Liberty 750×184

Goggomobil Dart: Una Deliciosa Variante Australiana

Los Goggomobil fueron una saga de microcoches creados en la Alemania de los 50. Su éxito fue tal que se vendieron incluso en Australia (y en España!). Eso sí, allí se carrozaron unos 700 bajo el nombre de Dart. Posiblemente el microcoche más molón, con perdón del Clua 'Pegasín', de todos los tiempos...

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

FOTOS GOGGOMOBIL DART: LLOYDS

Siempre hemos imaginado el tiempo como una línea recta. Quizá sea interesante verlo como un círculo. Al fin y al cabo todo vuelve, aunque sea bajo distinto pelaje. Por eso mismo todo es copia de otra copia. En eso podemos estar de acuerdo. Al fin y al cabo aquello del “creacionismo” ya sólo es defendido por algunos que se indignan cuando los comparan con un mono. Y en la comparación el mono parece más amable.

Esto se ve hasta en el diseño de las carrocerías. Quizá nos estemos columpiando un poco pero… Cuando vemos el Goggomobil Dart hay una cosa que nos llama la atención. ¿Lo vacilón que puede llegar a ser un simple microcoche? Bueno, también. Pero en verdad es curioso lo mucho que este chiquitín tiene en común con dos de nuestros clásicos favoritos: el Alpine A108 y el Alfa Romeo Disco Volante de 1952.

Puede ser que sea fruto de la obsesión. No diremos que no. Algo así como cuando ves a todas-las-mujeres bajo la óptica de la misma. Sin embargo, tanto el frontal como el remate circundante tienen mucho en común con ambos modelos. Además hay un dato a favor de nuestra teoría: estas formas en fibra de vidrio fueron creadas por un taller cuasi artesano de Sydney: Buckle Motors.

¿Quién puede asegurar que éste no se fijara en esos modelos para después hacer una síntesis con este microcoche? La sola imagen de un tipo enmarañando papeles en las antípodas a costa de diseños franceses e italianos tiene poder narrativo. No obstante, el Goggomobil Dart es interesante por muchas más razones que su curiosa carrocería. Empecemos por ir a Alemania…

EL MICROCOCHE: LA OPCIÓN BARATA PARA MOVERSE BAJO TECHO

En 1954 la empresa Hans Glas presentó en la Exposición Internacional de Motos y Bicicletas de Colonia su nueva creación, el Goggomobil. Un microcoche que se podía conducir con carnet de moto. Aunque hoy en día estos vehículos sólo aparecen pilotados por algún jubilado con gorrita -ojo al momento en que lo pilla el nieto de pelo teñido e impolutas zapatillas deportivas- durante los 50 seguían siendo una buena opción de movilidad para la empobrecida Europa de postguerra.

goggomobil dart microcoche

Eso lo sabemos bien en España. De hecho, muchos arguyen que nuestra amplia relación con las motos vino por las carencias materiales. Y bueno, la verdad es que en cuanto la gente pudo acceder al 600… Aquello de las motos con sidecar empezó a estar más ligado a los alardes ociosos que a la fatigosa semana laboral. Aunque sentir el viento en la cara te espabile más que un café, al agricultor medio se le ve muy cómodo en una C15.

El caso es que las cosas no le fueron nada mal a este microcoche. A lo largo de 14 años Hans Glas fabricó casi 290.000 unidades a través de tres variantes pensadas sobre la misma base. La primera fue el modelo T. Dotado de un ingenio bicilíndrico de 250cc era capaz de rendir 13CV para mover sus casi 400 kilos. Las variantes TS y TL llegaron hasta los 20CV en una edición especial de furgonetas vendidas al servicio postal.

goggomobil dart microcoche

Además, el Goggomobil se produjo en otros países bajo licencia, como fue el caso de España. Según nos contaba en su día Nacho Sáenz de Cámara, en la fábrica de Munguía (Vizcaya) recién estrenada, la empresa construía las carrocerías y realizaba el montaje, mientras que los motores se producían en el barrio bilbaíno de Deusto. Y es que Munguía Industrial pertenecía al grupo Beltrán y Casado, un consorcio metalúrgico que ya producía piezas mecánicas y cajas de cambios para Movesa, fabricante en Vitoria de las motos Peugeot, y para Imosa, la constructora de las furgonetas DKW

GOGGOMOBIL DART: LAS SORPRESAS QUE ATESORA UN MICROCOCHE

Seguro que ahora más de uno está pensando “pues vaya cosa”. Quieto ahí. Salvador Canellas corrió en 1969 con el “Ovni. Un chasis Goggomobil equipado con el motor de una furgoneta DKW potenciado hasta los casi 100CV. Las fotos del modelo son dignas de ver. Por no hablar de que uno se pone a imaginar hacer de todo con un microcoche.

Pero volvamos a nuestra historia. Entre 1957 y 1961 Buckle Motors tuvo la licencia de Goggomobil para Australia. Importaba la mecánica pero carrozó sus propios modelos entre los que destacó el Dart. Durante sus tres años en producción la empresa fabricó unos 700 de estos microcoches. Todos con el motor de origen pero ya potenciado hasta los 300 o 400cc según gusto del cliente. Ah, y además rebajado en su peso hasta los 345 kilos.

El Dart es hoy en día una extraña pieza de coleccionista. Por eso mismo es raro ver este microcoche en una subasta como la que Lloyds celebró el pasado domingo 7 de abril. Puede que su diseño no te guste tanto como a nosotros. O incluso que este microcoche te parezca un chiste. Pero a este lado del teclado nos puede la narrativa y lo cierto es que el Goggomobil Dart tiene historia como para llenar páginas y páginas.

Casi tantas como el este microcoche patrio… ¿Sabes lo que es? ; Lee más sobre Goggomobil en este artículo, y sobre microcoches en general en este otro.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Espíritu de Montjuic: Repasamos lo más destacado

Post siguiente:

Autech Zagato: Unión Fallida Entre Nissan y el Carrocero Italiano