Liberty 750×184

Maserati A6G/54 Zagato: El testimonio de unos tiempos de transición

La saga A6 es fundamental para entender la transición experimentada por Maserati, pasando de una empresa de competición a una de automóviles en serie. En ese sentido, los Maserati A6G/54 son la última evolución de la saga. Unos vehículos con una historia fascinante que, en el caso de esta unidad carrozada por Zagato, es aún más especial...

Retromovil 2020 Medio


FOTOS MASERATI A6G/54: KIDSTON

Hoy en día Maserati está alejada de las pistas. De hecho, toda su imagen se basa en una gama donde la elegancia siempre trata de domar a la deportividad. Sin embargo, esto no siempre fue así. En sus inicios, la marca fundada en 1914 se situó escrupulosamente en las carreras hasta que en 1957 decidió centrarse en los GT, tras el terrible accidente del español Alfonso de Portago en la Mille Miglia de aquel año. Un punto y aparte que, no obstante, venía ensayándose desde 1941. Momento en que los hermanos Maserati comenzaron a desarrollar el A6 1600 junto a Pininfarina.

Presentado en 1947, este GT con versiones carrozadas por Pininfarina y Zagato fue el primer automóvil de calle en la historia de la marca. Algo que se veía en su mecánica, la cual rendía 65CV gracias a su motor de litro y medio. Unas cuatro veces menos que modelos de competición como el 4CLT pilotado, entre otros, por Fangio y Farina. Comparaciones aparte, lo cierto es que con el A6 1600 se abría una saga que, hasta 1956, articuló unos interesantes años de transición en la marca del tridente. Esta saga es la conocida como Maserati A6. La “A” por Alfieri y el 6 por el número de cilindros.

maserati zagato a6g

Con 7 evoluciones, esta saga hace las delicias de todo aficionado a las genealogías del motor. ¿Por qué? Pues porque aunque la mayor parte de las unidades fueron carrozadas como versiones de calle, lo cierto es que hay muchos Maserati A6 pieza única. Y eso por no hablar de las variantes barchetta, corsa monoposto, Sport, cabrio… En suma, una familia donde más allá del motor prácticamente todo era susceptible de ser personalizado. Buena muestra de ello es la unidad que te presentamos. Un Maserati A6G/54 de 1956 carrozado por Zagato. Uno de los últimos de la saga. Una preciosidad ahora a la venta en Kidston.

MASERATI A6G/54: LISTOS PARA LA RECONVERSIÓN

1957 es un año clave en la historia de Maserati. Un momento en el que, tras años dedicada casi por entero a las carreras, la marca da un giro radical hacia la fabricación en serie de lujosos deportivos con la presentación del 3500GT. Mientras más de un piloto suspiraba con nostalgia, los contables en Bolonia se aposentaban tranquilos en las butacas seguros de que ahora su trabajo sería más sencillo. No obstante, con la saga A6 Maserati ya había ensayado esto de vender lujosos GT realizando tiradas cortas que eran carrozadas de forma insuperable.

maserati zagato a6g

Obviamente esto no se puede definir como producción en serie, pero lo cierto es que Maserati ya se había fogueado así con el hecho de vender coches de calle. Y vaya, no le fue nada mal. De repente una gran cantidad de adinerados clientes se vieron atraídos por la fórmula mágica del tridente. Muestra de ello es que estos Maserati A6G/54 participaron en la Mille Miglia, pilotados además por personajes como Stirling Moss.

maserati zagato a6g

Auténticos coches de carreras vestidos con finura, lo cual inauguraba la interpretación tan concreta que Maserati ha hecho siempre del concepto GT. Interpretación depurada a través de las distintas versiones berlinetta en la saga A6, de la cual los A6G/54 son la última generación. Con su motor 2 litros de seis cilindros en línea, la potencia ascendía hasta los 150CV a 6000 rpm. Subiendo hasta los 160 en versiones con doble encendido como ésta.

Datos alejados de los más de 240CV de un Mercedes 300SL de 1954 también con un motor de seis en línea, pero sobrados para un funcionamiento alegre y competitivo gracias a su mayor ligereza. De hecho, en un prueba realizada por el periodista de la época Denis Jekinson mientras disputaba con un Maserati A6G/54 la Mille Miglia, se mencionan mejores tiempos que los realizados el año anterior precisamente con un 300SL. Todo ello gracias a una “dirección ligera” y una “palanca de cambios corta” que hacen del Maserati un modelo donde “todo es puro coche de carreras”.

UN MASERATI A6/G VESTIDO POR ZAGATO: ELEGANTE Y DEPORTIVO

Aunque la conversión a una marca de automóviles en serie ya estaba cercana, lo cierto es que todos los Maserati A6 aún corresponden a la época en la que la marca del tridente era sinónimo de artesanía. Así las cosas, y como si fueran Duesenberg o Rolls Royce de preguerra, los chasis de Maserati A6 destinados a ser berlinettas se enviaban a los talleres de carroceros como Pininfarina, Zagato, Allemano, Frua o Vignale. Diversos diseños que configuran un mapa lleno de piezas únicas. Más aún si tenemos en cuenta que del Maserati A6G/54 sólo se hicieron unas 60 unidades.

20 de ellas fueron vestidas como berlinettas en los talleres de Zagato, el cual no puso las cosas fáciles a los genealogistas del motor, ya que introdujo variaciones en muchos ejemplares. Uno de ellos es este Maserati A6G/54 Berlinetta, el cual se envió a sus talleres el 15 de abril de 1956. Justo un mes después, con la carrocería ya culminada, fue devuelto a fábrica para ser vendido en Roma. De ahí pasó un año después a las manos de Anna Maria Peduzzi, la primera piloto inscrita en la Scuderia Ferrari.

Tras ciertos vaivenes no muy claros en su historia de propietarios, este Maserati A6G/54 regresa a los talleres de Zagato. Y ojo, porque es ahí donde se va a producir una interesante anécdota para mitómanos, ya que el mismísimo Gianni Zagato estrella el coche, obligando a una reconstrucción de su carrocería en la que se incluye un típico techo de “doble burbuja” marca de la casa milanesa.

maserati zagato a6g

Además este A6 con número de chasis 2155 participó en no pocas carreras en cuesta. En suma, más allá de la propia historia de los Maserati A6G/54… ¿No te parece que esta unidad en concreto posee una estampa?

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Hallazgo de cuarentena: Un Ford Popular enterrado en el jardín

Post siguiente:

Saab 900 Turbo Cabrio: Suecos en Catawiki