FIAT Multipla 1955
in

FIAT Multipla: El movolumen más bonito del mundo (o casi)

El FIAT Multipla es un conocido modelo que se hizo famoso por su discutible diseño. Hay a quien le resulta un coche muy feo, mientras que a otros incluso les gusta que tenga ese frontal a dos alturas, pero son cosas totalmente subjetivas que apartan la atención de lo que realmente importa: la versatilidad del modelo y el concepto general. El Multipla fue un coche al que no se le dio la oportunidad de brillar y además, por si fuera poco, cuando recibió la renovación que cambió por completo su diseño frontal, los usuarios afirmaron que había perdido la gracia y la personalidad. 

Curioso cuanto menos, que primero se tildara de coche horrible y deforme, pero cuando se cambió el diseño se acusó a FIAT de hacerle perder personalidad. Las reacciones del público no hay por donde cogerlas y lo que primero es malo luego resulta ser lo que todo el mundo aprecia. También es curioso ver como el Multipla es denostado por su particular diseño, mientras que otros coches con una imagen más discutible, reciben el beneplácito del público. A veces da por pensar que no era por el diseño en sí, simplemente era un FIAT y los usuarios tienen cierta animadversión por los FIAT, lo que se sumó a su peculiar fisonomía. 

FIAT Multipla clásico

Habría que ver lo que piensan esos mismos del FIAT Multipla original, porque el modelo de finales de los 90 podría considerarse como una segunda generación, pues se respetó una gran cantidad de detalles del objetivo final del FIAT Multipla original: ser un coche práctico, versátil y amplio, con diseño poco habitual. Incluso se emplearon formas similares para llegar hasta a cumplir con los objetivos, ya que el Multipla de la década de los 50 se articuló sobre la base del FIAT 600 y por ello contaba con un diseño que podría considerarse igualmente particular. De hecho, si lo miras de perfil y no conoces el coche, posiblemente no sepas cual es la parte delantera y cual la trasera.

El primer FIAT Multipla salió al mercado en 1955, aunque las ventas no comenzaron hasta 1956, teniendo una buena cogida y alargando su producción hasta 1966. Era un vehículo muy barato, tanto de adquisición como de mantenimiento y también un modelo bastante innovador, no había nada similar al mercado y es un claro precursor del monovolumen compacto, aunque Renault se atribuya el mérito con la primera generación del Renault Mégane Scenic de los 90. 

Su diseño corrió a cargo de Dante Giacosa y tomaba como base, tal y como se ha mencionado antes, al FIAT 600. Esto fue, precisamente, lo que marcó su diseño  y algunas de sus carencias, pues había que trabajar con un coche muy pequeño que para más complicación tenía el motor colgado por detrás de eje trasero y una notable carencia de potencia (el cuatro cilindros de 633 centímetros cúbicos no pasaba de 21 CV). Es por eso que Giacosa tuvo que darle una forma tan peculiar, para intentar ganarle el máximo espacio posible a un coche que no lo tenía. Y además, prescindiendo del maletero. 

Llegar hasta este resultado es relativamente sencillo. Giacosa elevó la altura del techo mientras que lo alargó hacia delante, hasta superar las ruedas delanteras, al mismo tiempo que “estiraba” la plataforma. Colocó los asientos delanteros justo encima de las ruedas delanteras, aprovechando que no había motor en la parte frontal permitiendo que los asientos que oficiarían de plazas delanteras en el FIAT 600, se conviertan automáticamente en las plazas traseras. Tras ellas, donde debería ir el asiento trasero del FIAT 600, un hueco para dejar el equipaje o bien, dos plazas adicionales. 

El resultado fue un coche de nada menos que seis plazas con una longitud de 3.540 milímetros y una altura de 1.580 milímetros, incapaz de superar los 100 km/h. Si no se usaban las seis plazas disponibles (tres filas de dos asientos) se podía llevar equipaje justo detrás de la última fila de asientos, aprovechando ese hueco y la cubierta que había encima del motor. No había mucha potencia ni mucha velocidad punta, pero tampoco había muchos frenos ya que todos eran de tambor. Tampoco había mucho depósito de combustible al contar con 27 litros. 

No cabe duda que Dante Giacosa, responsable también de nuestro querido 600, tenía imaginación y un talento sobradamente notable para aprovechar de una manera espectacular el poco espacio disponible. No era rápido, ni mucho menos, pero era un coche muy práctico y actualmente, un clásico de colección bastante simpático y porque no, interesante para quienes gustan de viajar por España con su “coche viejo”, aunque eso sí, viajes muy calmados y sin prisa.

Sí, en España tuvimos una “réplica” del FIAT Multipla, el SEAT 600 Multiple, pero no tuvo el éxito que sí disfrutó el Multipla en Italia, donde hizo de taxi, de patrulla con los Carabinieri y de coche familiar. 

Qué te ha parecido?

Javi Martín

Escrito por Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo.

Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

49.1kFans
1.6kFollowers
2.4kFollowers
3kFollowers