Retromovil 2019 Medio
ClassicMadrid Medio

Da pena, pero a estas alturas aun hace falta recordar que antes del Seiscientos hubo otro modelo Seat. Nuestro noble y honrado Seat 1400, con el que la firma con sede en Madrid y fábrica en Barcelona empezó a surtir al mercado español.

Después de haber construido su fábrica en la Zona Franca de Barcelona, situada junto a la barriada de Casa Antúnez, a finales de 1952 S.E.A.T. ya tenía instaladas las costosas prensas de estampación y el resto de la maquinaria. Al mismo tiempo, los proveedores españoles habían firmado los contratos de suministro del 40% de las piezas. Todo ello con la vista puesta en iniciar la producción en la primavera de 1953, algo de lo que dentro de poco se cumplirán sesenta años.

Según afirmaban los diarios y revistas especializadas de la época, el 29 de mayo de 1953 se montó el primer Seat 1400. Y, paulatinamente, se fue rodando la cadena de ensamblaje, en la que al final del año se habían construido 959 ejemplares.

Un escudo sin equivalente en Fiat. Como sucedería durante tres décadas, los diferentes emblemas de Seat llevaban debajo una mención a su condición de licenciataria Fiat
Un escudo sin equivalente en Fiat. Como sucedería durante tres décadas, los diferentes
emblemas de Seat llevaban debajo una mención a su condición de licenciataria Fiat

Como era de suponer, aquellos turismos de fabricación nacional tuvieron una demanda superior al número de unidades que se iban ensamblando. Y conociéndonos, hubo los típicos casos de picaresca, algo que también afectó a los FASA-Renault 4/4.

El Seat 1400 de las imágenes corresponde a la producción de 1954 y fue matriculado el 3 de marzo de dicho año. Aunque la mayoría de los 1400’s solían estar pintados en tonos oscuros, el que hoy traemos a La Escudería fue pintado en origen en este luminoso color beige. Además, fue comprado por la empresa José Artés de Arcos S.A., que como ya tenía otros al servicio de su personal barcelonés de la calle Venus 8-12, optó por trasladarlo a su sucursal madrileña.

Allí, en la calle Salud y apenas a cien metros de la Gran Vía, estaba la representación capitalina de la firma. Y en aquella época, bien venía un automóvil algo grande para hacer gestiones comerciales con las compañías productoras de vehículos.

Lejos de Barcelona. Aunque este Seat 1400 fuese matriculado en Barcelona el 3 de marzo de 1954, la mayor parte de su existencia la ha llevado a cabo en Madrid y en Almería
Lejos de Barcelona. Aunque este Seat 1400 fuese matriculado en Barcelona el 3 de marzo
de 1954, la mayor parte de su existencia la ha llevado a cabo en Madrid y en Almería

Y más en una empresa como aquella. Cuyos faros de licencia Cibié, cuadros de instrumentación Jaeger y bocinas de patente propia interesaban a los constructores madrileños de turismos, así como a los de camiones, autobuses y motos.

Investigando…

Como es de imaginar, este 1400 no ha permanecido durante casi seis décadas en el envidiable estado que puede ver el lector. Cuando Abel supo de su existencia, se encontraba a la intemperie en una nave cercana a Campo Real y pintado en un triste color gris oscuro.

Después de mucho insistir, lo compró en 1996. Eso sí, tuvo que ir con un gruísta y apartar cinco coches viejos e inmóviles que obstaculizaban la operación. Al final, pudo cargarlo, no sin haber pasado momentos de agobio en aquella mañana de sábado.

Un vano motor reluciente. Como buen aficionado a las miniaturas, Abel ha restaurado piezas de origen, incluidas hasta las pegatinas con las instrucciones de mantenimiento
Un vano motor reluciente. Como buen aficionado a las miniaturas, Abel ha restaurado
piezas de origen, incluidas hasta las pegatinas con las instrucciones de mantenimiento

Iniciada ya la fase de desmontaje, Abel comprobó que el motor estaba muy bien, casi lo mejor del coche. Pero el 1400 estaba sin papeles y se hacía necesario localizar a su teórico dueño.

