Liberty 750×184

Los coches de Gianni Agnelli



Desde el 13 de marzo y hasta el 2 de junio, el Museo Nacional del Automóvil de Turín exhibe, en colaboración con el Grupo Fiat, una muestra de coches que pertenecieron a Gianni Agnelli, histórico patrón de este conglomerado empresarial.

La exposición “Le Auto dell´Avvocato” se divide en tres áreas diferenciadas, cada una de ellas enriquecida con gráficos, fotografías y material audiovisual. En la primera, el visitante podrá recorrer la historia de Fiat, desde sus inicios hasta la actualidad, pasando por los momentos históricos más importantes de Italia.

Por lo que respecta a la segunda, es la dedicada a los coches personales de Agnelli. En ella pueden contemplarse los siguientes automóviles únicos: Lancia Thema SW Zagato, Fiat Panda Rock Moretti, Lancia K Limousine, Fiat 130 Shooting Brake Maremma, Fiat 130 familiar, Fiat Croma, Ferrari 360 Speedway, Lancia Delta Spider Integrale, Fiat Multipla Spider y su favorito, Fiat 125. Todos estos vehículos fueron hechos a medida.

Fiat 125, el preferido de Agnelli
Fiat 125, el preferido de Agnelli

En la tercera sección el público podrá admirar cómo fueron fabricados, dentro de un área que representa la continuidad entre la experiencia de Agnelli y la actividad llevada a cabo durante los últimos diez años en el Grupo Fiat. En ésta se exponen varias unidades personalizadas en colaboración con el Centro Stile Fiat, en concreto un Fiat Panda, un 500, 500 Large y un Ferrari “Taylor made”.

El final de la exposición es un homenaje al personaje de Gianni Agnelli, capitán de industria y precursor del sello “Made in Italy”.

L’ Avvocato

Fallecido hace ahora una década, Giovanni Gianni Agnelli (1921-2003) fue el artífice de la transformación de Fiat en multinacional, gracias a una nueva mentalidad que incluía, entre otras tácticas de crecimiento, la diversificación del accionariado, la apertura de nuevas plantas de producción en lugares tan distantes o extraños como Latinoamérica, Polonia o la Unión Soviética, o la búsqueda de sinergias a través de alianzas con compañías como por ejemplo Iveco, gigante de los vehículos comerciales.

Fiat 130 Shooting Brake Maremma
Fiat 130 Shooting Brake Maremma

También, la compra de otros constructores italianos de automóviles cuya supervivencia a finales de los sesenta no estaba asegurada, debido a las primeras normativas de seguridad y contaminación y a la revolución social y del trabajo de finales de los sesenta. Las soluciones a estos nuevos retos exigían grandes inversiones de dinero para las que no estaban preparados, por lo que Ferrari, Lancia, y más tarde Maserati y Alfa-Romeo, entre otras, dejarían de ser independientes.

Agnelli, nieto de Giovanni Agnelli, fundador de la marca a principios del siglo pasado, convirtió a Fiat en la empresa más grande de Italia, con una influencia político-económica de primer orden. Más aun si tenemos en cuenta su control del importante diario La Stampa, entre otros medios, y del club de fútbol Juventus de Turín. De paso, él pasó a ser, valga la redundancia, el hombre más rico del país, si bien su fortuna le venía desde lejos en el tiempo, de los estratos sociales de la nobleza y la burguesía industrial. Increíblemente culto, hasta su muerte fue considerado como un símbolo del capitalismo de posguerra y como el rey oficioso de Italia.

La experiencia vital de L’ Avvocato, llamado así por su formación de abogado, de la que nunca hizo profesión, incluyó su participación en la II Guerra Mundial del lado del régimen fascista de Mussolini: Invadió la URSS, donde fue herido dos veces, y una vez derrotada Italia, fungió como intérprete entre las tropas aliadas y el pueblo italiano. Antes, en 1935, había perdido prematuramente a su padre.

Factoría de Lingotto, en 1928 (Por L. Francesetti)
Factoría de Lingotto, en 1928 (Por L. Francesetti)

La derrota del país trasalpino tuvo consecuencias para su abuelo, que había suministrado material bélico a las tropas del dictador italiano. Hubo de dimitir como presidente de Fiat y dejar la histórica fábrica de Lingotto -con su impresionante circuito de pruebas en el techo- y la de Mirafiori en manos de Vittorio Valletta. Éste profesor de economía dirigiría acertadamente la marca turinesa, hasta que en 1966 Gianni estuvo preparado para hacerlo. Este último personificaría Fiat como nunca nadie lo había hecho antes, siendo considerados ambos como una misma entidad. Se trataba de una empresa familiar, es cierto, pero aun así el vínculo identitario era fortísimo.

Hasta entonces, el vividor de la Riviera, como también se le conocía, se consolidaba como el playboy que sería hasta su muerte. En especial, aparte de su manera de comportarse y de la atracción que ejercía sobre el sexo opuesto, ha trascendido su foma de vestir, impecable y ligeramente excéntrica. A día de hoy todavía es un icono del mundo de la moda.

Y es que parece que Gianni Agnelli fue exitoso, tanto en el plano personal como en el profesional.
Aún así, además de a la pronta muerte de su padre, tuvo que hacer frente a otras desgracias: su hijo Edoard se suicidó en 2000, arrojándose al vacío desde un puente de Turín; y su delfín, Giovanni Alberto, hijo de su hermano Umberto, murió en 1997 a consecuencia de un extraño cáncer.

Para finalizar, merece la pena destacar que la muerte de L’ Avvocato Gianni Agnelli quizá significó el comienzo de una nueva era para la sociedad italiana, tal y como se recoge en El Confidencial:

Su bohemia juventud, sus amistades con la alta sociedad patria e internacional y su protagonismo en el desarrollismo industrial italiano hicieron de él un imán para la atención pública. «Il Avvocato» y los suyos fueron durante la segunda mitad del siglo XX la familia real oficiosa de Italia. Los Agnelli, con su patriarca, su riqueza, su enorme influencia y sus desgracias, han sido el espejo en el que a muchos italianos les ha gustado mirarse. Al primero a Silvio Berlusconi, quien se jactaba de tener una foto en compañía del patrón de Fiat en su dormitorio. El paso del testigo como empresario más reconocido del país de «Il Avvocato» a «Il Cavaliere» ejemplifica el profundo cambio que ha sufrido Italia en las últimas décadas.

 

 

CRÉDITOS DE FOTOGRAFÍA Y VÍDEO

• Imágenes de la exposición “Le Auto dell´Avvocato”, del Museo Nacional del Automóvil de Turín, cedidas por Fiat
 
Imágen de época de Lingotto de L. Francesetti, cedida por Dgtmedia – SimOne
 
• Vídeo: Entrevista de 1962 de la RAI, la televisión pública italiana, subido a Youtube por el usuario Nik8888olas2

 
 

Valora esta noticia y ¡Comenta!

Catawiki 750

1 Comentario

  1. Jul 8, 2014 en 0:53 — Responder

    hola,, soy un fanatico de coches,,, encontre muy interezante vuestra web por que parece hecha por uno como yo (apasionado de coches) y habla mi mismo idioma… yo vivo en italia.. y amo ferrari

    saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Homenaje a un lancista

Post siguiente:

Cafe Racer: Rock'n'Roll a 100 millas por hora