SEAT 1430 Especial 1600 FU 00
in

Prueba SEAT 1430 Especial 1600, el FU 00 sigue en plena forma

En su momento, el FU 00 era una de las berlinas más rápidas de la producción nacional, lo que le ha convertido en uno de los coches más recordados de la década de los 70.

El SEAT 1430 hizo su aparición en 1969, sólo un año después de la llegada al mercado del coche con el que compartía plataforma y carrocería, el 124. De hecho, incluso su mecánica de 1.438 cm3 derivaba de la de aquel, aunque suponía un notable aumento de potencia. ¿Y por qué dos versiones sobre el mismo coche? Pues para crear un modelo más deportivo, de aspecto más sofisticado y que se posicionaba un escalón por encima. Así podía hacer frente a creciente competencia representada por el Renault 12, los Austin/Morris/MG 1300 o el Austin Victoria. También sirvió para derivar variantes con un extra de picante como el SEAT 1430 Especial 1600 de nuestra prueba.

Exteriormente, los “catorce treinta” se diferenciaban de los 124 especialmente en la parrilla, que contaba con ópticas dobles, aunque los proyectores eran circulares. Los pilotos traseros también eran distintos, así como los paragolpes, que inicialmente lucían una goma que los recorrían al completo. En el lateral, se añadió un junquillo de goma y también cambian los tiradores de las puertas, que pasaban a ser enrasados. El interior, por su parte, es casi equivalente al del 124 Lujo que había llegado al mercado unos meses antes.

Mecánicamente, además del motor que sirve para darle nombre, los SEAT 1430 equipaban alternador en vez de dinamo. La suspensión posterior recibe algunos cambios, entre ellos, la eliminación de las barra estabilizadora trasera, mientras que las llantas y ruedas también son distintas con respecto al 124. Igual que éste, el 1430 contó con carrocería familiar denominada 5 Puertas, que llegó al mercado en 1970. Su primer cliente fue la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

LA VIDA COMERCIAL DE 1430

El “catorce treinta” se estableció rápidamente en el imaginario del conductor de la época como un coche claramente por encima del 124, aunque en realidad la diferencia no era tanta. Gracias a las mejores en el eje trasero y a la monta de neumáticos radiales, su comportamiento era más aplomado, pues la zaga se movía menos. Tanto por su aspecto como por sus prestaciones, se notaba el paso adelante.

Durante sus primeros años, se mantuvo sin cambios mecánicos de interés. El motor rendía 70 CV a 5.400 vueltas -10 más que el 124-, lo que, unido a un peso en vacío de 910 kilos, le convertían en uno de los coches de producción nacional con mejores prestaciones. Habría que esperar a 1973 para ver la llegada de la una nueva versión, el conocido como “potenciado”, aunque no recibió ninguna denominación propia.

Los cambios se centraban en el motor, especialmente en el árbol de levas, que mejoraba la respiración del propulsor. La potencia crecía hasta 75 CV al mismo régimen de 5.400 rpm, mientras el par apenas variaba (11,3 mkg frente a 11,2 del 124 ambos a 5.400 vueltas). Con estas modificaciones, que se notaban especialmente en la zona alta del cuentavueltas, se ganaban 5 km/h de velocidad punta, hasta alcanzar los 155 km/h. Y eso con unos desarrollos que siempre se consideraron un poco cortos.

LLEGA EL SEAT 1430 ESPECIAL 1600

El 12 de marzo de 1973 se presentaba el SEAT 1430 Especial 1600, es decir, al tiempo que el “potenciado”. Era una absoluta primicia en el mercado nacional, pues básicamente se trataba de una berlina deportiva, nicho inexplorado en la “Piel de toro”. La mecánica era un híbrido de la del 124 Sport Coupé 1600, del que tomó la cilindrada casi exacta, con la del 1800, del que se usó la carburación de un simple dos cuerpos de apertura escalonada. También se optó por una relación de compresión más baja, de 8,9:1 en lugar de 9,8:1. De esta forma, el motor de 1.592 cm3 con doble árbol de levas rendía 95 CV a 6.000 vueltas, con una cifra de par de 12,8 mkg a 4.000 rpm.

Contaba con una gama de colores muy elegantes, cristales tintados, limpiaparabrisas en negro, cuadro en negro antirreflejos, lectura de presión de aceite y reloj. Además, equipaba unos asientos delanteros más envolventes, aunque con la banqueta un poco corta para conductores altos. La tapicería de esta versión era de terciopelo sintético. De inmediato, se convirtió posiblemente en la berlina más divertida de nuestro mercado, ya que sus prestaciones eran de primer orden, con una punta de 170 km/h.

