Retromovil 2020 Medio

FOTOS RETROMOBILE PARÍS 2020: UNAI ONA

Para muchos especialistas Retromobile París es la referencia cuando hablamos de clásicos de altura. Y seguramente sea verdad. Porque aunque el nivel en Essen sea realmente alto, la pasión de los aficionados contagiosa en Padua y el sonido realmente envolvente al ver rodar deportivos por la pista de Goodwood… Lo cierto es que en Retromobile París siempre se dan cita varios maquinones, muchos de ellos piezas únicas.

En este sentido, resumir lo que puedes ver allí es todo un reto incluso para el redactor más habituado al estilo de telegrafista. Por ello creemos que lo mejor será empezar por la cúspide y, ya de ahí, ir bajando. Así las cosas la elección es realmente complicada, por lo que tiraremos más de instinto personal que de lógica industrial. Nuestra elección es el Ferrari 412T2 con número de chasis #157…

¿Por qué? Bueno, cualquiera que siga las publicaciones de La Escudería ya sabrá que por aquí somos bastante mitómanos. Y al fin y al cabo este monoplaza es el primer Ferrari pilotado por Michael Schumacher. El protagonista de una mañana épica en la pista de Fiorano, a la cual se trasladaron más de 2.000 tifosi para ver las habilidades al volante del que iba a ser el nuevo héroe de la Scudería tras su abrupta salida de Benetton.

El alemán contaba con tan sólo 26 años, pero el flechazo entre la afición, el equipo y el piloto fue inmediato tras las tan sólo siete vueltas de exhibición. Inmediatamente empezaron las pruebas con el F310 de cara a la temporada de 1996. Un año complicado para la Scuderia, pero que gracias a aquella mañana de estreno con el 412T2 de la temporada anterior fue el inicio de los grandes tiempos que todos recordamos. En fin, ¿podrías decir que todo esto no es pura historia del automovilismo?

Una historia puesta a subasta por los londinenses Girardo&Co por… ¿Qué importa? Con tal narrativa detrás resulta de muy mal gusto hablar de dinero. Eso sí, lo que está claro es que en el Retromobile París las operaciones bancarias han sido sustanciosas, destacando los lotes llevados por Artcurial, Bonhams y RM Sotheby’s.

LAS ESPERADAS SUBASTAS DE RETROMOBILE PARÍS

La casa francesa Artcurial se presentó con un nutrido catálogo donde destacaba un Ferrari 275GTB con pedigrí en más de 40 carreras internacionales de la época. Pero lo más llamativo fue el espectacular Mercedes-Benz 710 SS Sport Tourer de 1929. Padre de los míticos deportivos SSK, su motor de 7’1 litros y seis cilindros en línea desarrolla una gran fuerza montada sobre un chasis relativamente corto para un modelo así en la época.

Mercedes 710 SS. Foto: Artcurial

Toda una joya de la ingeniería alemana. Por cierto, lo de SS no tiene nada que ver con… Ya sabes. Aquellos llegaron al poder cuatro años más tarde. La casa RM Sotheby’s acudió a Retromobile París con otro museo sobre ruedas, dentro del cual destacaremos uno de esos coches a los que pocos aficionados pueden poner oposición: el Jaguar D-Type. Concretamente el número 17 en su línea de producción.

Y ya metidos en la harina de la pasión toca destacar la subasta de un vehículo que levanta pasiones por estos lares. Y es que Bonhams ha escogido un Pegaso Z-102 cabriolet de 1953 para la subasta de ayer.

retromobile paris 2020
Esperando la subasta del jueves. Pegaso Z-102

Este “pegasín” carrozado por ENASA monta un motor de 2’8 litros, uno de los que ya iban más potenciados respecto a los primeros de dos litros y medio, aunque menos de los 3,2 que llegaron a tener a finales de la década. La estimación está alrededor del millón de euros, y finalmente se ha vendido en 713.000.

