Los ingleses saben rentabilizar como nadie esta afición nuestra por los coches de épocas pasadas, y la mejor muestra es el Goodwood Revival que se celebra al final del verano desde hace ya muchos años. Este evento ha alcanzado tal magnitud que puede considerarse como uno de los tres o cuatro que ningún verdadero aficionado debería dejar de visitar, al menos una vez en su vida.

Un Año más, el Goodwood Revival se ha demostrado como el principal evento europeo de este “mundillo”. En muy pocos se puede ver tal cantidad de coches míticos y pilotos que hicieron época, todo ello rodeado de un auténtico “parque de atracciones” con todo tipo de montajes que nos trasladarán al pasado.

Y no sólo es un evento para los acérrimos del motor. Se puede acudir con toda la familia, pues allí encontraremos tiendas, peluquerías o supermercados “de época”, atracciones de feria antiguas o concursos de trajes añejos. Este año, por ejemplo, se celebró una conmemoración de la moda femenina de los años 60….

Publicidad

Italclassic
Moda femenina... de época
Moda femenina… de época
IDV ITV 260×600
goodwood revival
Pie de foto

Nada más entrar observamos que las carpas también tienen aspecto antiguo, e incluso hay montado un pequeño parque de atracciones para los más pequeños… ¡Con atracciones de época! No falla ni un detalle…

Para los más pequeños, aparte de lo ya citado, se celebra en cada edición una carrera de coches para niños que está adquiriendo proporciones inmensas: Más de 60 pequeños Ferrari, Austin o Jaguar con motor eléctrico o de gasolina protagonizan una de las escenas más simpáticas de Goodwood Revival cada año.

Normalmente se celebra entre los días 11 y 13 de septiembre; finales del verano, sí, pero teniendo en cuenta los caprichos del clima británico se puede considerar que en esta edición hizo un tiempo estupendo, pues apenas llovió y lució el sol razonablemente.

goodwood revival 2015
Los bóxes tampoco se quedan atrás, menuda ambientación

Goodwood Revival, una ambientación de primera

Y es que no se trata de simples carreras para clásicos, si no que todo en esta reunión tiene un carácter muy especial. Para empezar, si deseamos acceder al paddock principal, aunque sea como simples espectadores, no basta con adquirir la entrada; hay que ir convenientemente ataviado “de época”, da igual de cuál, pero con ropajes actuales no se puede acceder a lo que es el corazón del festival. Luego todo el recinto parece sacado de épocas pasadas. El parking colindante –de varias hectáreas- está plagado de automóviles antiguos de todas las clases y condiciones, y nos podemos encontrar desde un corriente Morris Minor hasta todo un Alfa-Romeo 6C 1750 de los 30, así como si nada.

Nada más entrar observamos que las carpas también tienen aspecto antiguo, e incluso hay montado un pequeño parque de atracciones para los más pequeños… ¡Con atracciones de época! No falla ni un detalle, incluso había montada una ficticia sala de prensa con máquinas de escribir y atrezzo de hace más de 50 años. Centrándonos en lo principal –las carreras- es también muy recomendable acercarse al “paddock”, donde los mecánicos vestidos con monos antiguos se afanan por poner a punto y reparar los coches de cara a la competición. Suele ser una buena oportunidad de verle las “tripas” y escuchar de cerca muchos automóviles exclusivos con los que sería imposible “intimar” en otro evento que no fuera Goodwood Revival.

Tampoco es fácil ver en persona a leyendas del pilotaje como Stirling Moss, Jackie Stewart o John Surtees, que además suelen dar la vuelta de reconocimiento previa a cada carrera a lomos de alguna montura de renombre. Y es que todo o casi todo en Goodwood está cuidado al detalle.

Goodwood Revival: Las carreras

En esta edición la marca homenajeada ha sido Land Rover, para lo que se reunió una impresionante cantidad de unidades entre las que destacaban las de las primeras series –de 1948 en adelante- o ediciones “raras” como grúas, ambulancias o quitanieves.

