Liberty 750×184

La Desintegración de Fabian Oefner

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

La Galería M.A.D., emplazada en Ginebra, acoge desde el 27 de noviembre y hasta el mayo de 2014 una serie de fotografías automovilísticas del artista suizo Fabian Oefner. Éste ha labrado su reputación fusionando los campos del arte y la ciencia, creando imágenes que llegan tanto al corazón como al cerebro. Así, durante los últimos años, se ha dedicado a la captura de momentos de la vida que son invisibles para el ojo humano, como por ejemplo las ondas sonoras, las fuerzas centrípetas, la iridiscencia o los ferrofluidos magnéticos, entre otros.

Ahora, la nueva exposición comprende las series Desintegrándose y Nacer. Las tres fotografías de la primera son vistas amplificadas de automóviles deportivos clásicos, que el artista ha confeccionado meticulosamente con el objetivo de crear la ilusión de su explosión. Partiendo de maquetas de modelismo que fue desmontando, para lograr su propósito ha inmortalizado cada pieza en una posición específica.

Antes de proceder al trabajo de desensamblaje, el suizo dibujó el lugar donde iría cada componente, desde la carrocería hasta el más pequeño tornillo. Aunque no todos se ven en las fotografías, cada modelo a escala contiene más de un millar de componentes…

Luego, conforme a su boceto inicial, acomodó cada una de las piezas con la ayuda de agujas, hilo y otros materiales. A continuación, calculó el ángulo de cada toma y estableció la iluminación adecuada para obtener miles de imágenes que posteriormente uniría informáticamente en una definitiva. El proceso ha quedado documentado, tal y como podéis apreciar en el siguiente vídeo:

[embed_vimeo id=’80463569′ ] Disintegrating-03

“Estas son posiblemente las imágenes de velocidad más lentas jamás capturadas. Me llevó casi dos meses crear una primera fotografía que se viera como si hubiese sido captada en una fracción de segundo. Sólo el desensamble requirió más de un día entero de trabajo para cada coche, debido a la complejidad de las maquetas. Sin embargo, la parte más difícil fue preparar la cámara y el escenario, la lente y la luz, porque la más grande frustración de un fotógrafo es no poder conseguir una imagen bella de lo capturado.”

“Lo que ven en estas fotografías es un momento que jamás existió. Un coche estallando es un momento en el tiempo que ha sido creado artificialmente al unir cientos de imágenes individuales. Existe un placer único en crear ese momento… Congelar un momento en el tiempo es estupefaciente.” - F. Oefner

Oefner-Hatch

Nacer

Otras tres imágenes conforman la segunda serie, Nacer, la cual explora el tema del alumbramiento de la máquina fruto de nuestra afición. Inspirándose en la foto recurrente de un ovíparo saliendo del cascarón, Oefner construyó una envoltura de látex y yeso a su Ferrari 250 GTO a escala, para después hacerla estallar.

Con el objetivo de captar cada golpe del cascarón a su protegido al eclosionar, el artista suizo conectó un micrófono. No logro imaginarme exactamente cómo, pero el sonido registrado por éste fue el responsable del accionamiento de la cámara y de los flashes.

Como si de un ser vivo se tratase, el automóvil nace y, de alguna manera, muere… Sin duda, un trabajo para volverse loco, ¿verdad?
 
 

 

IMÁGENES A TAMAÑO COMPLETO (2.000 PX. APROX.)

 

Valora esta noticia y ¡Comenta!

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Tour Americal, o la vida con Isabella

Post siguiente:

Guía de asistencia a Auto Retro 2013