Retromovil 2019 Medio
ClassicMadrid Medio

Acaba de presentarse el calendario del Campeonato de Europa de Carreras de Camiones. Este año estrena una nueva cita en nuestro país, incluyendo el Circuito de Navarra, aunque una de las carreras más importantes es la que tradicionalmente se disputa en el madrileño Circuito del Jarama en octubre: el GP Camión de España. Este año será la XXVII edición: más de 25 años, que hacen de las Carreras de Camiones un clásico del deporte del motor.

La primera carrera de camiones del mundo se celebró a principios de los 80. En nuestro país no existió tradición en este tipo de competiciones, de marcada influencia americana, hasta 1987, y su evolución fue paralela a la del resto de Europa.

En un principio, las carreras eran lo más parecido a una reunión de amiguetes que se juntaban los domingos a correr con sus camiones, que eran los mismos que utilizaban para trabajar. Pero, poco a poco, los vehículos han ido evolucionando de manera impresionante, los pilotos se han profesionalizado y el dinero que se mueve alrededor de la competición ha aumentado vertiginosamente.

El circuito del Jarama, a principios de los 90
El circuito del Jarama, a principios de los 90

Desde los comienzos y hasta 1992 existían tres categorías diferentes en el Campeonato de Europa: la «Clase 1» incluía todas las cabezas tractoras cuyos motores no superaran una cilindrada máxima de 11.950 centímetros cúbicos. La “Clase 2” comprendía camiones de 11.951 a 14.100; mientras que la “Clase 3” iba hasta un máximo de 18.500 cm3 (¡!).

A partir de la temporada ‘92, dichas categorías pasaron a ser dos: “Super Truck”, o “Super Camiones”, también conocida como Clase A; y “Truck” o “Camiones” a secas, la Clase B.

La Super Truck estaba reservada a prototipos; es decir, a vehículos experimentales de las diferentes marcas con preparación libre. En ella, los fabricantes podían desarrollar todos los “inventos” que consideraran, sin ningún tipo de restricción. Esto sólo estaba al alcance de las más poderosas escuderías, y era un equivalente a la Fórmula 1 automovilística.

Un joven autor junto a un coloso
Un joven autor junto a un coloso

El parecido que guardaban esos vehículos con sus homólogos de carretera era meramente exterior. Estos últimos eran rudas máquinas de trabajo, mientras que los que luchaban en los circuitos constituían prototipos en los que contaba la aceleración, la frenada más eficaz, y la disminución de peso más que la capacidad de carga o la eficiencia energética.

La segunda clase se reservaba a los camiones derivados de serie y con preparación limitada, en la que los más modestos podían tomar parte sin necesidad de presupuestos desorbitados.

Un espectáculo en auge imparable

Según Antonio Albacete, Campeón de Europa y Campeón de España de Carreras de Camiones, “en la época del 95 al 2000 hubo mucho interés tanto por parte de Man como de Mercedes. Tenían su equipo oficial, construían los camiones de carreras y se los cedían a los equipos para que los hicieran correr. En este caso, Mercedes tenía 4 camiones, Man tenía otros 4, Daf llegó a tener 2, Caterpillar uno…

Espectáculo en el Supersiete del Jarama al acabar la carrera
Espectáculo en el Supersiete del Jarama al acabar la carrera

Esta categoría llegó a tener tal nivel de desarrollo que los costes se dispararon, y entonces las marcas ya no podían hacer frente a proveer a los equipos; y fue lo que hizo que esta categoría entrara en decadencia, desapareciera y se unificara todo en una sola a partir del año 2005. Ésta era más barata, y por lo tanto se podía intentar hacer volver a las marcas, que se habían marchado”.

Las carreras de camiones son un espectáculo en un auge imparable. Aparte de los intereses comerciales de marcas y patrocinadores, lo que tampoco admite discusión es el espectáculo inigualable que ofrecen estos monstruos de la carretera. Sus potencias varían, entre los 800 y los 1.500 caballos. El límite de las revoluciones del motor es de 2.600 por minuto. Dicho régimen se controla en todo momento, y se penaliza a los pilotos con 10 segundos por cada 10 RPM en que se excedan.

La velocidad está limitada a 160 km/h, aunque poco tiene que ver con las posibilidades reales de estos vehículos, capaces de superar los 200 kilómetros por hora en pruebas como el París Dakar. Los tiempos por vuelta que realizan llegan a ser más rápidos que los de la antigua Copa Renault Clio Iniciación; o incluso casi tan rápidos como los de la Copa Saxo de Citröen.

El hoy…

En cuanto a las medidas de seguridad, el arco es obligatorio en el interior de las cabinas. Las protecciones interiores se ven reforzadas por defensas laterales, colocadas para impedir la deformación de la estructura en caso de accidente y, sobre todo, para proteger el depósito de carburante. Las partes delantera y trasera cuentan con fuertes protecciones para caso de choque.

Los cinturones de seguridad están sólidamente fijados a la estructura de la cabina, nunca al asiento, y cuentan con cuatro puntos de anclaje.

