ford capri
http://www.autogaleria.hu -
in

Me encantaMe encanta

Ford Capri RS2600. 50 años de la victoria en el Campeonato Europeo de Turismos

Nacido como una adaptación del Mustang al mercado europeo, el Ford Capri fue un deportivo dotado de una variada gama de motores donde destaca la versión RS2600 de 1971. Un deportivo de apetito voraz por las victorias, el cual quedó ganador con su V6 en el Campeonato Europeo de Turismos de 1971 y 1972.

Si se echa un vistazo rápido a las clasificaciones del Campeonato Europeo de Turismos en su primera época hay una marca que destaca por encima de las demás. BMW. Y es que, aunque hasta 1969 resulta recurrente ver modelos como el Abarth 1000 TC o el Alfa Romeo 1600 GTA la realidad es que desde 1966 la casa bávara es omnipresente. Primero con sus 2000 y 2002, pero a partir de 1973 con los 3.0 CSL. El dominador de las carreras de turismos durante los setenta, el cual ganó seis veces los títulos de piloto y constructores.

Una máquina pensada para los circuitos. Sólo sucedida por los 320 y E24 con los que BMW perpetuó su reinado hasta el final de la primera época del campeonato en 1988. No obstante, entre medias de este paseo triunfal existen dos temporadas en las cuales se coló un coche inesperado: el Ford Capri RS2600. La montura de Dieter Glemser y Jochen Mass para sus títulos de campeón de pilotos en 1971 y 1972 respectivamente. Modelo que, aún cayendo en la clasificación de constructores frente a Alfa Romeo, demostró las excelentes capacidades de este “pony car” a la europea.

Dando así prestigio prestacional a un modelo que ya era querido entre muchos conductores con veleidades deportivas, siendo uno de los deportivos más interesantes a comienzos de la década. Eso sí, nunca sin perder la perspectiva de que el Capri RS2600 con su V6 es mucho más voraz que las versiones básicas de cuatro cilindros en línea y 1’3 litros. Razón por la cual, junto a su peso y buen comportamiento dinámico, fue la base perfecta para conquistar la victoria en el Campeonato Europeo de Turismos de la cual ahora se cumple medio siglo.

FORD CAPRI. UN MUSTANG PARA EL MERCADO EUROPEO

Aunque el Ford Mustang representa junto con el 911 y el Corvette una de las grandes sagas deportivas de todos los tiempos, lo cierto es que no se trata de un modelo apto para el estilo europeo. Grande. Con una distancia entre ejes generosa. Más pesado de la cuenta y con un comportamiento en curvas lento y subvirador. Características que lo delatan como un coche pensado para soltar su potencia en las largas rectas americanas. Pero no en carreteras de montaña o circuitos europeos. De hecho, sólo en manos tan expertas como las de Jacky Ickx pudo el Mustang obtener resultados relevantes en carreras de turismos celebradas en Europa.

No obstante, para bien o para mal el cierto encanto de este coche hizo de él un éxito de ventas desde su presentación en 1964. Por ello Ford pensó en la conveniencia de llevar la fórmula del Mustang al otro lado del Atlántico. Poniendo en manos de su división europea el proyecto de hacer un “pony car” a la europea a la manera que GM hiciera con su Opel Manta justo un año después. Así las cosas, en 1969 Ford Europa presentó el Capri con un diseño comedido pero no exento de encanto a cargo de Philip T.Clark -el mismo diseñador del Mustang-. Una primera generación que sería actualizada en sus siguientes evoluciones por Uwe Bahnsen. Responsable por tanto del icónico Capri MkIII de 1978.

Bajo sus líneas se escondía una amplia gama de mecánicas. Las cuales iban desde los 1’3 litros y 70CV de la versión básica hasta los 188CV de la 2’8 Turbo. Un amplio abanico donde se insertó en septiembre de 1971 el Ford Capri RS2600. Una evolución aún más deportiva pensada para ser homologada en el Grupo 2 para carreras de turismos y rallyes. Todo ello gracias a un motor de 2’6 litros basado en el exitoso V6 Cologne en hierro fundido. Un bloque motor que ha estado en producción desde 1962 hasta 2011. El cual fue afinado en el Capri RS2600 con un sistema de inyección para subir hasta los 150CV.

CAPRI RS2600. GANAR EL DOMINGO. VENDER EL LUNES

Aunque Ford no consiguió que el Capri se transformara en el fenómeno global que sí fue -y es- el Mustang, se llegaron a vender unas 400.000 unidades en poco más de dos años. Un éxito sin paliativos. Más aún si observamos la cifra de 1’9 millones de unidades a lo largo de sus tres generaciones y diecisiete años en activo. Unos datos bastante llamativos, entre los cuales hallamos versiones tan específicas como la Capri RS2600 de la cual sólo se hicieron 3532 ejemplares. Una producción más corta, debido a que ésta fue por un tiempo la más deportiva y rabiosa. Perfecta para una campaña publicitaria que obedecía al lema de Ford “ganar el domingo, vender el lunes”.

Un vehículo que los de Ford Motorsport Europa tomaron desde su sede en Alemania como la base perfecta para el Capri RS2600 Grupo 2. Un coche tan bien afinado que, desde su estreno en el Campeonato Europeo de Turismos, empezó a devorar primeros puestos sin problema. De hecho, la unidad con la que estamos ilustrando este artículo -ganadora de la edición de 1971- venció en ocho de las diez carreras de la temporada. Una capacidad arrolladora que coronó con una victoria histórica en las 24 Horas de Spa. Poco antes de ser el primero en las 4 Horas del Jarama del 3 de octubre de ese mismo año.

La primera carrera con el Capri RS2600 disponible en versión de calle, ya que la de competición venía cosechando éxitos en los circuitos desde comienzos de año. Éxitos que repitió sirviendo para la renovación del título de pilotos del Campeonato Europeo de Turismos en 1972. Dos años seguidos en lo más alto de la competición para modelos de su clase. Lo cual se complementó con versiones para rallye como la que pilotó Walter Rohrl aquel mismo 1971 en el que el Capri RS2600 se consagró como uno de los deportivos más excitantes de comienzos de los setenta.

Fotografías: Ford / Gipimotor

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

50.3kFans
1.7kFollowers
2.4kFollowers
3.1kFollowers