Pidió un informe en Tráfico y aparecía a nombre de Luis Lapaz. Y unas gestiones al estilo CSI Las Vegas, que duraron siete años, le hicieron conocer personalmente a esta persona en Almería.

De trato cordial, don Luis había sido el hombre de confianza de don José Artés de Arcos dentro del sector empresarial de las cajas fuertes. Y tanto creyó en él que se lo llevó a Almería y le puso este automóvil a su nombre. Ya con la documentación en buen camino, Abel trasladó el Seat 1400 a un taller de restauración. Y fue allí donde, al ir eliminando las sucesivas pinturas aplicadas, descubrió con alegría que la primera capa era del agradable color beige mencionado.

Preciosa foto de época de nuestro 1400 cedida por Pepo Artés de Arcós
Preciosa foto de época de nuestro 1400 cedida por Pepo Artés de Arcós

Y es que, como le comentó don Luis,

“En los talleres de Artés de Arcos, si empleábamos pintura gris nos salía gratis”

Después de un trabajo paciente y dilatado en el tiempo, llegó el día de pasar la primera ITV, realizada con éxito el 24 de abril de 2006. Diez años después de retirarlo de la nave y tras abundantes peripecias, ¡por fin podía rodar al volante de su Seat 1400!

Al volante, con parsimonia

Ahora, toca saborear la conducción del modelo con que comenzó Seat, pero lejos del tráfico abrumador de la Villa y Corte. Antes, hay que decir que en estos casi siete años Abel apenas ha modificado su unidad, salvo el cambio de las cubiertas Firestone 5.90-14 por unas similares, a estrenar.

La placa de Obras Públicas. Antes de 1961, todos los vehículos llevaban esta placa con el nombre y domicilio del primer propietario, más los números de bastidor y de motor
La placa de Obras Públicas. Antes de 1961, todos los vehículos llevaban esta placa
con el nombre y domicilio del primer propietario, más los números de bastidor y de motor

Sin prisas, quitamos la funda protectora y conectamos la batería, situada bajo el asiento trasero. Por pura curiosidad, levantamos el capó y miramos la placa de Obras Públicas, característica de los vehículos matriculados antes de 1960.

En su inscripción figura como dueño Modesto Herrero, que era el delegado de Artés de Arcos en Madrid. Y también el domicilio en C/ Salud, 19, Madrid, el número de motor y el de bastidor.

De paso, notar la limpieza con que Abel lo mantiene. Y el cuidado en detalles como el fitro de gasolina entre el depósito y el carburador. O el mimo en conservar las piezas de origen, incluidas las pegatinas con instrucciones de servicio.

Perfiles de la afición

Abel Pérez Blasco es el actual propietario de este ejemplar de la primera época de Seat. Gran coleccionista de miniaturas, así como de juguetes y de objetos de automobilia, le brillan los ojos cuando la conversación versa sobre de coches clásicos.

Sin embargo, no es persona monotemática, ya que también le apasiona la Historia, en general, y todos aquellos objetos que, supervivientes de épocas lejanas, son testigos mudos de unos tiempos que a la gran mayoría ya no les interesan para nada.

La llave de contacto original, acompañada de su llavero de cuero, ya está colocada en su correspondiente hendidura, debajo del cenicero. Estárter activado, motor de arranque, punta de gas y, tras diez segundos eternos, primeras explosiones.

En la cochera y a puerta abierta, el propulsor se va desperezando y va cobrando un giro regular. Mientras tanto, decidimos marcharnos hacia la tranquila zona de Campo Real, con sus campos de olivos y sus tierras de color entre rojizo y marrón.

Para realizar la sesión fotográfica, salimos de Madrid y enfilamos la autovía de Valencia, rumbo a Arganda del Rey. Con la precaución necesaria, Abel avanzaba por el carril de la derecha.

Al estilo americano de la época. Tanto el enorme volante de pasta como su aro concéntrico responden al diseño de los autos estadounidenses de la primera mitad de los cincuenta
Al estilo americano de la época. Tanto el enorme volante de pasta como su aro concéntrico
responden al diseño de los autos estadounidenses de la primera mitad de los cincuenta

Con la aguja del velocímetro fija en los 80 km/h, el copiloto, Igor, no pensaba que el coche pudiese avanzar a tanta velocidad. Todo ello a la vez que las furgonetas de reparto urgente y los tráilers le adelantaban con la mayor de las indiferencias.

