Home»Noticias»Modificaciones»VW Scirocco Mk2: El Turbo de Callaway

VW Scirocco Mk2: El Turbo de Callaway

El Volkswagen Scirocco es un clásico de lo más reputado entre los amantes de los deportivos compactos. Especialmente en América, donde su facilidad para ser modificado lo ha llevado a protagonizar proyectos como éste firmado por Callaway. Merece la pena echarle un vistazo.

0
Shares
Pinterest WhatsApp

FOTOGRAFÍAS VOLKSWAGEN SCIROCCO CALLAWAY: BRING A TRAILER

“Tan rápido y poderoso como el viento del desierto”. Así publicitaba Volkswagen a su nuevo modelo deportivo en 1974: el Scirocco. Sustituto del ya anticuado Karmann Ghia, este vehículo tan divertido como práctico se desarrolló sobre el chasis de la primera generación del Golf, casi antes que él. Toda una declaración de intenciones comerciales, más ambiciosas que las del pequeño segmento cubierto por el biplaza con motor central VW/Porsche 914/4. Así las cosas, la primera versión del Volkswagen Scirocco apareció con unas líneas ciertamente similares a las del Golf.

Algo que para nada fue casualidad, ya que ambos modelos se moldearon en los despachos de Italdesign, a cargo de Giorgetto Giugaro. Un diseño que condicionaría al de otros muchos compactos, asentando definitivamente las líneas rectas que deberían reinar durante los setenta y buena parte de los ochenta. Todo propulsado por un más que fiable motor de cuatro cilindros en línea, capaz de ir desde los 50 hasta los 110CV según las versiones. Un amplio ramillete con el que el Volkswagen Scirocco se convirtió en todo un éxito de ventas.

De hecho, a pesar de estar alejado de los planteamientos típicamente americanos, el Volkswagen Scirocco se vendió bastante bien en los Estados Unidos. Un mercado donde la segunda generación del modelo acabó por consolidar una pequeña leyenda deportiva, especialmente por la facilidad con la que se puede alterar la mecánica. Algo perfecto para un mercado juvenil americano donde las personalizaciones están a la orden del día desde los años cincuenta y la fiebre por los Hot Rods. Esta unidad modificada por el preparador Callaway da buena fe de ello.

VOLKSWAGEN SCIROCCO: UN GOLF LLEVADO MÁS ALLÁ

Aunados por un mismo diseñador y chasis, el Golf y el Scirocco fueron lanzados el mismo año. Algo que invita a la reflexión porque, ¿cuál era la función del Volkswagen Scirocco? Al fin y al cabo, el compacto utilitario contó desde el comienzo con una versión GTI. Sin embargo, los directivos de la marca confiaban en ofrecer un producto similar pero decididamente volcado a la deportividad. No una versión más rabiosa del utilitario; sino un modelo claramente diferenciado con el mercado juvenil en el punto de mira.

De hecho, creo que esto lo podemos entender muy bien con la tercera generación del Volkswagen Scirocco. A la sazón justo la que se produjo hasta el pasado 2017. Era, básicamente, un Golf. Pero claro, ensanchado y con altura reducida. Un vehículo claramente diseñado para ofrecer deportividad desde el aspecto hasta el comportamiento. Justo la misma idea que subyace en el modelo original de 1974. Con ese punto de partida, el Scirocco montó mecánicas con inyección directa capaces de entregar diversión sobrada.

Tanto que la primera generación fue todo un éxito, especialmente la versión GTI de 1’6 litros y 110CV. En 1982 se introdujo el VW Scirocco mk2, con una estética tributaria a la de Giugiaro pero actualizada por el equipo de diseño de la propia marca. Competencia del Renault Fuego o el Ford Capri, esta segunda generación del Volkswagen Scirocco es la más recordada. Con potencias de hasta 139CV en versiones como la GTX 16V. El momento más dulce para un modelo que pocos años después se vería sustituido por el Corrado; el más que interesante 2+2 con el recordado motor VR6 bajo el capó.

SCIROCCO TURBO: EL VIENTO DEL DESIERTO

Nombrado como el caliente viento del desierto, el Volkswagen Scirocco parecía destinado a equipar mecánicas turbo. Sin embargo debemos recordar que vivió sus mejores años durante los setenta y comienzos de los ochenta. Justo la época recordada por la popularización de la inyección directa, antes del momento en el que el turbo se alzara como una moda omnipresente. De hecho, el único Volkswagen Scirocco -hasta su resurrección del 2008- con turbo fue una unidad que apenas pasó de algunas pruebas en circuito.

Algo que remedió el preparador norteamericano Callaway con la versión modificada que estás viendo. Una creación única realizada sobre un VW Scirocco mk2 de 1982, al cual se ha añadido un kit Turbo Stage 2 con intercooler, así como nuevos sistemas de refrigeración del aceite. Estos añadidos consiguen un motor del cual no se ha dicho la potencia exacta, pero a la que intuimos bastante vibrante. Toda ella enviada al eje delantero mediante una transmisión manual de cinco velocidades.

Además, se añadieron mejoras en la amortiguación, así como un ajuste de la caja de cambios para contar con desarrollos cortos. En suma, bastantes detalles que afinan las prestaciones de un modelo pensado para disfrutar de la deportividad en el día a día. El cual, gracias a estas modificaciones de Callaway, seguro que hace al Volkswagen Scirocco un vehículo de lo más disfrutón en las curvas de un circuito, por qué no. Un ejemplo bastante interesante para todos aquellos aficionados a la mecánica que deseen crear un coche único a partir de un clásico accesible. Este atípico ejemplar se ha vendido recientemente en la estupenda web de subastas norteamericana Bring a Trailer.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post

Hay un Dodge Serra Boulevard a la venta

Next post

FIAT Panda: 40 años