Liberty 750×184

Aztec Barchetta: Más que un prototipo

El Aztec Barchetta es una de las creaciones más originales en la trayectoria de Giogetto Giugiaro. Un biplaza con dos habitáculos independientes, el cual montó en posición central-trasera una mecánica y una transmisión muy especiales. Un deportivo que, a pesar de su apariencia de prototipo y de su astronómico precio, llegó a la producción en serie con unas 15 o 20 unidades.



FOTOS AZTEC BARCHETTA: ITALDESIGN

Giorgetto Giugaro es uno de los responsables de revolucionar el diseño de automóviles a comienzos de los setenta. De eso no hay duda alguna. Como muestra, no sólo tenemos prototipos como el Porsche Tapiro o el Maserati Boomerang, sino también la primera generación del Volkswagen Golf. Apasionado por las líneas rectas y los volúmenes geométricos, Giugiaro encabezó junto a Marcelo Gandini la moda del diseño en cuña. Sin embargo, nuestro protagonista aún tenía mucho que decir casi veinte años después. De hecho, aquí está el Aztec Barchetta de 1988 para comprobarlo.

Como recién salido de una película futurista, esta barchetta es una de las obras más queridas para el diseñador italiano. No en vano, cuando fue presentada en el Salón de Turín éste aseguró “haber tenido la idea de diseñar una barchetta así desde niño … una obra maestra hecha a mano”. Fuera como fuese, lo cierto es que estas carrocerías a cielo abierto han seducido desde su época de gloria en los años 40 y 50, viviendo ahora una curiosa resurrección gracias a modelos como el Ferrari SP1 o el Aston Martin V12 Speedster.

De todos modos, lo realmente curioso de la Aztec Barchetta es que, al contrario de estos nuevos lanzamientos, no nació para hacer un guiño a tiempos pasados. Lejos de ello, esta creación de Italdesign miraba decididamente hacia el futuro gracias a una estética aerodinámica llena de elementos a la última moda. Todo ello rematado con diversos apliques que permitían tanto el techado de su doble habitáculo como la mejora de su carga aerodinámica.

aztec barchetta

Un espectacular ejercicio de diseño que, aunque parezca mentira, logró su homologación para rodar en carretera.

AZTEC BARCHETTA. FUTURISMO HOMOLOGADO EN ALEMANIA

El Aztec Barchetta es un coche de cine, habiendo aparecido en al menos dos películas de ciencia ficción. Algo que no es de extrañar, ya que su cuidado estudio aerodinámico está repleto de elementos ochenteros dignos de cintas como Blade Runner. Junto a sus ruedas traseras carenadas, el lateral de la carrocería incorpora diversos testigos de información propios de una nave espacial. Algo que complemente a la perfección la exótica disposición del habitáculo, partido en dos puestos individuales para cada ocupante.

aztec barchetta

Además, para completar esa sensación de nave espacial éstos contaban con un sistema de interfono para comunicarse de asiento a asiento. Algo que parece absurdo al hablar de una barchetta, pero que en el caso de esta creación de Giorgetto Giugiaro tiene toda la lógica. ¡Y es que se puede techar! Sí, incorporando dos burbujas acristaladas con apertura de alas de gaviota la Aztec Barchetta de Italdesign se convierte en un deportivo techado con dos habitáculos diferenciados. Apliques que podían completarse con un curioso alerón pensado para mejorar la aerodinámica a altas velocidades.

aztec barchetta

Uno de los diseños más curiosos en la trayectoria de Giorgetto Giugiaro, el cual pensó para el Aztec Barchetta una disposición biplaza con motor central trasero. Y ojo, bastante bien ideada ya que había espacio para un maletero más que suficiente para un viaje de dos personas. Un detalle extraño cuando hablamos de un prototipo. Pero aquí llega la sorpresa. Y es que, aunque el Aztec Barchetta te pueda parecer un simple ejercicio de diseño… ¡Lo cierto es que se homologó en Alemania gracias a los esfuerzos de Motoren Tecnik Mayer! A partir de ahí, Italdesign intentó vender una tirada de 50 unidades, la cual se quedó en unas 15 o 20 según las fuentes.

aztec barchetta

CARROCERÍA DE ITALDESIGN, CORAZÓN DE AUDI QUATTRO

Como vehículo complemente funcional pensado para ser fabricado en serie, el Aztec Barchetta contó con una mecánica a la altura de su diseño. Bajo su carrocería realizada en aluminio, kevlar y fibra de carbono esta creación esconde el motor de cinco cilindros en línea y veinte válvulas de un Audi Quattro. Un corazón afinado a más de 250CV unido a la transmisión y tracción total de un Lancia Delta HF Integrale. Una especie de homenaje a dos de los mejores coches de rallye de la época, los cuales juntaron piezas bajo las formas de esta creación de Italdesign.

aztec barchetta

Completamente hecho a mano, esta creación tan exclusiva sólo tuvo una gran pega contra sus opciones de futuro: el precio. Muy por encima al de los Ferrari tope de gama del momento, el coste de un Aztec Barchetta lo condenó a ser una criatura sólo apta para verdaderos fanáticos del diseño. No obstante, lo cierto es que los años no han sentado demasiado bien a la revalorización del modelo, viéndose de vez en cuando unidades que se mueven en la horquilla de 90.000 a 140.000 euros.

aztec barchetta

Una cifra sin duda alta, pero no tanto como podrías esperar para una barchetta con visos de prototipo futurista capaz de ser una de las piezas mas curiosas y extravagantes en la carrera de Giugiaro. Todo un ejercicio de diseño que logró saltar a la producción durante cuatro años, siendo hasta 1992 uno de los productos más llamativos en el catálogo de automóviles. Quizás, el digno predecesor de la actual moda por las barchettas dentro de las marcas de superdeportivos. Un eslabón perdido en la historia de este tipo de carrocería tan importante en la historia del automovilismo deportivo.

Catawiki 750
Post anterior:

Tapiro: 50 años de un prototipo revolucionario con pasado español

Post siguiente:

Alfa Romeo GTV: Youngtimer a la venta en Catawiki