Ya en una explanada próxima a Campo Real, la fotógrafa Paloma Soria inmortaliza los detalles de la carrocería y del interior. Y le llamaba la atención que en el cuadro de instrumentos ponga AGUA, ACEITE, junto a BENZINA, AMPERE Y KM/ORA.

No se trata de una confusión, sino de que aún se importaban piezas de Turín y de que hasta que terminarse el año 1954 no se conseguiría nacionalizar la producción del modelo al 100%. Tanto en el asiento corrido delantero como en la butaca trasera, materiales y colorido nos trasladan a los años cincuenta, con la tapicería de tela gris a franjas, rematada en los extremos con similcuero verde y ribetes blancos.

Plazas traseras cuidadas. Aunque no sobra espacio para las piernas, los pasajeros del asiento posterior tienen descansabrazos, cenicero y empuñaduras para sujetarse en las curvas
Plazas traseras cuidadas. Aunque no sobra espacio para las piernas, los pasajeros del asiento
posterior tienen descansabrazos, cenicero y empuñaduras para sujetarse en las curvas

La puerta del conductor es gruesa y hay que dar un golpe enérgico para que no quede mal cerrada. Mucho volante, aro cromado de la bocina y un parabrisas un poquito panorámico. El motor está arrancado y mi cinturón abrochado. Pie al embrague y palanca del cambio hacia mi y hacia arriba. Y al soltar gas, el 1400 comienza a rodar en primera con un silbido característico, que desaparece al engranar la segunda marcha.

El motor está a gusto a régimen bajo y medio, a cambio de que nuestro andar sea bastante parsimonioso; a 50, 60, 70 km/h… para irle tomando la medida. Como corresponde a una berlina media-alta en nuestro parque de hace seis décadas, la suspensión es confortable y algo blanda. Y la dirección tiene una zona central imprecisa, que obliga a corregir a cada momento, como en las antiguas pelis americanas.

Cómodo en carreteras despejadas. En trazados rectos y sin tráfico, el Seat 1400 traga kilómetros con facilidad. Eso sí, el volante obliga a ir haciendo correcciones casi continuas
Cómodo en carreteras despejadas. En trazados rectos y sin tráfico, el Seat 1400 traga
kilómetros con facilidad. Eso sí, el volante obliga a ir haciendo correcciones casi continuas

En una recta cuesta abajo la aguja llega a raspar los 100 km/h, que en la España de los cincuenta era una velocidad de escándalo. Aprovechando la inercia, el Seat 1400 se atreve con las carreteras secundarias, que recorre a marcha más que digna. Con la proliferación de esos obstáculos deceleradores a la entrada de los pueblos, también tuvimos ocasión de realizar frenadas urgentes. Hubo que pisar fuerte, las ruedas chirriaron y el coche redujo la velocidad con eficacia suficiente.

En definitiva, este Seat 1400 fue en sus tiempos un coche con todas las de la ley. Amplio para cinco ocupantes, bastante más confortable que los autos de preguerra y con fuerza suficiente para moverse en las carreteras de trazado y firme dudosos de aquellos años.

Por último, una invitación a escribir su nombre en el buscador y sumergirse en la biografía de don José Artés de Arcos. Un hombre del que, en estos momentos confusos, podemos aprender bastante.

Calma en las curvas. Tanto en las carreteras en mal estado como en las zonas sinuosas, el Seat 1400 pide reducir la marcha para que los ocupantes no sufran incomodidades
Calma en las curvas. Tanto en las carreteras en mal estado como en las zonas sinuosas,
el Seat 1400 pide reducir la marcha para que los ocupantes no sufran incomodidades

El mejor de la categoría

Al comienzo de los años cincuenta, en el panorama europeo habían aparecido ya un nutrido conjunto de sedanes de categoría media. Diseñados conforme a los nuevos patrones de posguerra, la mayoría tenían carrocería monocasco.

