Liberty 750×184

Lancia Aurelia B20 GT Panamericana: Un palmarés asombroso

Segundo puesto en la Mil Millas de 1951. Victoria absoluta en su clase durante las 24 Hora de Le Mans de ese mismo año. Accidentado en la carrera Panamericana. Rescatado del olvido hace unos años, ha sido estupendamente restaurado. Uno de los Lancia más famosos de la Historia...

Retromovil 2020 Medio


FOTOS LANCIA AURELIA PANAMERICANA: THORNLEY & KELHAM

Restaurar un clásico a su estado de origen resulta una aventura emocionante. Más aún si se trata de un vehículo con palmarés deportivo, de esos que son pura historia viviente del automovilismo. Pues bien, lo que tenemos con este Lancia deportivo es aún más impresionante, ya que la restauración se vio precedida de una búsqueda sistemática hasta encontrar a este Aurelia Panamericana en un garaje de los Estados Unidos. Una historia para arqueólogos de los clásicos, en la que se condensa una de las páginas más asombrosas en la historia de Lancia.

Y es que, aunque hoy en día Lancia sólo fabrique un modelo comercializado únicamente en Italia, durante décadas no sólo fue reconocida por su carácter tecnológicamente puntero, sino también por sus excelentes vehículos deportivos. En este sentido no hay duda acerca de cuál es el referente a la hora de unir innovación y deportividad en la trayectoria de Lancia. El Aurelia. Lanzado en 1950, este modelo concebido para ser una berlina llegó a tener páginas de gloria en la Mille Miglia o Carrera Panamericana. Todo gracias a su versión deportiva: el Aurelia B20GT.

LANCIA DEPORTIVO

Un Lancia deportivo realmente excepcional, ya que gracias a ser el primer vehículo de producción en masa con motor V6 rendía más de 90CV según la serie. Y bueno, aunque para comienzos de los 50 esto se encontraba lejos de los Ferrari y Maserati de turno, lo cierto es que su buen comportamiento y peso colocaron al Aurelia en posiciones tan legendarias como el triplete en la Targa-Florio de 1952. Todo un matagigantes que, dicho sea de paso, suele ser considerado como la primera definición de GT en la historia del automovilismo.

Unas cualidades sobradamente atractivas para cualquier aficionado pero que, en el caso de este Lancia Aurelia de la Carrera Panamericana, alcanza cotas aún más míticas. Todo ello recuperado tras 4.000 horas de trabajo por el restaurador británico especializado en Lancia Thornley & Kelham.

LANCIA DEPORTIVO

GIONANNI BRACCO Y LOS LANCIA DEPORTIVO

Esta unidad es un Lancia deportivo de carácter aún más marcado que los demás. ¿Por qué? Bueno, por lo que seguramente ya habrás notado al compararlo con otros B20 GT. Sí, su techo. Rebajado a la manera de un “hot rod” americano, esta modificación parece ser la licencia de unos restauradores con afán tan modificador como gamberro. Sin embargo, y lejos de ello, lo cierto es que la idea de rebajar el techo para hacer de este Aurelia Panamericana un modelo más feroz vino de su primer dueño: el piloto Giovanni Bracco.

Trasera incorrecta, antes de la restauración

Bracco fue uno de los pilotos-cliente de los 40 y 50 que competían en equipos privados bajo el apoyo más o menos tácito de alguna marca. En ese sentido, nuestro intrépido protagonista se hizo con este Aurelia número de chasis 1010 nada más presentarse el modelo. Un Serie I que, en 1951, salió directo a conquistar el segundo puesto en la Mille Miglia y ganar en su categoría en Le Mans. ¡Vaya palmarés el de esta unidad! Algo a lo que se sumó su victoria en las 6 Horas de Pescara.

Pero volvamos al techo. Tras su éxito en Europa durante aquel año, Bracco quiso probar suerte en la segunda edición de la Panamericana durante el mes de noviembre. No obstante, antes de subir el coche a un barco, Bracco pensó hacer en este Lancia deportivo una modificación muy especial. Para ello, y dadas las buenas relaciones que guardaba con la marca, envió el Aurelia Panamericana a los talleres para rebajar la altura del techo.

LANCIA DEPORTIVO

Un interesante trabajo, en cuyo curso se aprovechó para pintar el Aurelia del rojo que lució en Mille Miglia al negro que lo caracterizaría en la Carrera Panamericana. Un color luctuoso de lo más adecuado para la suerte que correría en México, donde acabó estrellándose el cuarto día de competición. Vendido allí mismo por Bracco a un adinerado mexicano, este Lancia deportivo compitió por última vez al año siguiente, logrando la novena posición de su clase en la Carrera Panamericana de 1952 con Ortiz Peredo.

LANCIA DEPORTIVO

Todo bajo la bandera del equipo Centro Deportivo Italiano. El cual demostró las posibilidades de un Lancia deportivo llegando a la prueba con cuatro Aurelia B20 GT que dominaron durante tres etapas de la prueba.

AURELIA PANAMERICANA: RESCATADO DEL OLVIDO

A pesar del gran valor del coche, equipado con el techo rebajado y un palmarés perfecto para cualquier coleccionista mitómano, este Lancia Aurelia Panamericana desapareció del mapa durante décadas. De hecho, muchos lo daban por perdido hasta que el restaurador especialista en Lancia Thornley & Kelham lo encontró en un garaje de los Estados Unidos. Un hallazgo que vino tras una intensa búsqueda iniciada en Italia, todo con la idea de recuperar algún Lancia deportivo con interesante palmarés. ¿Y para qué? Pues para hacer lo que mejor saber hacer: una gran restauración.

Así las cosas, este Aurelia Panamericana apareció al otro lado del Atlántico casi de improviso. Tras el hallazgo este taller británico lo compró inmediatamente para devolverlo a sus días de esplendor. Algo que ha costado unas 4.000 horas, ya que el estado en el que se lo encontraron no era precisamente el más adecuado. De hecho, incluso había recibido alteraciones muy severas en la zaga, la cual se asemejaba poco a la que lució con elegante caída durante la Carrera Panamericana.

Recuperadas sus líneas originales, el rugido de su motor V6 y hasta detalles tan concretos como los asientos de un Lancia Ardea -incorporados a las unidades de competición por ser más pequeños y ligeros que la bancada corrida de los B20 GT de serie-, la restauración de este Aurelia Panamericana se acabó el pasado 2015. Desde entonces, ha aparecido en eventos como Peeble Beach. Pero, sobretodo, en numerosos foros lancistas donde saben apreciar un modelo lleno de historia y saber hacer de una marca que no debería desaparecer nunca.

P.D.: sabed que este coche sirvió de inspiración para que Thornley y Kelham hiciera otros coches realmente especiales como la versión ‘outlaw’ de este Panamericana que, aunque de valor histórico inferior, estamos seguros de que os va a encantar. Es un Aurelia hormonado (¡como suena!) con el que te invitamos a seguir disfrutando… 😉

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Sebring Vintage Classic

Post siguiente:

FIAT 2300S: Dolce Vita en Catawiki