Pasando a la competición, que es –en principio- lo principal del evento, este año se dividió en 14 categorías. En algunas de ellas participaron pilotos míticos como Derek Bell, Jackie Oliver o Emanuele Pirro, aparte de viejas glorias como el inevitable Stirling Moss, que aunque ya no compite siempre da una vuelta de honor en varias de las carreras. Vayamos por partes, o mejor dicho por premios…

Imágenes como esta nos transportan a épocas pasadas
Imágenes como esta nos transportan a épocas pasadas

BROOKLANDS TROPHY

Haciendo en su título referencia al mítico circuito ovalado de Brooklands, en esta categoría participaban precisamente los bólidos de preguerra que corrían en aquella pista. Marcas como Bentley, Alfa Romeo, Maserati o Talbot dan una idea de el valor de estas joyas, pero entre todos ellos destacaba el Bugatti 59/57 de 1934 que fuera utilizado por el Rey Leopoldo II de Bégica y que además se encuentra en estado original sin restaurar. El vencedor fue un Alfa Romeo 8C 2600 de 1932, pilotado por Neil Twyman.

SUSSEX TROPHY

Sport-prototipos de motor delantero de los años 50 y 60. Estos modelos siguen batiendo récords de cotización cada vez que salen a subasta, aunque no por ello sus pilotos levantaban el pie a la hora de luchar a los mandos de joyas como los Maserati Birdcage, Jaguar-Lister, Jaguar D Type o Aston Martin DBR. El primer puesto aquí fue para Bobby Verdon-Roe, con un Ferrari 2465 Dino de 1959.

R.A.C. TT

Una de las pruebas más espectaculares, pues reunía a los codiciados GT de los años 50 y 60 tales como Ferraris 250 GT y GTO, Lister-Jaguar o Aston Martin DB4GT. De que los pilotos no tienen contemplaciones a pesar de su altísimo valor puede dar buena cuenta el famosísimo Ferrari 250 GTO SWB “Breadvan”, que en esta carrera volvió a destrozar su morro a pesar de estar recién reconstruido tras un accidente en Alemania el año pasado. En esta carrera participaba el piloto español Joaquin Folch, que quedó séptimo con su Jaguar E Type de 1961.

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

Liberty Portada

SETTRINGTON CUP

Clase reservada para pequeños turismos Austin J40 de los años 50, como aquellos que tantos jóvenes pilotos británicos utilizaron en su día para iniciarse en el mundo de la competición. Nada menos que 44 equipos tomaron parte, resultando ganador Archie Collings.

EARL OF MARCH TROPHY

Otro cambio de esta edición: por primera vez se han incluido extraños Fórmula 3 de los años 50, muchos de ellos realizaciones únicas y artesanales, y la mayoría de ellos propulsados por pequeñas mecánicas de origen motociclista. El vencedor fue Peter de la Roche, con un Cooper-Norton Mk5 de 1951.

FORDWATER TROPHY

Esta categoría ha cambiado este año. Se ha convertido una de las más interesantes, dado que acogía a extraños vehículos deportivos de finales de los 40-principios de los 50, algunos de ellos muy raros de ver incluso en sus versiones de calle. Participaban varios Fiat 8V, Jowett Javelin, o Frazer-Nash, y resultó ganador el mucho más corriente Jaguar XK120 de 1950 pilotado por John Young.

LAVANT CUP

Esta prueba mitad carrera y mitad exhibición cambia de temática cada año, y en esta edición no se han andado con medias tintas: Nada menos que 23 Ferrari Sport de los años 50, con modelos tan sonados como los 375MM, 750 MM o 212, sin olvidar un gran número de diferentes 250. En definitiva, una auténtica lista de modelos que cada mes copan los puestos más altos en las listas de precios de las casas de subasta. El ganador fue un Ferrari 500 TRC de 1957, con James Cottingham a los mandos.

goodwood revival 2015
El ERA GP1 de 1938 abandonó en la Goodwood Trophy

GOODWOOD TROPHY

Monoplazas de los años 30 y 40, el equivalente a la F1 cuando esta aún no existía. En Inglaterra en esta categoría siempre triunfan los rabiosos ERA de fabricación británica, que normalmente también superan a las demás marcas en número de unidades presentes. Aquí venció el R3A de 1934 pilotado por Mark Gilles por delante de máquinas tan temibles como varios Bugatti, Alfa-Romeo, Maserati o Talbot-Lago.