Sus buenas ventas hicieron que en septiembre de 1973 estuviese homologado como Grupo 2 y a principios de 1974 como Grupo 1, iniciando una larga y exitosa trayectoria en competición. Por cierto, su kilométrico nombre hizo que pasase a ser conocido como FU 00, que era parte del código de sus bastidores, igual que FB correspondía al resto de 1430. Con dicho apodo ha pasado a la posteridad.

LOS FU 10, FU 11 Y EL FM

Antes de dar paso a la prueba de nuestro SEAT 1430 Especial 1600, no podemos dejar de hablar de la versión más poderosa que conocieron los “catorce treinta”. Nos referimos, claro, al FU 10 o 1430 Especial 1800 con el motor de 1,8 litros del Sport Coupé 1800, que rendía 108 o 118 CV en función de la carburación. Lo que no equipaba era el cambio de cinco marchas del coupé, conservaba el de cuatro de la berlina. Su puesta en producción se anunció en 1974 y salió a la venta en noviembre de ese mismo año, aunque no alcanzó el éxito del FU 00 debido a su mayor precio y por culpa de la Crisis del petróleo.

SEAT se animó también ese mismo año 74 a sacar una variante del Especial 1600 con carrocería familiar, que llegó al mercado en agosto. Su denominación comercial fue 1430 Especial 1600 5 Puertas, acortada, como en el resto de las versiones deportivas, a FM por la clave de bastidor. Lo de tener a la venta un modelo break con tintes deportivos fue una absoluta novedad en el mercado nacional, de hecho, este tipo de versiones, tardarían décadas en popularizarse. Apenas se construyeron 852 unidades y hoy son una verdadera rareza.

Finalmente, tenemos que hablar del F11 o “Réplica”, una serie limitada destinada a la competición y la que sólo tuvieron acceso algunos de los mejores pilotos y equipos del momento. SEAT apenas ensambló unas decenas de unidades en febrero de 1975. La marca española tenía un especial interés en las carreras en la época, pues competía en el nacional de rallies y daba soporte a la Fórmula 1430 y después 1800. Los FU y FM se descontinuaron cuando la producción del 124 se trasladó a la factoría navarra de Landaben.

LA UNIDAD DE SEAT HISTÓRICOS

Ponerse a los mandos de un FU siempre es una gozada, y más aún si se trata de un ejemplar perfectamente mantenido como este de SEAT Históricos. Matriculado en 1974, hace unos años fue preparado como Grupo 1 para disputar en diferentes rallies de históricos. Por lo tanto, se le equipó con jaula de seguridad, frenos delanteros de discos ventilados o un cambio de cinco marchas de relación cerrada.

De la mano de SEAT Históricos, se hizo un habitual de rallies como el Costa Brava Histórico o el Rallye de Monte-Carlo Histórico, pruebas en las que participó en diferentes ocasiones con excelentes resultados. En los últimos tiempos, ha tenido una vida más tranquila, pues ya no se emplea para estos menesteres. Por ello, no equipa la jaula antivuelco, ni los faro supletorios y monta neumáticos de calle.

conserva el cambio y los frenos delanteros, algo que se notará cuando nos pongamos a los mandos del coche, lógicamente. Por lo demás, la estética es la que lucía en su época, incluyendo el tono amarillo clásico del modelo o las llantas con orificios cuadrados propias de los FU y FM.

INMACULADO

Accedemos al interior del FU 00 para descubrir que luce como en sus mejores tiempos. El salpicadero en negro refuerza la deportividad de esta versión frente al de imitación madera. Una pequeña capilla recoge las dos esferas principales, con el velocímetro a la izquierda y el cuentarrevoluciones a la derecha. Dentro de ésta vemos también la temperatura de agua, mientras que, a la izquierda, en un reloj independiente, está la lectura del estado de la batería.

En el centro del salpicadero encontramos los relojes de la presión de aceite y el horario, elementos que no llevaban el resto de 1430. Estamos sentados en un cómodo butacón que, aunque ofrece más sujeción lateral, no deja de estar muy enfocado al confort. Sin duda, cuando lleguen las curvas, que llegarán, se quedará corto. No obstante, las plazas delanteras son ideales para viajes largos, aunque, tal y como narraban las crónicas de la época, la banqueta se antoja un poco corta.

Detrás de nosotros, el espacio para los pasajeros es bastante correcto, aunque el hueco para las piernas es un poco justo visto con los ojos actuales. Por lo que respecta al maletero, ofrece una capacidad sobresaliente, ideal para viajar en familia en la época. De hecho, la tapa de acceso es muy grande, lo que facilita la labor de carga y descarga pese a tratarse de un sedán.

LA PRUEBA DEL SEAT 1430 ESPECIAL 1600

Giramos la llave de contacto, que curiosamente está en el lado izquierdo de la caña del volante, y el motor nos devuelve su suave ronquido delante. Insertamos primera y salimos a disfrutar de nuestro protagonista, un modelo que se desenvuelve sin mayores problemas en el tráfico actual. Incluso la visibilidad exterior es muy buena, lo que nos ayuda a circular sin dificultad entre los gigantescos SUV que pueblan nuestras calles.

