Liberty 750×184

VIII Concurso Internacional de Elegancia en Toledo



El sábado 23 de mayo, se celebró el VIII Concurso Internacional de Elegancia. En esta edición la organización decidió cambiar la fecha, de septiembre a mayo, y la sede, de Madrid a Toledo.

Sentimientos encontrados

Un acto como éste necesita un lugar adecuado y glamuroso que esté a la altura y que ayude a resaltar la belleza y elegancia de los automóviles concursantes. Por ello, los organizadores -la Asociación Española de Clásicos Deportivos y Publialbatros- eligieron uno de los rincones más carismáticos de la ciudad, el Alcázar; concretamente la terraza de la cara este, con unas espectaculares vistas, sin duda un lugar privilegiado.

Pero la realidad es que seguimos echando de menos una mayor y mejor participación… Todos los años nos quedamos un poco con sentimientos encontrados; nos gusta lo que vemos pero al mismo tiempo esperamos un salto de calidad que no llega: Queremos que el acto se acerque, aunque sólo sea un poquito, a otras citas semejantes del panorama internacional.

Tampoco esperamos, seamos realistas, que llegue a ser como Villa d´Este, pero está claro que hay margen para sacarle más partido y, sobre todo, para conseguir que los coleccionistas españoles saquen por fin determinadas joyas de sus garajes, que haberlas haylas.

Esta crítica no pretende, ni mucho menos, despreciar el trabajo realizado; bastante mérito tiene el haber materializado la iniciativa en un país como éste, con poca cultura automovilística y donde, en los tiempos que corren, el hecho de ser propietario de un coche clásico de lujo resulta en ocasiones ostentoso o, incluso, escandaloso. Nuestra intención no es poner palos en las ruedas sino simplemente animar a quien corresponde para seguir avanzando en la dirección correcta.

concurso de elegancia de toledo
El Alcázar de Toledo (Foto: Anchoafoto)

Dos sorpresas en el Museo

La construcción actual del Alcázar fue levantada durante el reinado de Carlos I sobre las sucesivas fortalezas que se habían ido emplazando en la colina de la ciudad desde la época de los romanos debido a su estratégica situación. Fue destruida casi en su totalidad durante el asedio de las tropas republicanas en la Guerra Civil, acabando su reconstrucción en 1961. Actualmente alberga el Museo del Ejército.

Ya que el concurso se celebró en tan ilustre monumento aprovechamos la ocasión para realizar una visita al interior del mismo; pero como al final la cabra siempre tira al monte, lo que más reclamó nuestra atención fueron los dos coches históricos que celosamente guardan en las dependencias del museo.

concurso de elegancia de toledo
El Marmon 34 de 1917 donde fue asesinado Eduardo Dato (Foto: Anchoafoto)

Se trata de un Marmon 34 americano y carrozado por Hermanos Lamarca, el cual perteneció a Don Eduardo Dato, presidente del gobierno español entre1912 y 1921, año en que fue asesinado en su interior por unos anarquistas a su paso por la puerta de Alcalá de Madrid.

El otro es un Peugeot Tipo 15 Phaeton de 1898, el cual presume de ser el primer vehículo del ejército español al haber sido donado por el Marqués de Puerto Seguro en 1903.

concurso coches clasicos toledo

Los concursantes

Los inscritos en el concurso, además de tener la posibilidad de llevarse algún premio a casa, tuvieron un largo día de celebración con visita guiada por la ciudad y el Museo del Ejército, comida en el Hotel Carlos V y, como colofón, una cena espectáculo en el Hotel Cigarral el Bosque donde se hizo la entrega de trofeos a los agraciados.

Los coches participantes estuvieron expuestos durante todo el día en dos terrazas a diferente altura; pero los mejores, los que tenían más posibilidades de éxito, estaban situados en la parte superior.

