Liberty 750×184

Ferrari Mondial Berlinetta 1954. Pátina original para este cuatro cilindros en línea

Este Ferari Mondial es una pieza extraña por varias razones: Es tan sólo uno de los dos chasis carrozados en berlinetta por Pininfarina, además de que conserva su pátina original. Características muy especiales que envuelven a su motor Lampredi de cuatro cilindros en línea pura historia de la casa de Maranello...



FERRARI 500 MONDIAL BARCHETTA 1954: KIDSTON

Pocas marcas se encuentran tan unidas a un motor como Ferrari a su V12 Colombo. Montado durante más de cuatro décadas en multitud de modelos, este ingenio con cilindradas que van desde los 1’5 hasta los 4’9 litros nació en 1947 para propulsar al primer Ferrari de la historia: el 125S. Un inicio de lo más emblemático, a partir del cual se escribieron capítulos de gloria como el de su variante 3 litros, responsable de toda la saga 250GT.

No obstante, más allá de los V12 resulta imposible entender la historia de Ferrari sin los motores de cuatro cilindros en línea. Algo que atestigua este encantador Ferrari 500 Mondial Berlinetta de 1954. Carrozada por Pininfarina, esta unidad con pedigrí en competición es un ejemplar de lo más raro, ya que sólo se fabricaron dos Ferrari 500 Mondial con carrocería cerrada. Firmado por Aurelio Lampredi, el cuatro cilindros en línea que lo impulsa no es uno de los motores más comunes en Manarello. Eso sí, a priori.

Y es que, durante los 50 estos motores fueron realmente exitosos en diversas competiciones. Una característica que contrasta con los imponentes V12 ya que, si bien estos son definitorios para los coches de serie y las carreras de resistencia, los ligeros L4 de coches como este Ferrari Mondial son clave para entender el palmarés de la Scuderia durante los años 50. De hecho, esta misma unidad da fe de ello. Algo que, para los más avezados en la historia de Ferrari, viene anunciado por el propio color de la carrocería.

FERRARI 500 MONDIAL BERLINETTA 1954. AZUL DE FRANCIA

Enzo Ferrari siempre jugaba con un as en la manga. Por ello, y a pesar de que el V12 de Giocchino Colombo resultó ser un motor de lo más exitoso, tan sólo un año después de su estreno encargó a Aurelio Lampredi el desarrollo de otro motor con características similares. Un juego de competencia entre ingenieros de la misma marca que, por momentos, parecía replicar los duelos entre pilotos de la propia Scuderia. No obstante, cada ingeniero acabó pasando a la historia por motivos diferentes.

Colombo lo hizo por sus motores de 12 cilindros, y Lampredi por los de 4. Algo realmente curioso ya que, realmente, el motor Lampredi también nació como un V12. Sin embargo, las derivaciones que hicieron de éste un ingenio clave en Maranello vinieron cuando en 1951 se usó una versión del mismo para la Fórmula 2.

ferrari 500 mondial berlinett

Una derivación que convertía al V12 en un L4 de 2 litros forjado en aluminio. Capaz de entregar 165CV en sus primeras versiones, este motor equiparía durante los 50 a los Ferrari F2, 500 Mondial, 500 Testa Rossa o F1 Tipo 500. Una amplia gama en la que destacan los Monza. Responsables de la renovación deportiva de la marca durante los 50, estos deportivos apostaron por la ligereza antes que por la potencia bruta.

ferrari 500 mondial berlinett

Por ello, los L4 Lampredi se adaptaban muy bien sus chasis de tamaño reducido y peso escaso. Pensados para el Campeonato Mundial de Resistencia (Sport Prototipos), sus numerosos pilotos-cliente forjaron la leyenda de Ferrari mas allá de los circuitos de F1, destacando en pruebas competidas en carretera como el Tour de Francia. Prueba de ello es este Ferrari Mondial de 1954, pintado en Blue Tour de Francia precisamente por haber participado en dicha carrera.

FERRARI MONDIAL 0422MD. UN FERRARI A ENCARGO CONCRETO

Al contrario que Porsche, Ferrari no se ha caracterizado por apoyar a equipos subsidiarios. Lejos de ello, Enzo Ferrari siempre prefirió gestionar sus éxitos deportivos dentro del monopolio ejercido por la Scuderia tanto en F1 como en el Campeonato Mundial de Sport Prototipos. Sin embargo, esto no fue del todo así durante los 50, ya que durate esta época los de Maranello apoyaron a multitud de pilotos-cliente para su participación en carreras de resistencia.

Testigo de ello es todo el desarrollo de la saga Monza desde 1953 hasta 1957, dentro de la cual se encuentra este Ferrari Mondial. Encargado directamente a fábrica en 1954, esta berlinetta chasis 0422MD fue a parar a Mario Dustaritz con el propósito de participar en el Tour de Francia de aquel mismo año.

Celebrada en septiembre a lo largo de toda Francia, la exposición a los elementos era una constante en dicha carrera. Razón por la cual, al contrario de lo que era común en los 500 Mondial, esta unidad y otra igual se carrozaron en forma de berlinetta y no de barchetta o spyder. Eso sí, antes de la carrera gala este Ferrari Mondial se estrenó en el GP de Tánger 1954. Ahí quedó segundo, mientras que la participación en el Tour de Francia no fue ni de lejos tan exitosa.

A partir de ese momento nuestro protagonista pasó de mano en mano a través de prestigiosas colecciones privadas como la de Jon Shirley para acabar recientemente en manos del especialista Kidston. Eso sí, siempre con una característica muy especial: no haber sido repintado en ningún momento. Algo que le da un encanto extra al ser uno de los pocos Ferrari 500 Mondial respetuosos con su pátina original.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Datsun 260 Z: Nipón en Catawiki

Post siguiente:

Pontiac GTO: Impecable deportivo americano