Los camiones más potentes consiguen aceleraciones de 0 a 100 en menos de seis segundos y, por lo que respecta al consumo, llegan a beber 60 litros por cada 100 kilómetros, lo que vienen a ser unos 25 litros por camión en cada manga.

Y el ayer…

Las carreras (y los recuerdos)

Las carreras del Campeonato de Europa de Camiones están compuestas por dos mangas.  El baremo de puntos va desde los 15 obtenidos por el ganador hasta el único del décimo clasificado.

El procedimiento de carrera se inicia con una salida lanzada tras una vuelta al ritmo marcado por el camión más rápido de los entrenamientos. A partir de ese momento se darán 10 vueltas, a las que seguirá una más de enfriamiento, para preservar las mecánicas y evitar gripar los turbos, tras el banderazo de llegada.

La procedencia de los pilotos es de lo más variada: diversos periodistas, un ex-cantante (que formó parte del mítico grupo Abba), pilotos procedentes de otras disciplinas, como de los rallies o del París Dakar… Nombres ya míticos que han llenado de laureles las páginas de las carreras de camiones son los extranjeros Jokke Kallio y Steve Parrish, o los españoles Juan Escavias, Salvador Cañellas, Manuel Santos (quien fuera Campeón de España antes que Antonio Albacete), Jordi Gené y, en la actualidad, Antonio Albacete, con quien hemos tenido la oportunidad de charlar acerca de sus recuerdos en estas carreras.

Manuel Santos, predecesor de Antonio Albacete, a principios de la década de 1990
Manuel Santos, predecesor de Antonio Albacete, a principios de la década de 1990

– Cuando llegaste a las Carreras de Camiones, dentro de la categoría Supercamiones, aquellos vehículos eran auténticos prototipos de competición, casi equivalentes en desarrollo, prestaciones y precio a un fórmula 1, ¿no?

«Sí. Eran verdaderos prototipos. Los chasis no tenían nada que ver con los de los camiones de serie, hechos a base de largueros. Todo era construido exprofeso para esa categoría. El nivel de desarrollo iba a más, y cada vez era mucho más costoso. Mercedes y Man decidieron retirarse principalmente por un tema de costes; y entonces se unificó todo en una misma categoría.»

– Antiguamente, yo creo que existía un lado casi romántico, del transportista que durante la semana trabajaba con su camión, y el fin de semana se iba con él al circuito a correr; o se sacaba un camión del desguace y lo arreglaba adaptándolo para las carreras. ¿Eso se ha perdido y ahora todo es más profesional y más frío?

«Sí, es cierto que al principio era así . Pero al acoger el campeonato la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), lo hizo más seguro. Y se obligó a que los camiones llevaran las mismas medidas de seguridad que existen en los turismos. Entonces ya no podías coger el camión con el que andabas a diario por la carretera y luego irte a correr con él. Todo ha ido evolucionando, los máquinas punteras han ido pasando a equipos más pequeños, y ahora mismo todos los camiones que hay están construidos y hechos para las carreras.»
La rampa Pegaso del Jarama, hace 20 años
La rampa Pegaso del Jarama, hace 20 años

– Aún así, todavía se siguen notando diferencias entre los equipos más pudientes y los más modestos…

«Sí, hay diferencias entre los camiones de última generación de los equipos oficiales y los camiones de los equipos privados, que a lo mejor tienen ya cinco o seis años. La evolución se va notando. Aparte, los equipos oficiales llevan mecánicas mejores -la mayoría de ellas suministradas por MAN y Renault-, y los otros motores, aunque parecen iguales, no lo son.

Man ahora mismo está suministrando propulsores buenos a cuatro equipos. Los demás son motores en apariencia iguales, pero no tienen tanta potencia o desarrollo. Y con los camiones en si ocurre lo mismo: los equipos punteros llevamos la última evolución de lo que se está diseñando, al día, y los que van quedándose o alquilando camiones antiguos están por debajo. Los equipos de la mitad de la tabla para abajo, que son totalmente «amateurs», tienen máquinas con cinco o siete años de diferencia respecto a las nuestras. Y en ese paso del tiempo, se nota la evolución.»

– Aparte de los camiones punteros y los de los equipos aficionados, parece que siempre hay algunos con vehículos más antiguos dedicados sólo a dar espectáculo, más que a conseguir una buena posición en la clasificación.

«Por ejemplo, el Equipo Alvi tiene apego a la marca Pegaso. Los quieren mantener vivos, (de ahí ese rótulo pintado en sus cabinas que dice “Pegaso sigue vivo”), y por supuesto que con esos camiones no pueden luchar por puestos por encima de la media.

A la gente le agrada ver esos camiones rodando y dando espectáculo. Pero es a lo único que pueden aspirar.»

¿Pegaso sigue vivo?
¿Pegaso sigue vivo?

– Otro equipo entrañable era el “Negrito”, con un Dodge Barreiros negro.

«Sí, el Team Negrito también… ¡Al final es una pena que vayan desapareciendo! Pero tendríamos que empezar a hacer otra categoría: la de los camiones clásicos.»