CELEBRACIONES A LA FRANCESA: RENAULT Y CITROËN

En nuestro lúbrico pensamiento de provinciano meseteño, una “celebración a la francesa” se nos antoja como una reunión campestre con quesos, vinos, remeros borrachos y dos rubias despistadas. Afortunadamente, la realidad no deja de quitarnos la razón todos los días, por lo que la participación gala más destacada en Retromobile París se ha ceñido a los espacios de Renault y Citroën. La marca del Chevron aún está digiriendo la resaca de su centenario el pasado 2019. Sin embargo este 2020 se ha lanzado a la conmemoración de los 50 años del GS.

Concebido como una versión accesible para los avances de gama alta presentados en el Tiburón, esta berlina de clase media es aún uno de los grandes iconos de la marca. Obviamente por su mágica suspensión hidroneumática capaz de hacerlo rodar sobre tan sólo tres ruedas, pero también por haber marcado el camino al segmento de las berlinas medias. Muy a recordar sus motores de cilindros opuestos famosos por su suavidad y fiabilidad.

Respecto a Renault… Hemos de ir por partes. Mirando la muestra desde la fría racionalidad del redactor informativo lo más destacable es un Renault-Riffard Tank de 1956, subastado por Artcurial. Una interesante compota de componentes de la marca, habiendo sacado su eje trasero de un familiar Juvaquatre y su motor de un popular 4 CV. El resultado es este pequeño deportivo de carreras, dotado de un geométrico y primitivo estudio aerodinámico. Tan cachondo como salido de la mente de un diseñador de la Bauhaus.

Ahora, mirando la selección de Renault para este Retromobile París desde el lado más personal… Hay que reconocer que nos encanta el Renault Fuego Turbo modelo norteamericano de 1980. Muy ochentero este deportivo con pegatinas de Turbo a los lados. Como dice una canción sobre su rival el Ford Capri “lo llevaban los ídolos de barrio”. Entendiendo en este caso la palabra ídolo por sinónimo de macarra. El discreto encanto del extraradio, ya sabes. Cosas de nuestro “lúbrico pensamiento de provinciano meseteño”.

A VUELTAS CON LA LÍNEA RECTA: MUESTRA BERTONE

Ahora Bertone es parte de FIAT, la cual se hizo en el 2009 con sus instalaciones en Grugliasco. Sin embargo, desde 1912 este carrocero italiano ha sido responsable de muchos diseños rompedores. Además, para nosotros Bertone ha significado el complemento perfecto a Zagato. Y sí, tranquilo que vamos a explicar ahora mismo esta teoría. Para empezar reconoceremos que, según el criterio que golpea las teclas con las que se escribe lo que andas leyendo, el diseñador italiano de referencia es Pininfarina.

Modélico, proporcionado, inteligente… Sus lápices casi siempre han dado en el punto justo. Pero, sin embargo, eso mismo es su principal defecto. ¿Por qué? Pues porque, de vez en cuando, siempre viene bien una revulsiva salida de tono. Algo en lo que se mueven muy bien tanto Bertone como Zagato. Eso sí, mientras el segundo lo hace a través de líneas curvas y musculosas como sus techos de “doble burbuja”… El primero se ha inclinado más por hacerlo a través de osadas geometrías de línea recta.

Para demostrarlo, en Retromobile París se ha reunido una curiosa selección con 10 prototipos Bertone. Un idilio cubista donde perderse entre los ángulos de modelos como el Chevrolet Ramarro, el Ferrari Rainbow o el Citroën Zabrus. Más allá de esta triada, hay un modelo en concreto que está levantando no pocas confusiones: el Volvo Tundra. Y es que, visto sin saber su historia, pasa totalmente por ser el prototipo del Citroën BX. Y bueno, de hecho es que lo fue, pero vayamos paso a paso.

retromobile paris 2020
Lamborghini Genesis V12 y Volvo Tundra

Entrando a los setenta Volvo quiso dar un giro radical a la estética de sus anodinas series 300. Para ello recurrió a los servicios de Marcelo Gandini en 1973. Pero vaya, tan en serio se tomó el italiano eso del “cambio de estética de la marca” que, para el conservador criterio de los suecos se pasó decididamente de frenada. Por ello en 1979 el proyecto Volvo Tundra fue rechazado. Eso sí, sin haber establecido en el contrato clausulas claras sobre a quién pertenecería ese diseño.

