Liberty 750×184

Fallece Aldo Brovarone: Diseñador clave en la historia de Pininfarina

Aldo Brovarone es uno de los grandes nombres en la historia del diseño italiano. Trabajó durante décadas en Pininfarina, firmando algunos de los modelos más impactantes de la marca. Un mito que ha fallecido este pasado 12 de octubre a los 94 años. Hacemos un repaso a sus mayores hitos.



FOTOGRAFÍAS: PININFARINA / FERRARI / LA ESCUDERÍA

Con la muerte de Aldo Brovarone se ha perdido a uno de los grandes diseñadores italianos. Aunque no estamos hablando de Sergio Pininfarina o Giorgetto Giugaro, lo cierto es que sin los lápices de este piamontés no se entiende la evolución del estilo automovilístico italiano. Un icono del diseño responsable de automóviles clave como el Dino 206GT o el Peugeot 504. Pero sobretodo de un sin fin de prototipos esenciales para la evolución de Pininfarina. No en vano, Brovarone trabajó 36 años en la marca, muchos de ellos como jefe de diseño.

De hecho, haciendo un repaso a sus creaciones nos damos cuenta de que en ellas se resume muy bien la evolución del diseño automovilístico en Italia. Por ejemplo; sus primeros trabajos recuerdan mucho a carroceros míticos como Vignale con los Ferrari 212. Algo que vemos en el Cisitalia Type33, posiblemente su primer diseño importante. Sin embargo, Aldo Brovarone fue creando un estilo propio donde se refleja un gusto aerodinámico con líneas prolongadas y fluidas. Justo como las del Ferrari 365 GT 2+2 de cola larga.

Una evolución que en los setenta se adaptó al gusto por la línea recta adoptado tras la revolución del “diseño en cuña”. Fruto de esto son prototipos tan interesantes como el Alfa Romeo Eagle o el Peugeot 104ZS. Ambos lanzados tras haberse encumbrado con los que, sin duda, son sus dos diseños más importantes: los del Dino Berlinetta Speciale y el Peugeot 504 Coupé. Por todo ello, la pérdida de Aldo Brovarone el pasado 12 de octubre a los 94 años es el fin de una trayectoria diseñando algunas de las carrocerías esenciales en la historia del automovilismo.

ALDO BROVARONE. ESENCIAL PARA COMPRENDER FERRARI

Aunque las estrecheces de la Segunda Guerra Mundial hicieron que un joven Aldo Brovarone tuviera que dedicarse a diseñar frigoríficos, afortunadamente nuestro protagonista entró en la industria del automóvil a finales de los cuarenta. Lo hizo de una forma extraña para un italiano, ya que su primer trabajo como carrocero fue en AUTOAR (Automotores Argentinos). No obstante, esta empresa era fundación de Piero Dusio, director de Cisitalia, quien reclamó la vuelta de Brovarone a Turín desde Buenos Aires.

Ya en su país, firmó diseños como el del Cisitalia 33DF Volaradente. Una maravilla que le abrió las puertas de Pininfarina en 1952. Aquí se inició el mejor y más extenso capítulo profesional de Aldo Brovarone. Trabajando como asistente de Francesco Salomone y Franco Martinengo, su mano participó en diseños tan históricos como el del Ferrari 250 LM o el Maserati A6 GCS. De todos modos, sus mejores momentos vinieron cuando Pininfarina le encomendaba la creación de modelos únicos. Así nacieron el Ferrari 375 MM “Ingrid Bergman”o el Alfa Romeo 6C 3000CM Superflow de 1960.

aldo brovarone
Alfa Romeo Superflow. Guiño a América

Un Alfa básico para entender la evolución de… ¡Ferrari! Ya que este prototipo sentó las líneas de futuros cavallinos muy estilizados. Todos pensados especialmente para el mercado americano, como los Ferrari 500 Superfast, 400 Superamerica y 365 GT 2+2.

aldo brovarone
Ferrari 500 claramente inspirado en el Alfa Superflow

Algo muy importante en la historia de Ferrari, aunque no tanto como la presentación en 1965 del Dino Berlinetta Speciale. El prototipo que marcó las líneas maestras del futuro 206GT. Verdadera revolución para la casa de Maranello, la cual quiso con Dino lanzar una marca blanca que, finalmente, acabó siendo la inspiración para sus 308, 328, 348, F355, 360 Modena… Toda la saga V8.

aldo brovarone
Dino Berlinetta Speciale

DE LA CURVA A LA RECTA. ALDO BROVARONE EN LOS SETENTA

Las líneas del Dino 206GT no pueden ser más sinuosas y fluidas. Un prodigio cuasi sensual que se consolidó con el tiempo. La mejor muestra es que hoy en día es una de las creaciones de Maranello más valoradas, mientras que en los sesenta nació como marca subsidiaria ya que Enzo Ferrari no se dignó a poner su emblema sobre un modesto seis cilindros.

aldo brovarone
Ferrari Dino Berlinetta Competizione

Para nosotros, éste es el diseño más importante de Aldo Brovarone, además de ser uno de los últimos en los que las musculosas curvas de los sesenta primaron sobre las rectas que definieron el diseño durante los 70.

En ese sentido, el automóvil que mejor representa esta idea de rectitud setentera es el Lancia Gamma Coupé. Un perfecto ejemplo de la identidad de la marca, combinando la elegancia con la audacia tecnológica, representada aquí por un curioso motor bóxer de cuatro cilindros.

aldo brovarone
Lancia Gamma Coupé

Otro de los diseños en los que Aldo Brovarone registró su concepción de las carrocerías geométricas, llegando el punto más álgido en esta moda, fue su excéntrico Peugeot 104 ZS. Una pequeña barchetta con un aspecto muy original; verdadero ejercicio de diseño tras el enorme éxito cosechado con otro Peugeot.

aldo brovarone
Peugeot 104 ZS 1974

Y es que, más allá de sus espectaculares Ferrari, Aldo Brovanore también es el responsable del Peugeot 504 Coupé. Una belleza sin paliativos que, a día de hoy, sigue siendo posiblemente el automóvil visualmente más seductor en toda la historia de la marca (con el permiso del 406 Coupe).

Otro de los logros sólo al alcance de genios del diseño como nuestro protagonista, el cual, aún anciano y ya jubilado de Pininfarina, seguía colaborando con Stola en la personalización de diferentes vehículos. En fin, los genios son así: desde la cuna hasta la tumba.

P.D.: además, Brovarone fue parte del equipo de diseño del Ferrari F40. De hecho, la concepción de su inconfundible alerón es suya. Bueno, y por si esto fuera poco hay que decir que el McLaren F1 se basa en un diseño de su autoría.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Lancha Ferrari Arno XI: Un cavallino de agua

Post siguiente:

Volkswagen Escarabajo gigante: Una miniatura a la inversa