Vehículos realmente antiguos había pocos, no llegaban a una decena, y estaba muy claro que entre ellos se encontraba el que acabaría siendo el «Best of Show»: el Hispano Suiza presentado por la Fundación RACE. Se trataba de un 20-30HP Torpedo que conservan en su museo, bajo la grada principal del circuito del Jarama; un coche que presume de ser uno de los más antiguos de la marca preservado en orden de marcha. Con un motor de 4 cilindros y 3.768cc puede alcanzar una velocidad máxima de 70km/h, una auténtica joya.

Le acompañaban unidades interesantísimas, como un Delahaye 135M de 1938 con carrocería Chapron en un excelente estado de revista. Su admirable restauración permitía contemplar la elegancia de sus líneas y sus exquisitos detalles.

También un Jaguar SS100 de 1936, el cual, al ser una de las unidades fabricadas antes de la II Guerra Mundial, es en realidad un SS (Standard Swalow) modelo Jaguar 100. Tan sólo finalizada la contienda y por motivos obvios se abandonó la marca SS para ser sustituida por Jaguar. La denominación 100 le venía de su velocidad punta: Gracias a su motor de 6 cilindros en línea de 2 litros y 1/2 alcanzaba las 100 millas por hora.

Por otro lado, concursaban dos Citroen 11 Traction Avant, un bonito Cabriolet de 1937 y una berlina bicolor de 1955 con su maletero sobredimensionado, así como uno de sus rivales franceses de la época, el Renault Type ADC1 Celtaquatre de 1936, un modelo poco visto en nuestro país y en un perfecto estado.

Había dos automóviles americanos de excepción; los que estuvimos en el pasado ClassicAuto Madrid tuvimos la oportunidad de verlos en el concurso que allí se celebró. Hablamos de un Cadillac V55 Roadster de 1917 y de un LaSalle de 1939, marca filial de la anterior.

Uno de los vehículos que más llamaba la atención, y no sólo por su tamaño, era un autobús recientemente restaurado. Es un camión Chevrolet TD de 1938, probablemente uno de los muchos que llegaron a España en plena guerra civil para prestar sus servicios en alguno de los bandos enfrentados y que posteriormente fue reconvertido en autocar en la década de los años cuarenta por algún carrocero especializado nacional.

Una réplica de excepción

Alrededor de las estrellas antes nombradas se encontraban unos cuantos automóviles exclusivos pero bastante más modernos, entre los que destacaban un Ferrari 412, un Mondial Cabrio, un 308 y un F430 Spider; varios Jaguar, dos XK 150, un E Type Roadster de la primera serie y otro de la segunda; Porsche 930 Turbo; algunos Mercedes SL de diferentes generaciones y un espectacular 220S Cabrio (W180) rojo de 1956; un inmaculado Ford Mustang Convertible del 66; un coqueto Alfa Romeo Giulietta Spider; un Lancia Gamma Coupé; un Honda NSX; un Alpina B12 sobre base BMW serie 8 E31 y algunos más.

Por último, otro automóvil realmente interesante: Una réplica del Pegaso Z-103 realizada por la empresa IAD en Reino Unido en 1991, que incorpora un motor Rover V8 de 3948cc con 170cv. Hay que fijarse para ver las diferencias con el diseño original de Serra, como por ejemplo el marco del parabrisas, los pilotos traseros triples y algunos detalles en el interior que revelan su condición «repro».

Clasificaciones

Categoría Coches de Época

1º Hispano Suiza 20/30 1907

2º LaSalle 1939

3º Delahaye 135M 1938

Categoría Coches Veteranos

1º Jaguar XK 150 1960

2º Jaguar SS 100 1936

3º Citroen 11 Cabriolet 1937

Categoría Coches Clásicos

1º Ferrari 308 GTBi 1981

2º Ferrari 328 GTS 1986

3º Ferrari Mondial T Cabrio 1989

Categoría Deportivos

1º Ferrari 412 1986

2º Mercedes SL 1991

3º Mercedes CL 55 AMG 2003

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

¿Pagarías un millón de euros por un Volkswagen Beetle?

Post siguiente:

Mueren dos aficionados levantinos en Francia