Algo que aprovecharon los pícaros italianos para ir con el prototipo a Citroën, la cual ya pensaba en un sucesor para el GS. Siguiendo el típico instinto para la innovación estética de la marca, los franceses quedaron encantados con lo que podría haber sido un Volvo. Es por ello que el Tundra pasa, perfectamente, por un concept-car de Citroën hasta que… Te acercas al frontal y percibes el logo de volvo justo en la toma de aire del radiador. Oh, ¡sorpresa!

Más allá de estas historias propias de un trapero metido a gran industrial, en la muestra Bertone celebrada en el Retromobile París destaca el Lamborghini Genesis de 1988. Una especie de monovolumen futurista que recuerda la versatilidad de los de Sant’Agata: lograron hacer el Miura, guiñaron el ojo a los todoterrenos con el LM0002, coquetearon con los monovolúmenes… Y todo ello haciendo mientras tanto tractores. Por cierto, hablando de tractores merece la pena darse un paseo por la muestra de material agrícola Porsche.

PRESENCIA CHECA: 125 AÑOS DE SKODA Y MUESTRA TATRA

Los orígenes de Skoda parecen sacados de una película con guión pasteloso y autocomplaciente. Y ojo, porque no lo decimos como algo malo. Muchas veces se necesitan películas así, de esas que le alegran y simplifican a uno el día. En fin, Woody Allen lleva haciéndolo casi los últimos 20 años y no nos hemos perdido ninguna. Y eso que a veces, para reafirmar su peculiar toque de guión pastel, meta unos filtros de luz que parecen sacados de una joyería con mucho oro. El mismo material que recubre el Rolls Royce Silver Cloud II de 1961 con el que acabaremos el artículo.

Avances aparte, volvamos a nuestra historia. Todo empezó hace 125 años, cuando un joven librero del entonces Imperio Austrohúngaro no encontró las piezas necesarias para reparar su bicicleta. ¿Solución? Dejó la librería y fundó una empresa para construirse sus propios artilugios a pedales. A eso se le llama ser decidido, sí señor. A partir de ahí se generó Skoda, la cual fabricó Hispano-Suiza bajo licencia y, después se convirtió en una de las grandes marcas del bloque del Este.

En Retromobile París se han juntado diversos modelos de la marca, destacando uno con pedigrí en las 24 Horas de Le Mans. Sí, el sueño de muchos pilotos pero sobretodo de cualquier redactor, ya que aquí se dan historias tan curiosas como la de Václav Bobek y Jaroslav Netusil. Dos avezados pilotos que en 1950 se plantaron con una barchetta derivada del Skoda 1101 de 1939 en la línea de salida de la carrera de resistencia por antomasia. Algo realmente extraño debido tanto al clima político de la Guerra Fría como a la atrasada tecnología del coche.

retromobile paris 2020
El Skoda 1101 de las 24 Horas de Le Mans

No obstante, estos hombres venidos del Este aguantaron 13 horas hasta que un fallo de motor les obligó a retirarse. Una retirada que ha sido permanente hasta las próximas 24 Horas de Le Mans 2020, a las cuales regresará Skoda tras su ausencia desde aquella participación en 1950. Siguiendo con la historia del motor hecho en la Repúbica Checa, Retromobile París ha presentado una interesante muestra Tatra.

Una empresa aún más antigua que Skoda, ya que hunde sus raíces en la fabricación de carretas en 1850. Una larga historia que ha derivado a su pervivencia en la actualidad fabricando camiones y todoterrenos. Eso sí, tras una época de control por parte del gobierno comunista de Praga, en la cual creó algunos de los coches más sorprendentes en la esfera soviética. En primer lugar por sus diseños, los cuales se vieron contagiados por la vanguardia de los años 30 y la fiebre espacial. Eso sí, de una forma algo más ruda que los americanos también contagiados por la misma euforia de ciencia ficción.

retromobile paris 2020
T603

Esta época de Tatra está especialmente bien representada por el T603, un verdadero buque insignia sólo reservado para altos cargos políticos. Un vehículo hecho de forma artesanal pero… ¡También rehecho! Y es que cuando se quería dar de baja uno de estos modelos no se enviaba al desguace, sino que regresaba a fábrica donde, sobre el mismo chasis, se incorporaban las mejoras propias de la última actualización del modelo. Algo que, obviamente, sería hoy en día incompatible con una gran producción en serie.

