in

Porsche 550 Spyder. Dos ligeras unidades que aún siguen escalando los Alpes

FOTOGRAFÍAS PORSCHE 550 SPYDER: PORSCHE NEWSROOM

Toda marca tiene alguna característica con la que ha definido sus mejores años. En ese sentido, decir innovación es decir Lancia. Una marca que durante treinta años lanzó modelos como el Lambda, el Aprilia o el Aurelia. Automóviles punteros por el chasis autoportante, los frenos de disco situados junto al diferencial o la invención del concepto GT. De la misma manera, resulta imposible separar la practicidad de Renault, la robustez de Volvo o la ligereza de Lotus.

Sin embargo, en lo que se refiere a esa última cualidad debemos hacer un apunte. Y es que, constreñida hasta bien entrados los cincuenta por motores de escaso caballaje, Porsche jugó sus bazas deportivas en la relación peso/potencia más que en en una enorme entrega de par motor. Así las cosas, mucho antes de que Colin Chapman brillara en la F1 con sus Lotus 25 los de Stuttgart ya sentaron cátedra con el mítico Porsche 550 Spyder de 1953.

Dotado de un peso extremadamente reducido, una estudiada aerodinámica y una batalla corta, el Porsche 550 Spyder destacó en carreras de resistencia con curvas reviradas, pero también en ascensiones contra el crono. Un prodigio de comportamiento dinámico con el que Porsche asentó su fama de marca preocupada por la ligereza. Algo que puedes comprobar pensando lo bien que un 550 Spyder puede desenvolverse en puertos como el del Edelweispitze. Un magnífico paso de montaña austriaco donde Ferry Porsche solía probar personalmente sus coches.

PORSCHE 550 SPYDER. UN JUGUETE LIGERO PARA LAS CARRERAS

Por todos es sabida la inclinación deportiva de la familia Porsche. Más allá de ser el creador del VW Beetle, Ferdinand Porsche siempre destacó por su participación en el automovilismo alemán de los años 30. De hecho, en cuanto pudo hacer versiones deportivas del KdF Type 1 las hizo, derivando después de la Segunda Guerra Mundial en los exitosos 356 con los que inauguró su propia marca. Ligeros y con buen comportamiento, estos coches lo tenían todo para ser deportivos. Todo menos un motor de cierta potencia.

Limitados por su exánime cuatro cilindros bóxer de 1.1 litros, a los Porsche les separaba un abismo respecto a los potentes V12 italianos. De hecho, incluso ante los L4 Lampredi tampoco tenían nada que hacer. Entonces, si Porsche no podía dar la talla con sus motores… ¿Cómo conseguiría brillar en las competiciones de la época? Pues muy sencillo: en espera de motores más potentes como el que montaría el 550A, la única baza posible era contar con el favor de la báscula. Así, mientras en rectas como Mulsanne los Porsche resultaban vulnerables, en las enrevesadas curvas de la Targa-Florio presentarían batalla.

porsche 550 spyder

Guiados por este planteamiento, los de Porsche evolucionaron multitud de unidades del 356 junto a los numerosos piloto-cliente apoyados desde la empresa. No obstante, faltaba algo más. Un vehículo que profundizase de forma radical en este planteamiento. De construcción rentable y por supuesto homologable para calle, pero capaz de ser el más ligero del momento. Así las cosas, en 1953 apareció el Porsche 550 Spyder. Un biplaza de tan sólo 550 kilos, impulsado por un cuatro cilindros opuestos de litro y medio capaz de entregar 110CV . Todo con una relación peso/potencia nada desdeñable para la época.

PORSCHE 550. 90 UNIDADES MUY DIFERENTES ENTRE SÍ

Ya lo hemos dicho más de una vez: escribir sobre Porsche es un reto para cualquier redactor. Pocas marcas cuentan con semejante panoplia de versiones y unidades modificadas como los de Stuttgart. Un mar de datos donde perderse fácilmente, algo que puedes comprobar rastreando las en torno a 90 unidades del Porsche 550 Spyder. Algunas con modificaciones tan curiosas como las del Michael May 1955 Mille Miglia y su alerón sobre el habitáculo abierto.

Lejos de contar con impactantes apliques aerodinámicos, los Porsche 550 Spyder que aquí estás viendo se caracterizan por montar un motor Furhmann. Diseñado con la intención de ganar en Le Mans, este motor es uno de los más complejos en la historia de la marca. Un mecanismo con cuatro árboles de levas y multitud de componentes tan difíciles de afinar como sus carburadores de doble cuerpo Solex 40. El primer motor de Porsche diseñado específicamente para carreras, el cual consiguió unos resultados más que notorios gracias a su aplicación en los 550, 645 y 718.

porsche 550 spyder

Conservados en perfecto estado, estos dos Porsche 550 Spyder pertenecen a la colección personal del hijo y el nieto de Ferdinand Porsche. Apasionados por el legado de la marca, quienes aún siguen sacando a rugir estos coches por los mismos puertos de montaña al sur de Salzburgo donde los probadores solían hacer sus rutas. El recuerdo de que, aunque ahora Porsche ya cuente con motores de enorme potencia, sus inicios y definición están ligados a una característica: la ligereza.

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

49.1kFans
1.6kFollowers
2.4kFollowers
3kFollowers