Home»Noticias»Hallazgos»Jaguar E-Type de 1961: Primerísima serie con encantadora pátina

Jaguar E-Type de 1961: Primerísima serie con encantadora pátina

Este Jaguar E es una delicia. Una de las primeras unidades, conservada con una bonita pátina que lo hace más impresionante si cabe que una unidad competamente restaurada...

0
Shares
Pinterest WhatsApp

FOTOGRAFÍAS JAGUAR E-TYPE 1961: SIERRA CLASSIC SPORTCAR

En 1996 el Museo de El Prado vivió uno de sus días más convulsos. Tras meses de espera, al fin se descubría la restauración realizada sobre uno de sus cuadros más emblemáticos: El caballero de la mano en el pecho. Representado en todo tipo de antologías. Estudiado hasta la extenuación. Elevado a la categoría de símbolo de una época. Un lienzo conocido y reconocido que, sin embargo, aún sigue conservando todo el misterio encerrado en la intrigante mirada de un desconocido.

Con el dedo ávido sobre el disparador, decenas de reporteros esperaron el momento en el que el director del museo descorrió la tela. Una vez presentado, la polémica corrió como fuego sobre pólvora en todos los medios. Tanto que, incluso cuatro años más tarde, el debate llegó al mismísimo Congreso de los Diputados. Y es que, lejos de su aspecto tenebrista, ahora El caballero de la mano en el pecho lucía sobre un luminoso fondo de impactante luz gris. La restauración había cambiado por completo el cuadro. Y aunque ésta lo había devuelto al aspecto ideado por El Greco, lo cierto es que éste distaba mucho de la imagen conservada en millones de retinas.

Ahí empezaba una feroz disputa que aún se mantiene. ¿Hasta qué punto una restauración debe limpiar la pátina del tiempo? ¿Es mejor consolidar el desgaste? ¿O aún más correcto reparar el estado de origen? Unas preguntas que seguramente se estará haciendo el nuevo propietario de este Jaguar E-Type. Un primerísima serie, fruto de las primeras semanas de producción en 1961, que ha conservado una impecable pátina hasta este 2020. Una verdadera cápsula del tiempo donde el desgaste ha hecho mella en no pocos componentes. Eso sí, ¿merece la pena sustituirlos? Este Jaguar de 1961 plantea dudas que, quizás, deberían ser discutidas en el Museo de El Prado.

JAGUAR E-TYPE. LA DEFINICIÓN DEL ESTILO BRITÁNICO

El mal carácter de Enzo Ferrari es de sobra conocido. Sin embargo, esto no fue incompatible con su buen juicio hacia lo que ocurría fuera de su pequeño reino en Maranello. Cuando Ford le arrebató las 24 de Le Mans no tuvo problema en mascullar un «bellisima» ante la actuación del singular Ken Miles. Lo mismo que hiciera cuando, en 1961, Jaguar presentó su E-Type, declarando aquello de «éste es el automóvil más hermoso jamás construido». Una sentencia de fácil compartir, puesto que verdaderamente las primeras unidades del Jaguar E-Type se han convertido en una leyenda del diseño británico.

Ideadas por Malcom Sayer, sus líneas aerodinámicas forman una escultura en la que se aplicaron conocimientos extraídos de la industria aeronáutica. Un diseño de vanguardia bajo el cual se enconde la eficiente mecánica del Jaguar E-Type. Un seis cilindros en línea de 3’8 litros, derivado del bloque motor diseñado para los XK durante los años 40, el cual alcanza en los Jaguar E una potencia de 269CV alimentados por tres carburadores. Todo ello frenado por discos de freno en las cuatro ruedas; verdadera innovación para la época (no en vano fueron inventados por la marca).

Un icono de la ingeniería británica que, aún con su eficiencia de construcción y elevada producción, durante sus primeros años en cadena montaje contempló un ensamblaje realizado en gran parte a mano. Esto provocó introducir factores cuasi artesanales en el marco de una cadena de montaje en serie. Todo un reto para los historiadores del modelo, los cuales no terminan de verificar claramente las fronteras entre un primera y un segunda serie debido a las numerosas modificaciones introducidas semana a semana. Lo que está claro es que se vendía muy barato para la máquina que era y el trabajo que implicaba.

No obstante, lo cierto es que las primeras unidades de la serie I del Jaguar E-Type son las más valoradas. ¿Motivos? Bueno, no sólo son las más antiguas, sino que muchas de ellas siguen obedeciendo los patrones del primer diseño: el del modelo coupé de dos plazas. Una matriz de la que posteriormente derivaron los convertibles, pero también los no tan celebrados modelos 2+2 con batalla alargada. Es por ello que este Jaguar E de 1961 subastado en BringaTrailer es una pieza del máximo interés; más aún si tenemos en cuenta su interesante por escaso estado original.

JAGUAR E-TYPE DE 1961. EJEMPLAR DE PRIMERA HORA EN ESTADO ORIGINAL

Presentado en marzo de 1961 durante el Salón de Ginebra, el Jaguar E-Type contempló el inicio de su producción en serie pocas semanas después. Es por ello que, esta unidad completada el 30 de noviembre de 1961, es una de las primeras en la historia del clásico de Coventry. Todo un «rara avis» vendido en California a través de British Cars Distributors en febrero de 1962. Rematado en un precioso Old English White, este Jaguar E se dejó en escrupuloso almacenaje en 1978, momento en el que comienza un confinamiento en garaje hasta el pasado 2019.

Registrado desde 1982 en el Jaguar Associates Club de los Estados Unidos, a esta unidad no se le pierde la pista pero tampoco se la ve hacer kilómetros. Es por ello que poco a poco su estado quedó como el de una cápsula del tiempo, deteriorándose elementos como los cromados, las gomas o las telas sin afectar en demasía los óxidos o componentes mecánicos. Un proceso en el que ningún componente original fue sustituido, siendo de hecho vasija de los efectos del tiempo.

Con el odómetro fijado en unos 72.000 kilómetros, este Jaguar E-Type no tiene problemas de mecánica. Aunque, como hemos comentado, sí algunos en ciertos componentes relativos a los acabados. Entonces… ¿Qué hacer? ¿Conservar la pátina del tiempo? ¿Restaurar hasta la extenuación? No diremos nada. Como Mefistófeles en Fausto nosotros sólo vamos a intentar sembrar la duda en tu mente. Eso sí, lo cierto es que son muy numerosas las unidades del Jaguar E restauradas hasta la extenuación. Un dato que invita a la reflexión. Más aún cuando este clásico es parte del primer año de producción del E-Type.

¿Tú qué harías? ¿Dejarías el fondo oscuro del cuadro consolidando la pátina del tiempo? ¿O harías una limpieza científica para restaurar el aspecto aséptico del primer día? Piénsalo bien, porque esta polémica afecta tanto a las creaciones de Jaguar como a las de El Greco. Tanto a Coventry como al Museo del Prado.

Previous post

Por herencia: Peugeot 405 Mi16 y Peugeot 508 Hybrid

Next post

Porsche 550 Spyder. Dos ligeras unidades que aún siguen escalando los Alpes