RICHMOND & GORDON TROPHY

Monoplazas de F1 con motor delantero de los años 50. Había joyas como los diferentes Maserati, BRM, Aston Martin o Ferrari Dino que eran exprimidos a fondo obviando su alto valor monetario. En esta carrera participaron dos pilotos españoles: Guillermo Fierro con Maserati 250 F y Joaquin Folch con Lotus Climax, aunque este último no pudo terminar. El primer puesto fue para un Cooper-Climax T45/51 de 1958, conducido por Rod Jolley.

FREDDIE MARCH MEMORIAL

Barquetas de motor delantero y GTs de los años 50, también muy valorados monetariamente. Entre varios Maserati, Aston Martin o Austin-Healey se colaban coches menos comunes como el americano HWM-Cadillac o un Tojeiro-Bristol. Hay que destacar también la participación del mítico Jochen Mass al volante de un Mercedes-Benz 300 SL. El primer puesto fue para la pareja Hood/Ward, a los mandos de un Cooper-Jaguar T33 de 1954.

Un Maserati A6G de 1955 sorteando la chicane
Un Maserati A6G de 1955 sorteando la chicane

ST. MARY’S TROPHY

Una curiosa categoría dividida en dos carreras que reúne a berlinas de los años 60, vehículos que fueron concebidos sin ninguna pretensión deportiva pero que se utilizaron para correr en su época, en ocasiones con buenos resultados. Llama la atención que las preparaciones son siempre respetuosas y se efectúan con arreglo a lo que debía ser en su época, sin ningún elemento modernizador al menos en lo que al aspecto externo se refiere. El triunfo fue para un enorme Ford Fairlane Thunderbolt de 1964, pilotado por la pareja Kristen/Mann.

WHITSUN TROPHY

Sport-prototipos de motor central de los años 60. Destacaba un plantel de nada menos que 6 Ford GT 40 de diferentes versiones entre todas las barquetas Mclaren, Lola, BRM o Lotus, muchas de ellas propulsadas a su vez por motores Ford Cosworth y Chevrolet. El vencedor absoluto fue un Lola-Chevrolet T70 Spyder de 1966, conducido por Nick Padmore.

BARRY SHEEN MEMORIAL

Aunque las motos son una minoría en el Goodwood Revival, hubo un espacio para las carreras de motos británicas de competición de los años 50. La vencedora fue la Manx Norton 500 de 1951 de la pareja Fitchett/Mcwilliams.

goodwood revival 2015
A toda velocidad en la Shelby Cobra Coupe Parade

GLOVER TROPHY

Monoplazas de F1 de los años 60, de los primeros que volvieron al motor central, configuración que ha durado hasta nuestros días. Destacaban por su número los Brabham y Lotus que arrasaron en su día, y efectivamente el triunfo fue para un Lotus-Climax 25 de 1962 pilotado por Andy Middlehurst.

Goodwood Revival 2015: Shelby Cobra Daytona a tutiplen

Además, y a modo de exhibición, se celebró la “Shelby Cobra Coupe Parade”, que logró reunir en pista un número récord de estos míticos bólidos americanos, entre los que destacaba una unidad completamente original.

Como siempre, todo esto estuvo acompañado por el salón cubierto Goodwood Motorshow, cuyo “plato fuerte” de este año era una impresionante exposición de Ferrari clásicos de todas las épocas. La casa de subastas Bonhams tampoco faltó, y acudió con un exquisito plantel de 350 automóviles, recaudando finalmente 12,4 millones de libras gracias a lotes como un Aston Martin DB5 Convertible de 1965 vendido por 1.087.900 libras.

En definitiva, un evento con cifras apabullantes que no podemos dejar de recomendar. No hay otro igual en el mundo, e Inglaterra nos pilla a la vuelta de la esquina. ¡Hasta el año que viene!

¿Quieres más fotos de Unai Ona? Accede a la galería haciendo click aquí…

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Colosal: 11ª Reunión de CamionesClasicos.com

Post siguiente:

Cazados: Sahara Challenge 2015