Liberty 750×184

Autobello 2015, máquinas de excepción

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

El pasado miércoles 24 de Junio se celebró en Madrid la octava edición de Autobello, una fiesta dedicada al automóvil exclusivo en todas sus variantes: Actuales, youngtimers y clásicos. Una jornada de recreo para los sentidos de todos aquellos que piensan que este tipo de máquinas sirven para algo más que simplemente desplazarnos de un sitio a otro.

¿Qué es exactamente Autobello?

Según su página oficial, Autobello es un evento que surge por iniciativa de un banquero, un grupo de entusiastas y un periodista -el director de la revista Car, Emilio Olivares-, en el que reúnen a un selecto grupo de propietarios y coleccionistas de automóviles y relojes de excepción.

La cita tiene lugar una vez al año en un entorno del mismo nivel, como es el restaurante Casa de Mónico en Aravaca, en cuyas tres hectáreas de cuidadísimo jardín y magníficas praderas de césped se ordenan los vehículos -este año unos 500-, de los que una selección participa posteriormente en un concurso de elegancia en el que se compite en diferentes categorías. Tras la entrega de premios todos los asistentes están convocados a una cena con música en directo; esta última velada fue amenizada por el grupo pop La Unión…

autobello madrid 2015
Hispano Suiza HS26 Junior Torpedo Felber de 1934, entrando a Casa Mónico

Además de Madrid, Autobello también se organiza en Barcelona, desde el 2011; en Valencia, desde 2013, y en Marbella, en donde se estrenará el 30 de Julio.

Aunque los protagonistas de estas reuniones son los automóviles y los relojes, tal y como afirma esa frase tan recurrente, el dinero llama al dinero, por lo que poco a poco se han ido incorporando a la fiesta otro tipo de actividades como la náutica o el arte, así como prestigiosas firmas que muestran sus catálogos de vinos, joyas, moda y otro tipo de artículos suntuosos.

Autos de ensueño a mansalva

Pero como lo que realmente nos interesa son los coches, pasaremos a coger el toro por los cuernos. ¡Y qué toro! ¡Madre mía! A cualquiera que de verdad le gusten los coches les aseguro que le van a temblar las piernas cuando se encuentre junto a semejantes aparatos. Actualmente es imposible ver en España tal cantidad de automóviles excepcionales por metro cuadrado en cualquier otra reunión.

Acuden autos de todo tipo -siempre y cuando reúnan el requisito que les contábamos al principio; superdeportivos que sabemos que existen por haberlos visto en revistas especializadas; lujosas berlinas de representación que difícilmente encontraremos estacionadas en el parking de un centro comercial; vehículos de competición y, los que más nos gustan, los clásicos.

De los primeros, de los deportivos, es de los que más había… En un momento dado puede resultar hasta agobiante el hecho de sentirte rodeado de tantas maravillas sin saber en cual de ellas fijar la mirada o a cual apuntar con el objetivo de la cámara. Es algo así como si soltáramos a un sioux armado con arco y flechas en medio de una manada de bisontes.

Ferraris había por un tubo, todos los modelos de la gama actual y de hace pocos años; tan sólo se echó de menos un ejemplar de La Ferrari. Pero los anteriores supercars de la marca estaban todos, desde un Enzo a un F50, pasando por un F40 o un 288 GTO. También había excelentes unidades clásicas, como un Testarossa, un impresionante Daytona amarillo, una BB512, o un 365 GT 2+2.

La firma del toro, Lamborghini, también contaba con una buena representación: Aventador, Huracán, Murciélago… Pero el que más llamaba la atención, el coche que casi todos hemos tenido clavado con chinchetas en la pared de nuestro dormitorio, era un espectacular Countach amarillo presentado por el Museo de Torre Loizaga.

Pegaso, también presente en Autobello

Coches fabricados por Mercedes Benz pudimos descubrir algunas joyitas, como un mítico 300 SL alas de gaviota junto a un hermanito con carrocería roadster; por otro lado, aunque sean modernos, es obligado nombrar algunos modelos que llevan la etiqueta de clásico desde el mismo día de su nacimiento, como es el caso de un SLS AMG Black Series y de un Mercedes McLaren SLR Stirling Moss Edition. Un lujazo contar con estas maravillas en nuestro país.

Alfa Romeo había varios, pero lucía por encima del resto una unidad en particular, un 6C 2500 SS Cabriolet Pininfarina de 1948. Se trata de uno de los modelos de calle con los que la firma milanesa resucitó de sus cenizas después de la II Guerra Mundial.

En un evento de este tipo no podían faltar ejemplares de la marca británica Aston Martin. Pudieron verse modelos bastante actuales, como DB7 o DBS, pero hubo uno clásico que reclamó nuestra atención: Un bellísimo DB2 Cabrio de 1952 en un elegante color marfil.

BMW también contó con unos cuantos coches destacados, como un precioso y escaso roadster Z8 rojo, una impresionante berlina 501 conocida como «el ángel barroco» y varias unidades de sus coupés más representativos, un 2000 CS, un 3.0 CSi y un 635 CSi.

Nuestro orgullo patrio se vio colmado con la presencia de un excelente Pegaso Z102 Berlineta Touring Panorámica de 1956 -que resultó premiado en el concurso- y algunos Hispano Suiza: Un 16HP (Tipo 30) de 1915, un T49 Limousine de 1925 con carrocería de Juan Forcada y un impresionante HS26 Torpedo Felber de 1934, de los fabricados en París por Ballot, precisamente el campeón del concurso de elegancia celebrado en el Classic Auto de Madrid el invierno pasado.

También estuvieron presentes dos unidades veteranas que ya les mostramos hace poco en el concurso de elegancia de Toledo, un Jaguar SS 100 de 1936 y un Delahaye 135M Cabriolet Chapron del 38 presentados por la familia Pueche.

Otras unidades encontradas y dignas de mención son el Renault Type KZ de 1927 restaurado recientemente por la empresa Cars 1247 y el Simca bajo licencia Fiat 11CV de 1935 basado en el modelo italiano 518 Ardita.

Muchos coches, pero pocas entradas

Hasta aquí un pequeño resumen de lo que se pudo ver. Hubo más, muchísimo más, ya que no hemos hablado ni de Porsche, ni de Rolls Royce, ni de Bentley, ni de Jaguar, ni de otros marcas premium que estuvieron presentes… pero en algún punto hay que parar. Simplemente les hemos contado lo que por diversos motivos despertó nuestra curiosidad en esta orgía automovilística.

Si lo relatado les ha parecido interesante, el año que viene intentaremos contárselo de nuevo; pero si les ha gustado tanto como para querer asistir personalmente, sepan que no lo van a tener fácil, pues tendrán que ser propietarios de un coche y/o reloj de ensueño y apuntarse a uno de los concursos o tener muy buenos contactos que le consigan una de las deseadas invitaciones que entregan con cuentagotas las firmas patrocinadoras. Es lo que se necesita para poder codearse con la jet set así como, por supuesto, ir vestido para la ocasión.

*Fotografías de Unai Ona

 

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

VII Concentración Coches Clásicos de Sobarzo

Post siguiente:

Cuestión de números: Pegaso Z-102/3 Panorámica