– A lo que quería llegar: antes, al existir tres categorías, parece que todo el mundo podía correr.
En cambio ahora, con una única con vehículos más caros y más evolucionados, parece que se excluye a más gente.

«Lo que pasa es que desgraciadamente no hay tanto número… Hay veces que aquí, en el Circuito del Jarama, nos juntamos un montón de camiones. A veces hasta treinta y tantos. Pero en el resto del campeonato no es así, y no da para hacer dos categorías.

Sin embargo, sí que hay clasificaciones separadas, como por ejemplo en de las carreras del Campeonato de España (aparte de las carreras del Europeo), con una propia para los más amateur. Ellos tienen su podio, cogen su trofeo, y tienen su tabla aparte.»

– De todos estos años, ¿el 2005 sería tu predilecto por haber conseguido tu primer Campeonato de Europa?

«¡Sí!»
Dodge Barreiros "Negrito", de finales de los años 70
Dodge Barreiros «Negrito», de finales de los años 70 (desde www.via64.com)

– Y, aparte de ese año, ¿de qué otros momentos tienes un recuerdo especial?

«Un recuerdo muy especial es el de la primera vez que me monté en un camión. Era un supercamión, en el año 97, y me sorprendieron las prestaciones. Sobre todo la potencia que tenía. Venía de correr en la categoría de Superturismos, del Campeonato de España de Turismos, y me sorprendió muchísimo la potencia del camión.»

– ¡Pero en aquella categoría habías llegado a pilotar coches tan potentes y brutales como un BMW M3!

«Pues ten en cuenta que las máquinas de entonces daban unos 1500 caballos… Aunque pesaban más de lo que pesan ahora, unos 4.800 kilos, 1500 CV era una potencia bestial.»

– El límite de velocidad máxima a 160 km/h se sigue preservando, ¿verdad?»

«Sí. Además se sigue manteniendo el mismo formato de las carreras de entonces. Aunque hubo un par de años, creo que en el 2000 y en el 2001, en los que sólo corríamos los domingos; entrenábamos los sábados y había sólo dos carreras al día siguiente. Pero luego se volvió otra vez al formato de tener cuatro carreras: dos el sábado y dos el domingo, con lo que se gana en espectáculo.»

Patrick Bourny en acción…

– Aparte de las carreras propiamente dichas, también había espectáculos como los camiones acrobáticos de Patrick Bourny, por ejemplo, a quien hace mucho tiempo que no vemos.

¿Eso también se ha perdido?

«Pues depende de los circuitos. En Nürburgring, por ejemplo, hay una competición en la que se apunta gente con sus propios camiones. La llaman Go & Stop. Salen en la recta del circuito, ponen unos conos al final, y el que se acerque más al último cono sin pasarse de una raya, en el menor tiempo posible, es el que gana. Se apuntan una barbaridad: ¡70 u 80 máquinas! Depende de los circuitos, pero sí se suelen hacer exhibiciones.»

– Hablando de circuitos: A lo largo del tiempo se han ido incorporando trazados al Campeonato Europeo. De hecho, el año pasado habéis estado en Rusia. Y éste me llama la atención que hay un nuevo circuito en España, el de Navarra.

«Teníamos dos carreras aquí en España, en Albacete y en el Jarama, pero con la situación económica parece que el circuito de Albacete está casi a punto de cerrar y no podrá organizar las carreras. Por eso el año pasado fueron las dos en el Jarama. Y éste se ha encontrado un sustituto en el de Navarra, que yo creo que es una buena opción. He rodado con coches, tiene muy buena pinta y creo que va a ser un circuito bastante bueno para los camiones. De todas formas, el Jarama es el favorito para nosotros, por la cosa de estar en casa y por su historia… Nürburgring es una de las carreras estrella del campeonato, y Le Mans también tiene algo aparte de la cantidad de público que va. Cada uno tiene su propia historia.

El Jarama es como mi casa, es mi circuito y al que más cariño le tengo, porque ha visto empezar mi carrera deportiva, y por haber conseguido en él el máximo título que hasta ahora he logrado: el Campeonato de Europa.»

Antonio Albacete conquistando el Campeonato de Europa de 2005 en el Jarama
Antonio Albacete conquistando el Campeonato de Europa de 2005 en el Jarama

Como conclusión a nuestra entrevista, Antonio Albacete nos cuenta que «se echa de menos que haya más marcas, porque ahora casi todos los camiones son de la misma… Y como piloto, echo de menos la investigación: los supercamiones, que tenían un desorrollo bestial, y eran verdaderas máquinas de correr. Estamos un poquito limitados por el reglamento, pero también soy consciente de cómo está la situación económica a nivel mundial y hay que contener los costes lo máximo posible. Pero, aun así, yo creo que es una competición atractiva e interesante para el público.»

Sin duda, nosotros también lo creemos.

CRÉDITOS DE FOTOGRAFÍA Y VIDEO

Fotografía | Archivo autor, www.via64.com (Dodge Barreiros «Negrito»)
Vídeo | Archivo autor, multimediabgo, desde www.transporteprofesional.es y www.camionactualidad.es

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Guía de asistencia a Classic Auto

Post siguiente:

Y los ganadores de las entradas son...