Entre 1950 y 1952, la revista francesa L’Auto-Journal elaboró una serie de pruebas comparativas, a las que contendían berlinas dotadas de un motor con cilindrada entre 1.300 y 1.500 cc. El grupo estaba formado por los Austin A40, Borgward 1500, Fiat 1400, Ford Consul, Ford Taunus 12M, Hillman Minx, Jowett Javelin, Opel Rekord, Peugeot 203 y Simca Aronde.

Examinando sus aptitudes ruteras, habitabilidad, prestaciones, consumo y precio, el Fiat 1400 fue el de mejores notas, quedando en la segunda plaza el Borgward 1500. En consecuencia, fue todo un acierto la decisión de fabricar el 1400 en España.

*Fotos de Paloma Soriano

 

Catawiki 750

7 Comentarios

  1. Abr 9, 2013 en 19:17 — Responder

    Hola Ignacio;te voy a hacer recordar: Nos conocimos en Valencia,ya que vinistes por aquí, a hacer un reportaje,o algo así. También te dejé un catálogo,del Seat 124 FL,con motivo,de que redactastes un artículo del citado coche,en Motor Clásico,y necesitabas fotografías para incluirlas en el mismo. Acabo de conocer La Escudería,y ya me he suscrito a ella: Yo,tambien,continuo con esta afición. Quedo a tu disposición, y deseando leer tus artículos. Te saludo.

  2. Abr 28, 2013 en 18:46 — Responder

    ABEL;encantado de saludarte,y te felicito por tu precioso 1400, que da gusto verlo.Es el modelo de Seat 1400,que,siempre,me ha gustado más; ya que por aquello,de la «querencia»,tuve grandes vivencias con este modelo;mi padre tuvo uno y de color negro. Pero recuerdo,que su volante, y el pomo de la palanca de cambio,al igual que el de todos los 1400,eran de color «café con leche». Disfruta con él; es un gran coche. Recibe mi saludo

  3. Ago 21, 2013 en 0:14 — Responder

    Buenas a todos por aquí…les cuento me llamo Miguel Angel, tengo 54 años y soy uruguayo. Soy conductor profesional y hace ya un año compré un «cachilo viejo» (como dirían en mi país). Lo que resultó ser una furgoneta SEAT familiare 1400, del año 1954, como lo muestra la documentación municipal. Comencé la travesía de restaurar esta hermosa joya. Desmantelando pieza por pieza y llevándolas a nuevo, siendo estas originales de la furgoneta al parecer.
    He tenido muchas dificultades para obtener información de este vehículo, hasta que encontré esta página. La furgoneta es panorámica. Y fue toda una odisea remover las innumerables capas de pintura que tenía. Ahora solo me pregunto como sería el color original de ella. Ya que una de las capas más profundas es beige. Quisiera encontrar más información acerca de mi querida reliquia. Les agradezco si pudieran brindarme algo más de detalles sobre esta marca y modelo. Saludos desde el otro lado del océano.

    • Javier Romagosa
      Ago 24, 2013 en 10:29 — Responder

      Estimado Miguel Ángel:

      Por favor, envíenos fotos de su furgoneta a redaccion@escuderia.com para que podamos echarle un vistazo y así orientarle de la mejor manera posible.

      Un cordial saludo y muchas gracias por su interés.

  4. jmr
    Feb 3, 2015 en 20:54 — Responder

    Como siempre da gusto leer sobre cualquier coche a alguien que sabe de lo que habla!!
    Muchas gracias por tan estupendo reportaje

  5. Miguel Gorrochategui
    Feb 4, 2015 en 19:48 — Responder

    Me ha gustado el articulo Nacho. En mi casa tuvimos varios al taxi en Madrid.Las versiones eran posteriores A y B. Creo recordar que también tuvimos un ranchera que funcionaba con butano,He realizado innumerables viajes en los 60 Madrid-Donosti hasta que cambiaron todos los 1400 por 1500.
    Me gustaría que escribieras sobre los SAAB 95 y 96 de la misma época.
    Un atento saludo para ti y para los Romagosa.

  6. Alfonso
    Jun 3, 2015 en 16:14 — Responder

    Magnifico recordatorio, que para muchos es novedad,
    Gracias, te felicito.nsigue así,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Rallye de Sitges en imágenes

Post siguiente:

Antwerp Classic Salon 2013: Feria en Amberes