MITOMANÍAS CINÉFILAS Y DE LE MANS

Llegados a este punto no imaginas la cantidad de referencias que se nos han quedado en el tintero. Pero en fin, hoy no sólo utilizaremos la excusa de que no queremos aburrirte con un artículo largo, sino también la de que Retromobile París siquiera ha cerrado sus puertas al término de este texto. No obstante, antes de acabar este repaso a las muestras más destacadas de la edición en curso, queremos reseñar dos modelos que nos han cautivado desde el minuto uno.

El primero es un Bugatti. Bueno, en realidad tres. Y es que no podemos dejar de incluir aquí a los dos únicos EB110 de competición. Dos afortunados que tuvieron la posibilidad de correr tanto en el campeonato americano IMSA como en Le Mans. Desgraciadamente, en su vuelta a la carrera francesa tras 55 años de ausencia, el EB110 del Monaco Racing Team se iba contra las protecciones en plena recta de Mulsanne. Toda una metáfora de la ruina empresarial que estaba por venir.

retromobile paris 2020
Los dos Bugatti EB100 de competición

Al año siguiente, en 1996, siquiera se llegó a la carrera tras destrozar el chasis de fibra de carbono por un impacto durante los entrenamientos. Así las cosas, Bugatti acabó echando el cierre hasta su rescate por parte de Ferdinand Piech para ser la joya del grupo Volkswagen. En fin, un coche maravilloso; una historia llena de desazón. Sin embargo el clásico de la marca que más nos ha llamado la atención sí pertenece a sus días clásicos y dorados: se trata del Type 55 de 1931.

Y vaya qué casualidad, ¡también participó en las 24 Horas de Le Mans! Aunque tampoco las acabó debido a quedarse sin combustible yendo en quinta posición. En fin, aquellos tiempos sin ingenieros de pista pendientes de todo detalle… Por cierto, uno de los dos pilotos era Louis Chiron. El mítico “gentelman driver” monegasco tan unido a la historia de Bugatti que uno de los últimos modelos de la marca se ha bautizado así en su honor.

Y ahora ya sí vamos con la última referencia. Ésa que antes os hemos anunciado nombrando el oro que cubre parte de su carrocería. Un coche tan hermoso como hortera. Porque si bien los Rolls Royce Silver Cloud nos resultan una de las cimas de la calidad automovilística… Pintarlo en color dorado con chapados en oro hace que pasemos rápidamente del exquisito buen gusto británico al kitsch propio de aprendices de galán latino, jeques del petrodólar y demás ralea con excesivo dinero y tiempo libre.

Foto: Artcurial

Pero… ¡Ay! Si la responsable de semejante pintura en este Rolls Royce es Zsa Zsa Gabor, y su ejecutor George Barris, no tenemos más posibilidad que callarnos y decir, “me parece correcto”. Hasta que en un tramo final de su vida muy a lo Gloria Swanson en El Crepúsculo de los Dioses de Billy Wilder se hincó a botox y operaciones de nariz… Su caída de ojos fue una de las mejores del cine de los 50. Una belleza intrigante que calzó a la perfección en Sed de Mal, el maravilloso capítulo final del cine negro del Hollywood clásico firmado por Orson Welles.

Definitivamente creemos que, contradiciendo lo que dijimos al comienzo de este artículo respecto al Ferrari 412T2, vamos a quedarnos con este Rolls Royce como nuestra particular elección personal del Retromobile París 2020. Desde el punto de vista de la pura historia del motor quizás no tenga mucho sentido, pero… En algún punto del texto ya hemos mencionado que somos especialmente mitómanos. ¿Verdad?

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Lamborghini Diablo primera serie. Un icono de los noventa en Catawiki

Post siguiente:

Clío Williams: Pimienta en Catawiki