Retromovil 728×90 px
Inicio»Artículos»Reportajes»Cuando la chatarra cobra vida

Cuando la chatarra cobra vida

banner-sromagosa-750x90

Todos hemos visto en la televisión, el cine o internet esos enormes cementerios americanos repletos de coches de hace más de 50 años, normalmente en paisajes desérticos que rodean a la famosa “Ruta 66”.

No sé si será el pensamiento generalizado de la afición, pero a mí ese tipo de lugares siempre me han parecido algo imposible de encontrar en nuestro país… hasta que un día apareció el que hoy traemos a estas líneas.

Es cierto que no se cumple lo del paisaje desértico ni lo de las enormes cantidades de “chatarra” -allí había “solo” unos 25 coches-, pero sin duda es un cementerio de máquinas con medio siglo o más de antigüedad y todas ellas con sus matrículas originales españolas, lo que, para mí, le da un extra de encanto.

SONY DSC

SONY DSC

1- Este era el panorama que encontramos al llegar
2- ¿Cómo ha llegado ahí ese Renault 5?

Pasión por el óxido

Sin embargo, para dar con este lugar anclado en el pasado no hubo más remedio que recurrir a la informática. Y tengo que reconocer que no soy demasiado adepto a eso de las nuevas tecnologías, pero en este caso han sido fundamentales.

Si no fuera porque uno hace de vez en cuando el “friky” por las redes sociales, este reportaje no habría sido posible. La cosa comenzó cuando un amigo de Cataluña puso en su perfil una foto muy interesante; esta, de baja calidad y hecha con un teléfono móvil, mostraba unos cuantos coches anteriores a 1940 amontonados en un descampado y con un aspecto más bien malo.

Por simple curiosidad y por ese interés que tenemos casi todos los aficionados hacia el óxido, pregunté por más detalles sobre aquel misterioso sitio. La primera información recibida fue que “estaban por mi zona”, y acto seguido me fue proporcionado el teléfono de quién le había pasado la foto a él. La cosa se ponía interesante.

La maleza y el óxido indican largos años a la intemperie
La maleza y el óxido indican largos años a la intemperie

Echándole algo de morro, llamé a aquel número de teléfono y me dispuse a preguntar por más información. Me atendió al instante un hombre llamado Antonio, que no solo no se molestó por mi llamada sino que con suma amabilidad me invitó a visitar el lugar. Iba a ser desmantelado justo unos días después, por lo que no tenía demasiado margen de tiempo.

“¿Cómo es eso?”, pregunté yo alarmado. “No te preocupes, que los coches van a un lugar mejor” me contestó mi interlocutor. La explicación era sencilla: Estaba hablando con Antonio Crespo, un conocido aficionado de la zona de Jaén que regenta un taller de restauración de clásicos en la pequeña localidad de Caleruela.

Según me dijo, el solar estaba ubicado a las afueras de Albacete capital, él mismo había adquirido el lote y se disponía a recogerlo a finales de aquella misma semana.

“¿Te quieres venir a hacerle unas fotos al sitio antes de que desaparezca? Creo que merece la pena.”

SONY DSC

SONY DSC

1- Este Renault 4/4 primera serie estaba muy completo
2- Poco después de tomar estas fotos, el lugar se desmanteló

Como es evidente, pensé que no se podía desaprovechar la oportunidad. Un lugar así ya no es fácil de encontrar -más bien imposible- y a este en concreto le quedaban horas contadas después de largos años de abandono.

Afición en exceso

Como en todo, la existencia de este sitio a día de hoy también tiene su explicación. No se trata de una chatarrería que lleva abandonada desde los años 60, aunque lo parezca, sino que esto que vemos son los “restos” de una gran colección de automóviles clásicos de un aficionado albaceteño.

Como les pasa a muchos coleccionistas, comenzó a reunir una gran cantidad de autos hasta que estos sobrepasaron sus posibilidades de almacenamiento, y de este modo una pequeña parte de la colección vino a parar a este descampado, cuando incluso en algunos casos ya se habían comenzado los trabajos de restauración.

SONY DSC

SONY DSC

1- Pinturas a medio lijar proporcionaban estos curiosos colores
2- Cualquier detalle de estos coches parece incluso “artístico”

Esto explica la rica variedad cromática que puede verse en las fotos, debida en algunos casos a que varias de las capas de pintura de los coches ya habían sido sometidas a un proceso de lijado como primer paso de la reparación.

El grupo de automóviles que fue “condenado” a la intemperie durante tantos años -cerca de 30- fueron los considerados menos valiosos o comunes de la colección; pero, si nos fijamos bien, hay algunas piezas interesantes.

 

Continúa en la Página 2

 

Post anterior:

Los atípicos héroes de Gerald Bear

Post siguiente:

Ambiente inmejorable en Venturada

1 Comentario

  1. Ahmed
    Abr 17, 2016 en 7:42 — Responder

    Hola muy buenas la verda me enteresa saber sobre algun coche lo que tienes de colecion si estan en la venta me llamo ahmed y soy de murcia me gustaria saber cuanto cuesta mas o menos la mas barata y que no le farta muchas piezas muchas gracias .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *