Auto Retro Cabecera 1
Retromovil Cabecera 3
Inicio»Noticias»Hallazgos»Golden Sahara, el Coche De Los 25.000 Dolares

Golden Sahara, el Coche De Los 25.000 Dolares

Los años 50 en los Estados Unidos fueron una época en la que el carácter futurista de la Carrera Espacial contagió a la industria del automóvil. Líneas futuristas, detalles cromados, inmensos motores... Pero hay un modelo que intentó ir más allá incorporando conducción autónoma por radar y un motor híbrido. Suena actual, pero hablamos del Golden Sahara presentado en 1954...

Catawiki 750

Banner Sergio Romagosa 750

El comienzo de los 50 fue una época de sueños en los Estados Unidos. Sueños que pusieron su punto de mira muy lejos, más allá de las estrellas. En plena Carrera Espacial con la Unión Soviética, la sociedad americana se dejaba impregnar por una euforia futurista que inspiraba, desde películas como Planeta Prohibido, hasta carrocerías de formas imposibles y destelleantes cromados.

Hoy en día, casi 70 años después, tanto aquellas primeras películas de ciencia ficción como esos coches que simulaban ser cohetes a Marte dispuestos sobre la Ruta 66 no dejan de suscitarnos asombro y condescendencia a partes iguales. Asombro por su original y reconocible estética. Condescendencia porque… En fin, son fruto de un determinado momento en lo que de aquellas era “futurista” ahora es, sencillamente, pretenciosamente “kitsch”.

Golden Sahara Auction
Un diseño casi de cómic. Fuente: Mecum Auctions.

Y si hay un coche donde esa extravagancia y exceso del futurismo americano de los 50 se expresen a la máxima potencia… Ése es el Golden Sahara. El sueño tan pretencioso como espectacular de George Barris. El genio que -nada es casualidad- se hizo famoso por llevar esa estética excesiva y deslumbrante a los coches de una de las sagas de ciencia ficción más queridas del cine americano.

UNA CARRERA DE CINE: GEORGE BARRIS

Hacer una semblanza de George Barris (1925-2015) nos llevaría más líneas que las que tiene este mismo artículo, así que vamos a obrar como lo hacía Velázquez en sus lienzos: daremos unas pinceladas sueltas que, juntas, nos servirán para crear una imagen de conjunto. Desde el mítico Ford Torino de ‘Starsky & Hutch’ hasta el cómico coche de ‘The Munsters’ pasando por haberle modificado 25 coches a los Beach Boys, una limousine a Elvis Presley, trabajado en los coches de Jurassic Park y sobretodo… ¡Ser el diseñador del primer Batmovil!

El padre de la criatura

Con todo esto, George Barris fue uno de los mayores carroceros especializados en cine durante el pasado siglo. Sin embargo… La que seguramente sea su obra más ambiciosa no se hizo para la gran pantalla. Aunque sí parece salida de una obra de ciencia ficción: el Golden Sahara. Un vehículo que, suponemos, pensaría vender por encargo a personas que desearan tener el que, de haber salido bien, seguramente habría sido el coche más exclusivo del momento.

Para muestra de ello, un dato: mientras en 1955 el Cadillac más caro costaba unos 6.500 dólares… ¡La factura por un Golden Sahara ascendía a 25.000! Una cifra astronómica que venía dada por el hecho de que el Golden Sahara, además de contar con una cantidad inusitada de extras, sumaba algunos “lujos asiáticos” hechos de forma casi artesana absolutamente delirantes. Posiblemente por todo ello, no pasó del prototipo, aunque es sin duda asombroso.

Golden Sahara Auction
La pulsión futurista hacía a los diseñadores pensar en unos vestuarios de lo más “kitsch”. Fuente: Mecum Auctions.

GOLDEN SAHARA, CONDUCCIÓN AUTÓNOMA

Desgraciadamente, los pormenores mecánicos del Golden Sahara son escasos. Sabemos poco sobre los detalles de la gestación de este modelo; es como si ese carácter cinematográfico de George Barris hubiera impregnado todo para darle una narrativa de cierto suspense. De todos modos, una cosa sí sabemos con exactitud: cuando empezó a gestar el modelo en torno a 1952 o 1953, lo hizo tomando como base un Lincoln Capri.

No obstante, y siempre que hagamos caso de los carteles que acompañaban al coche en las presentaciones que de él se hicieron por todo el país, del motor original del Capri no habría quedado nada; este fue sustituido por algún tipo de ingenio “híbrido” con más de 500CV. Quién sabe… Como buen hombre de cine George Barris sabía crear espectáculo, y nosotros, como buenos espectadores… Queremos dejarnos encandilar por el encanto de lo posible.

De todos modos, hay un sistema realmente futurista del Golden Sahara sobre el que no hay duda alguna: éste podía ser conducido gracias al volante, a un joystick o incluso… ¡A control remoto! Sus sistema de control podía ser conectado de varias formas, obedeciendo a unos elementos o a otros.

Por ello, además de poder conducirlo como cualquier otro coche gracias al volante y los pedales… El Golden Sahara permitía ser dirigido de otras maneras, entre las que incluso se contemplaba un sistema de guía por radar. Vamos… ¡La ahora tan actual y controvertida conducción autónoma!

Golden Sahara Auction
Todo un exceso. Fuente: Mecum Auctions.

Lo mires por donde lo mires… Está claro que su estética no puede dejarte indiferente. Pero lo cierto es que lo más apasionante es la tecnología que esconde bajo su carrocería pintada con pintura de perlas. Sí… Es todo un exceso, ya lo ves. Un exceso que acabó olvidado en un garaje, desmontado en piezas para evitar un rápido deterioro y que ahora, casi siete décadas después, regresa a la primera plana gracias a su inminente subasta en Mecum.

Antes os comentábamos que George Barris participó en el diseño de los coches para Jurassic Park. Pues bien, ¿os acordáis de cuando el fundador de aquel parque extravagante no paraba de decir alegremente “no he reparado en gastos” y aún así todo salió de una forma imprevista? Así vemos nosotros al Golden Sahara: un vehículo fallido pero alucinante, casi de ciencia ficción, en el que la barrera entre realidad y ficción está siempre difusa. Puro cine.

Post anterior:

Matagigantes en Catawiki: Abarth 695 SS

Post siguiente:

¿Un Amilcar Hispano-Suiza?