Nos alejamos del mundanal ruido camino de una carretera más tranquila. Ya voy con la ventanilla bajada, pues, aunque la dirección no es especialmente pesada, no cuenta con asistencia y acabaremos sudando. El motor resulta muy alegre y empuja con decisión, invitándonos a hundir más y más el pie derecho en el acelerador. Y es que este FU 00 pide ser conducido con cierta alegría, que es cuando ofrece lo mejor de sí mismo, en la parte alta del cuentavueltas.

Lo cierto es que la dirección obedece nuestros dictados sin queja y la trasera la sigue con fe ciega… salvo que vayamos excesivamente pasados. Aquí el 1430 Especial muestra su nobleza pues, salvo que hayamos sido muy imprudentes, un ligero contravolante nos permitirá devolver la zaga al redil. Además, los frenos responden de forma impecable, a lo que contribuyen los discos monta en ambos ejes, que tienen pinta de no desfallecer fácilmente.

VUELTA A LA NAVE A-122

Toca regresar a la base de SEAT Históricos en Zona Franca y, para hacerlo, escogemos la autovía en esta ocasión. Pese a sus indudables dotes deportivas, sin duda donde más a gusto se encuentra nuestro FU 00 es rondando muy rápido en un carretera con buen firme. Incluso debemos tener cuidado para sobrepasar los límites legales, pues circula realmente alegre y desahogado.

El ruido aerodinámico nos recuerda la velocidad a la que vamos, aunque no llega a ser molesto y, desde luego, no impide que conversemos con tranquilidad con nuestro acompañante. Únicamente se echa en falta un buen aire acondicionado, aunque, si todo fueran comodidades, ¿qué gracia tendría viajar en un clásico? Llegamos a la Nave A-122 donde aparcamos el SEAT 1430 Especial 1600 de la prueba junto a sus hermanos.

No era la primera vez que conducía un FU 00, pero sigue sorprendiéndome en cada ocasión que tengo la suerte ponerme detrás de su fino volante de pasta. La alegría con la que se desenvuelve, la nobleza de su comportamiento y un grado de confort superlativo, le han convertido en uno de mis SEAT favoritos. El “catorce treinta” era un cochazo en su momento y sigue siéndolo en la actualidad, especialmente en esta versión con un extra de picante.

Fotografías de Javier Romagosa.


CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS DEL SEAT 1430 ESPECIAL 1600 FU 00

Motor

Delantero longitudinal

Cilindrada

1.592 cm3

Cilindros

4 en línea

Diámetro x carrera

80 x 79,2 mm

Potencia máxima

96 CV a 6.000 rpm

Par máximo

125,5 Nm a 4.000 rpm

Alimentación

Carburador Weber 34 de doble cuerpo

Distribución

Doble árbol de levas en culata

Combustible

Gasolina

Tracción

Trasera

Caja de cambios

Manual de 4 velocidades + m.a. (de serie)

Embrague

Monodisco en seco

Chasis

Monocasco autoportante

Carrocería

Sedán de cuatro puertas (cinco plazas)

Suspensión delantera

Independiente, triángulos superpuestos, muelles y amortiguadores, barra estabilizadora

Suspensión trasera

Eje rígido, muelles y amortiguadores

Dirección

Tornillo sin fin

Frenos

Discos

Longitud/anchura/altura

4.050/1.610/1.400 mm

Vías

1.330/1.310 mm

Batalla

2.420 mm

Peso

1.015 kg

Llantas

4.50 x 13

Neumáticos

150/155 x 13

Depósito

39 litros

Velocidad máxima

170 km/h

Relación peso/potencia

10,57 kg/CV

Año de presentación

1973

Años de producción

Marzo 1973 – octubre 1975

Unidades producidas

24.653 (total FU 1600)

Qué te ha parecido?

45 Puntos
Upvote Downvote
Foto del avatar

Escrito por Iván Vicario Martín

Tengo la suerte de haber convertido mi pasión en mi forma de ganarme la vida. Desde que salí de la Facultad de Ciencias de la Información en 2004 me dedico profesionalmente al periodismo del motor. Arranqué en la revista Coches Clásicos en sus inicios, pasando a dirigirla en 2012, año en el que también me puse al frente de Clásicos Populares. A lo largo de estas casi dos décadas de carrera profesional he trabajado en todo tipo de medios, incluyendo revistas, radio, web y televisión, siempre en formatos y programas relacionados con el motor. Me vuelven loco los clásicos, la Fórmula 1 y las 24 Horas de Le Mans.

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

60.2kFans
2.1kFollowers
3.4kFollowers
3.8kFollowers