volvo 480
in

Volvo 480. 35 años de un modelo tan equilibrado como original

Presentado en el Salón de Ginebra de 1986, el Volvo 480 supuso una revolución para el fabricante sueco al ser su primer modelo con tracción delantera. Además, el cambio estilístico que inauguró alejó a los Volvo de su imagen gris, sin olvidar la fiabilidad y seguridad de las que siempre ha hecho gala la marca. Un automóvil equilibrado que ahora, 35 años después de su lanzamiento, se presenta como una opción interesante para entrar a la afición por los clásicos.

Aunque acabó haciéndose un hueco dentro del diseño de camiones y autobuses urbanos, John de Vries es fundamental en la historia de los turismos Volvo. Y no tanto por haber trabajado de forma discreta en diversos modelos como por haber revolucionado la marca con el Volvo 480. Uno de los modelos más interesantes del fabricante sueco, el cual ahora se presenta como un clásico reciente de lo más interesante para cualquiera que desee entrar a la afición. Eso sí, siempre y cuando se comprendan las razones y el atractivo de un coche diseñado para no generar indiferencia.

Y es que eso es precisamente lo que Volvo necesitaba a mediados de los ochenta. Salir de una zona gris en la que se había instalado como un fabricante digno de toda la confianza en seguridad y fiabilidad. Pero carente de chispa por unos diseños tan simples que sólo causaban eso, indiferencia. Situación que los directivos de la empresa veían como una constante pérdida de oportunidades. Ya que, aunque Volvo contaba con la capacidad tecnológica como para ser una marca exclusiva, no terminaba de perfilar un modelo con el que atrapar a profesionales de 25 a 40 años con cierto nivel económico.

Justo lo que Saab sí supo hacer. Especialmente con la versión Turbo de su Saab 900 de 1978. Un vehículo donde la calidad se mezclaba con una personalidad que lo alzó a símbolo dentro de un segmento de mercado que buscaba distinguirse de los demás. Así las cosas, Volvo partió de cero en el diseño del 480. Concibiendo de dentro hacia afuera lo que debería ser un compacto 2+2 con líneas rompedoras, buena aerodinámica, ínfulas deportivas y una seguridad sobresaliente. La mezcla de la tradición de la marca con el paso a unos nuevos tiempos que permitieran al modelo triunfar en mercados como el norteamericano.

VOLVO 480. EL PASO A LOS NUEVOS TIEMPOS

Respecto a lo que se había hecho antes en la empresa sueca, el Volvo 480 suponía una verdadera revolución. Y no sólo por la línea -la cual sólo guardaba ciertos aires en su zaga a los P1800 Shooting Break de 1972-, sino especialmente por ser el primer modelo de la marca con tracción delantera. Un automóvil nacido desde cero, sin el corsé que supone tener que usar piezas de otros vehículos. Motivo por el cual el desarrollo se prologó durante seis años, en los cuales los ingenieros de Volvo primaron por encima de todo la seguridad.

Y es que, más allá de su peculiar diseño con faros escamoteables y un portón trasero dominado por una luneta sin marco a través de la cual acceder al espacio de carga, lo más interesante del Volvo 480 es su aplomo. Pensado para destacar en las evaluaciones de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), es capaz de resistir choques a baja velocidad sin producir daños en faros ni motor gracias a su bien estudiado parachoques. Además, la calidad de su acero le hacía el doble de resistente a lo exigido en numerosas pruebas.

Todo acompañado por un buen comportamiento dinámico gracias a su reducido peso con poco más de una tonelada. Una de las características más comentadas en las pruebas de la época, las cuales también señalaban un cierto subviraje. Un fallo perdonable para una marca que, por primera vez desde el P1800, se atrevía con un vehículo de cierto talante deportivo. Algo tan inusual que en periodistas más afilados llevó a críticas feroces contra un coche al que no vieron como un auténtico deportivo. Y es que, realmente ni lo era ni tenía razones para serlo a pesar de que la versión Turbo llegó a los 120CV.

MECÁNICA RENAULT Y ENSAMBLAJE EN HOLANDA

Viéndolo en conjunto, la verdad es que la crítica hecha al Volvo 480 por parte de algunos periodistas viene más del desconocer el producto a probar que de otra cosa. Y es que, aunque con este coche los suecos quisieron darse un aire desenfadado, lo cierto es que el Volvo 480 no nació con la visión de competir con deportivos italianos. Un hecho que se ve en detalles mecánicos donde destaca más la fuerza que los picos de potencia, pudiendo disponer de casi todo el par motor a partir de las tan sólo 2200 rpm. Prueba, junto a unos consumos razonables y un caballaje que en las versiones base estaba en 109CV, de que aquellos probadores estaban juzgando al Volvo 480 a través de una óptica errada.

Además, otra prueba de que nuestro protagonista priorizaba la fiabilidad por encima de las prestaciones es el origen del motor. Recurriendo a bloque motor procedente de Renault, con cuatro cilindros en línea y 1721cc fundido en hierro con la culata de aluminio. Un tipo de mecánica con dureza sobradamente comprobada desde los tiempos del R12. Todo ello ensamblado en la planta holandesa de Born, donde la cadena de producción del Volvo 480 compartía espacio con la de los camiones DAF.

En suma, nacido para revolucionar la imagen del fabricante sueco, el Volvo 480 consiguió dar un importante lavado de cara a la gama con ecos notables en modelos como el C30 o el prototipo Concept State. Dos continuaciones de lo que quiso ser este primer modelo con tracción delantera para Volvo: un turismo práctico y seguro pero con un comportamiento equilibrado para divertirse sin complicaciones ni ínfulas de piloto. Todo ello sobre la base de unas suspensiones reguladas por Lotus para dar el último toque a la mezcla.

Fotos: Volvo

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

51kFans
1.7kFollowers
2.4kFollowers
3.2kFollowers