Liberty 750×184
Inicio»Noticias»Obituarios»Fallece Sabine Schmitz, la campeona de Nürburgring

Fallece Sabine Schmitz, la campeona de Nürburgring

Sabine Schmitz falleció la semana pasada a consecuencia de un cáncer contra el que estaba luchando desde el pasado 2017. Con ella no sólo se va una campeona de este circuito, sino también una de las figuras más queridas en el día a día del mismo.



Desde 1970 se han celebrado en 48 ocasiones las 24 Horas de Nürburgring. Una prueba de resistencia en la que la inscripción es libre incluso para no profesionales. Asentado como uno de los eventos clave en el calendario del circuito alemán, la edición de este año ha podido convocarse aún en situación de pandemia. Sin embargo, la parrilla prevista para este próximo junio tendrá un aire luctuoso, ya que va a faltar la piloto de Frikadelli Racing a bordo de su Porsche 911 GT3. Hablamos de toda una leyenda en Nürburgring: la recientemente fallecida Sabine Schimitz.

Doblemente ganadora de esta prueba durante los noventa, Sabine Schimitz falleció a los 51 años tras no haber superado un cáncer al que se enfrentaba desde el pasado 2017. Una gran perdida para el día a día del Anillo Verde, ya que su figura iba más allá de las carreras para vivir en el circuito durante todo el año. De hecho, su lugar de nacimiento, crianza y vida se encuentra a muy pocos kilómetros del mismo: la aldea de Adenau, donde su familia aún regenta el hotel en el que multitud de pilotos han celebrado sus éxitos deportivos.

sabine schmitz

Inspirada quizá por ese mismo ambiente, Sabine Schmitz sentía desde pequeña una profunda fascinación por el trazado de Nürburgring. Tanto así que su primera vuelta al mismo fue en bicicleta, la cual sustituyó en cuanto pudo por el coche de su madre. Un BMW 316i con el que aprendió a conducir siendo una adolescente, llegando a obtener tal pericia que incluso llegó a dar lecciones a su instructor de autoescuela sobre cómo cambiar de marcha más rápido. Un prodigio del pilotaje que dio más de 30.000 vueltas al trazado germano, lo cual representa unos 600.000 kilómetros a la carrera.

SABINE SCHMITZ. TODA UNA VIDA UNIDA A NÜRBURGRING

Ligada a marcas como BMW o Porsche, Sabine Schmitz fue una de las primeras mujeres piloto en llegar a lo más alto del panorama del motor alemán. Dotada de una gran habilidad de liderazgo, supo llevar su BMW M3 Grupo N a la victoria absoluta en las 24 Horas de Nürburgring de 1996 y 1997. Además, también cosechó resultados notorios en otras ediciones, como cuando en la de 2008 quedó tercera a bordo de su Porsche 911. Un palmarés con el que rematar su participación puntera y regular en las series de resistencia disputadas en Nürburgring bajo el nombre de Nürburgring Langstrecken Series (VLN), así como las carreras de resistencia de BMW en el mismo circuito.

De hecho, su unión a esta marca es de tal calibre que su sobrenombre de “la taxista de Nürburgring” lo consiguió pilotando el BMW M3 con el que trabajó a diario en el servicio Ring Taxi. Situado como copiloto, uno podía dar una impactante vuelta de reconocimiento con Sabine Schmitz a los mandos. Sin duda, una clase magistral sobre cómo defenderse en este trazado, actividad que la llevó a ser una figura clave en el día a día del lugar. Algo que además completaba dando hospedaje a los aficionados del motor llegados a tan reverenciado lugar, lo cual hacía gracias al hotel que regentaba junto a su marido, donde también ejercía sus dotes como sumellier.

sabine schmitz

Todo un carácter el de Sabine Schmitz, capaz de desprender un encanto que la catapultó a ser una de las presentadoras de la edición británica de Top Gear, etapa en la que se quedó a unos segundos de hacer Nürburgring en menos de diez minutos a bordo de una furgoneta Ford Transit diésel.Uno de los retos en los que esta piloto alemana demostró tener un don especial desde niña para la competición. Tristemente hoy, lejos de celebrar un nuevo éxito, recordamos su reciente fallecimiento la pasada semana. Una gran pérdida para la cotidianidad de este templo del automovilismo mundial.

FOTOFRAFÍAS: FRIKADELLI RACING

Catawiki 750
Post anterior:

FIAT Multipla: El movolumen más bonito del mundo (o casi)

Post siguiente:

308GT4 Driver Source. Un Ferrari preparado para pistas de tierra