isotta fraschini
in

Isotta Fraschini Tipo 8A. Una de las cumbres del automovilismo de preguerra

Aunque normalmente se les considere los Rolls-Royce italianos, la verdad es que cualquier modelo de Isotta Fraschini cuenta con una identidad más nerviosa y deportiva que la de los británicos. Además, en materia de calidad se dice que incluso superaban a los Duesenberg. Debates que quedan a un lado cuando se tiene la oportunidad de observar ejemplares como este Tipo 8A. Un Isotta Fraschini realmente radiante.

“Un Isotta Fraschini 8A es un modelo grande, pesado y rápido. Lo conduces con energía y determinación. Se le ha llamado el Rolls-Royce italiano pero es completamente diferente. Palpita, no ronronea. No flota, conquista. No te aísla, te expone. Y no asegura, amenaza. Es adrenalina, no serotonina”. Así se refiere el restaurador Fred Buess a cómo se ha de manejar y concebir un Isotta Fraschini. Justo de la forma contraria a la que muchos pensarían dado el carácter señorial de sus creaciones. Con acabados lujosos y chasis alargados para lograr la máxima comodidad.

No obstante, tampoco sería adecuado tomar por norma general la imagen de los grandes Isotta Fraschini para ser llevados por un chófer. Lejos de ello, también existieron ejemplares con veleidades más deportivas. La misma dualidad que podemos ver en otras grandes marcas de la época como Duesenberg. Conviviendo modelos spider como el SSJ con cómodas creaciones de batalla alargada como el SJ Beverly. Dualidad siempre inscrita dentro de la exclusividad propia de estas marcas. Las cuales alimentaron junto con Rolls-Royce, Packard y Pierce-Arrow los garajes de estrellas del espectáculo, altos mandatarios y hombres de negocios.

En ese sentido, Isotta Fraschini destacó como la empresa italiana más importante en este mercado de alta gama. Y eso que siquiera partió con la vocación decidida de hacerlos. Estando más bien centrada en diversos negocios relacionados con el motor y la comercialización de vehículos que en diseñar su propia gama. Afortunadamente, la pericia tecnológica de sus ingenieros derivó en la fabricación de unas mecánicas espectaculares. Carrozadas con acierto para convertirse en símbolo del automovilismo más exquisito. Muestra de ello es este Tipo 8A Roadster de 1929 a subasta en World Wide Auctioneers.

ISOTTA FRASCHINI. UNA EMPRESA CON DIVERSOS NEGOCIOS

Nacida en los primeros albores del siglo XX, Isotta Fraschini nació para la importación a Italia de automóviles Renault y Mors. Actividad comercial que, a los pocos años, compatibilizó con la fabricación de motores de aviación y náutica. Algo que posteriormente llegó a complementarse incluso lanzando diversas gamas de camiones y vehículos industriales. No obstante, en lo que se refiere a los automóviles, la historia comienza cuando en 1904 aparecen los primeros turismos ideados y ensamblados por la propia marca en sus instalaciones de Milán.

Así las cosas, el primer mercado de interés no fue tanto el de los elegantes y cómodos automóviles para el transporte de las clases altas como el de los deportivos de competición. Con la mirilla puesta en los “gentleman racer” del momento, Isotta Fraschini apareció como una de las marcas recurrentes en carreras italianas como la Coppa Florio. Una de las competiciones seminales del automovilismo deportivo, donde Isotta inscribió modelos de hasta 100CV y 17 litros de cilindrada en el caso del Tipo D. Una estela deportiva que, aún rebajada al cambiar hacia un público con menos ímpetu por la velocidad, siempre permaneció en la definición de modelos como el Tipo 8.

Posiblemente el modelo más exitoso en la historia de Isotta Fraschini, la cual encontró en él un vehículo tan versátil y excelente como Duesenberg lo hiciera con su J. Y es que, sólo con echar una mirada a las diferentes versiones del Tipo 8, podemos encontrar una gran cantidad de carrocerías. Alternando las más deportivas de una sola bancada con las más “aristocráticas” de dos y habitáculo cerrado. Trabajos siempre realizados por carroceros independientes, ya que Isotta Fraschini -al igual que la mayor parte de las marcas del momento- servía desnudo el chasis junto a la mecánica.

TIPO 8. INGENIERÍA ITALIANA PARA EL MERCADO AMERICANO

Antes de la Primera Guerra Mundial Isotta Fraschini fue una empresa claramente visible en el mundo de la competición. Un excelente campo de pruebas donde ensayar fiabilidad y potencia para los motores. Cualidades aplicadas durante los años 20 en el Tipo 8. El modelo que, con todas sus series y variantes, ha sido el más conocido de la marca. Un automóvil dotado de una fama que lo precede, enfocado especialmente al mercado americano. Y es que, al fin y al cabo, la mayor parte de las fortunas del momento se estaban engendrando en aquel país. Justo el público que necesita un automóvil de alta gama como éste, nacido para competir con los Rolls y Duesenberg del momento.

En este contexto, el Isotta Fraschini Tipo 8 ofrecía algunas de las últimas novedades de la industria. En el aspecto mecánico la más destacada fue montar uno de los primeros motores de ocho cilindros en línea producidos en gran serie. Mientras que en la seguridad su sistema de frenos marcó diferencias claras respecto a las medias del momento. Además, el lanzamiento en 1925 de la segunda serie -conocida como Tipo 8A- supuso un gran incremento de cilindrada, pasando de 5’9 a 7’4 litros. Así, la potencia aumentó hasta los 160CV en algunos casos.

Un ejemplo de calidad que, además, se engrandecía cuando Isotta Fraschini se anunciaba como una empresa donde todo se hacía a mano con unos altísimos criterios de calidad. De hecho, el coste de un Tipo 8A podía superar fácilmente el de un Duesenberg J. Algo que nos da la medida de hasta qué punto llegó lejos esta marca italiana, la cual es ahora un icono para coleccionistas gracias a modelos como el que ilustra este artículo. Una unidad de 1929 registrada seis años más tarde, la cual ha recibido diversas restauraciones hasta lograr su estado actual. Un estado que, aún no siendo el original, proyecta muy bien el encanto de los felices años 20.

Fotografías: World Wide Auctioneers

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

49.9kFans
1.6kFollowers
2.4kFollowers
3.1kFollowers