Liberty 750×184
Inicio»Noticias»Enigmas»Un misterio militar: Lancia Dilambda

Un misterio militar: Lancia Dilambda

Catawiki 750

Banner Sergio Romagosa 750

Otra vez hemos tenido conocimiento de un clásico bastante exótico… ¡en nuestro país! En este caso se trata de un impresionante automóvil italiano, todo un Lancia Dilambda de finales de los años 30, sin restaurar y con una carrocería bastante “especial”.

Comencemos por destacar la singularidad del modelo, pues si bien todo Lancia producido en el periodo previo a la II Guerra Mundial debe ser tomado como un coche significativo y original, los Dilambda eran los más grandes y lujosos de la gama.

Su motor de 8 cilindros en V de 4 litros se situaba por encima del Astura de 3 litros, el Artena de 2 litros y el Augusta 1.2 litros. Toda esta gama tenía unas características comunes poco típicas en aquella época, pues los chasis eran de estructura semi-autoportante y las suspensiones delanteras eran independientes mediante un curioso sistema de torretas y amortiguadores.

Lancia Dilambda 232
El curioso motor de 8 cilindros en V, que conserva todos sus componentes originales

Además todos los motores de Lancia tenían un diseño característico en V estrecha y árbol de levas en la culata accionado por varillas. En el caso del Dilambda la V describe un ángulo de tan solo 24 grados, y a simple vista más que un V8 parece un grueso 4 cilindros en línea. La potencia de estos propulsores era de 100 CV a 4.000 rpm.

El diseño de estos coches tenía otros refinamientos como un sistema de lubricación centralizada para todo el chasis o en las últimas series un dispositivo que permitía regular desde el salpicadero la dureza de las suspensiones.

El Dilambda fue presentado en 1928 y se mantuvo en producción hasta 1935, años en los que se produjeron unas casi 1.700 unidades de las diferentes series. El ejemplar que ilustra esta breve reseña pertenece a la tercera y última serie producida entre 1933 y 1935, conocida como “Serie 232” según la denominación de fábrica.

Lancia Dilambda 232
Lancia Dilambda 232
1- El salpicadero, conservado completo y original, acusa el paso del tiempo
2- Los asientos que monta actualmente parecen fabricados hace muchos años

Un Dilambda rodeado de misterios

De esta última serie se produjeron solamente 281 ejemplares, y precisamente fueron los que recibieron carrocerías de mayor belleza y calidad productiva, pues la aerodinámica comenzaba a hacerse notar en los avanzados diseños italianos, que ya creaban en esta época verdaderas obras de arte.

Sobre la carrocería de esta unidad hay ciertas dudas, y no hay más que verla de perfil para darse cuenta de que no corresponde al arquetipo de lujo y distinción que ostentaban los Dilambda en su día.

En su actual forma es un “tourer militar” carente de puertas, muy al estilo de algunas realizaciones que se hicieron en las propias fábricas durante la II Guerra Mundial como coches para los altos mandos, y en fotos de época no es raro ver algunos Horch o Alfa Romeo de este estilo.

SONY DSC
SONY DSC
1- ¿Qué habría antes de esta carrocería “tourer” militar? Probablemente algo como lo siguiente…
2- Si se fijan bien, verán que las aletas y el capó son prácticamente idénticos

Sin embargo no tenemos constancia –gráfica, al menos- de que en su día la propia Lancia carrozara algún Dilambda con estos fines, por lo que debemos dudar de su autenticidad. Además está el importante detalle de que el frontal, las ampulosas aletas y el capó coinciden perfectamente con otras realizaciones de Pininfarina sobre chasis Dilambda… y además no pegan ni con cola con el estilo militar del cuerpo central del coche.

En conclusión, lo más coherente es que este coche naciera como un estiloso cabriolet o coupé de 4 plazas y dos –grandes- puertas carrozado por el maestro Pininfarina, y durante su azarosa vida fuera reconvertido en esta especie de coche para desfiles militares.

A FALTA DE DOCUMENTACIÓN

La falta de documentación sobre la vida pasada de esta unidad es cuanto menos llamativa, si bien parece que fue enviada inicialmente a EE.UU –concretamente a Nueva York- y a nuestro país llego desde ¡Perú! El origen de su actual carrocería podría estar en una transformación con fines cinematográficos, si bien la calidad de esta es notable.

SONY DSC
SONY DSC
1- Bajo el verde aparece el (¿original?) color azul, y bajo este el aluminio de la carrocería
2- La parte trasera en la que se unen el cuerpo y las a aletas era inusual en los años 30

Bajo el ajado tono verde mate militar aparece directamente aluminio y antiguos clavos de carrocero, y además el cuero de los asientos es tan antiguo que da “el pego” y parece original… vaya que los que transformaron este coche hace ya muchos años debieron efectuar un trabajo meticuloso.

Eso sí, no hay ni rastro de sus posibles apariciones en la gran pantalla, por lo que tampoco sabemos si finalmente se utilizó en algún rodaje. Total, que este auto es todo un misterio que felizmente tenemos por nuestra piel de toro, y que sin duda se merece un completo trabajo de restauración que le restituya una carrocería del empaque que se merece, pues podemos asegurarles que este Dilambda es bastante más grande de lo que aparenta en las fotos.

Es más, los Dilambda son modelos muy apreciados y es común verlos en los concursos de elegancia que se celebran principalmente en Estados Unidos, por lo que probablemente esta unidad merezca la alta inversión que necesita para volver a lucir como en sus mejores días.

 

Galería de fotos

 

Catawiki 750

2 Comentarios

  1. EEscolano
    Jun 9, 2018 en 19:45 — Responder

    Hola
    Hay bastante similitud entre el Dilambda y algunas series de Astura, por ejemplo la que adjunto. https://uploads.disquscdn.com/images/e32f4e5fc6ea51a6cda0fd8251fa0c0778e90f15d92bb15af75d575d88863c52.jpg

    • Javier Romagosa
      Jun 11, 2018 en 18:19 — Responder

      Muy buenas. Es verdad, pero los Astura son un poco más pequeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Transforman un Ferrari 412 en pick-up

Post siguiente:

Sobrevive a tu primer clásico preguerra