y la caja de cambios en la misma alineación. Hecho que facilitaba la aparición del otro apartado destacado. La carrocería. Diseñada por Boano y realmente revolucionaria en lo que se refiere a la habitabilidad. Lo cual viene dado gracias al poco espacio ocupado por la mecánica alojada en tan novedosa disposición para un modelo fabricado bajo el amparo de FIAT en los sesenta. De esta forma, el Autobianchi Primula sentó un antes y un después en la forma de entender a los compactos familiares.

Más aún si tenemos en cuenta cómo su inicial diseño coupé derivó a una caída en hatchback con dos volúmenes. Justo aquello que tomaría posteriormente el Simca 1100 para las gamas populares y el R16 para la gama media. No obstante, la disposición delantera del motor planteó problemas como el exceso de peso por delante del eje encargado de la dirección. Hecho que afectaba a la frenada, solucionándose con un regulador de frenado capaz de hacer la parada de forma progresiva y suave. Otra de las diversas soluciones que hicieron del Autobianchi Primula un modelo revolucionario no sólo para el Grupo FIAT, sino también para los familiares venideros.

Fotografías: FCA Heritage

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

51.1kFans
1.7kFollowers
2.4kFollowers
3.2kFollowers