Liberty 750×184

500 Ferrari contra el Cáncer, a por todas



Pasión y solidaridad son las causas del Sport & Collection 500 Ferrari contra el Cáncer, evento francés que se celebra en el circuito de Val du Vienne, muy cerca de Poitiers.

Tiene lugar el primer fin de semana de junio y el principal objetivo de Jean-Pierre Doury, su organizador, es juntar durante tres días a la mayor cantidad de máquinas para recaudar fondos con los que financiar la investigación contra el cáncer que lleva a cabo la unidad de Cancerología del centro Universitario del Hospital de Poitiers.

El Sport & Collection 500 Ferrari contra el Cáncer empezó hace ya 21 años -en aquel entonces eran «tan solo» 100 Ferrari contra el cáncer- y desde entonces lleva recaudado mas de 3.200.000 euros para la causa. Para tan importante labor se realizan varias subastas de pequeños artilugios, como guantes o cascos de competición cedidos por pilotos, cuadros o libros firmados, entre otra automobilia.

Pero el grueso del asunto esta claramente en los llamados bautismos en pista donde, por un precio de 25 euros, es posible montarse en un Ferrari, Lamborghini u otros automóviles semejantes para dar tres o cuatro vueltas al circuito. Si uno tiene suerte se puede caer en un F40 o en un Testarossa y que te den unas vueltitas a una velocidad bastante considerable. A pesar de que parezca caro, puedo deciros que el público se involucra por completo.

Aniversario 308/328: Fioravanti

Cada año se celebra algún aniversario de la casa de Maranello, y en esta edición le tocó el turno al Ferrari 308, por sus 40 años, y al 328, por sus 30 (Ver comparativa). Estuvo presente el gran artífice de su diseño, Leonardo Fioravanti, el cual también tiene en su haber otros modelos rojos como el Daytona, el Dino 246, el BB o el 288 GTO.

El legendario Fioravanti presidió las celebraciones y el desfile de la comitiva de 308 y 328, y habló sobre su profesión durante la gala del sábado y sirviéndose de bocetos y dibujos inéditos. Asimismo, firmó su primer libro y atendió a la prensa y a los aficionados gentilmente. Así da gusto.

Tampoco faltó la presencia de expilotos reconocidos como Rene Arnoux o Henri Pescarolo, los cuales demostraron que no han perdido ni un ápice de habilidad a los mandos de sus Inaltera Rondea y Matra V12.

El Sport & Collection 500 Ferrari contra el Cáncer es un evento de coches mayoritariamente modernos, aunque también se reúnen un nutrido grupo de joyas clásicas. Ejemplos hay a raudales, pero podríamos citar los Jaguar SS y D Type, el F1 biplaza de Pescarolo o los Lola T70, Porsche 906, Ford GT que se baten el cobre en las carreras en pista, que también las hay.

Así que centrémonos en lo que nos gusta, la maquinaria añeja. En lo que se refiere a la marca protagonista, Ferrari, varios de los cavallinos sobresalían por encima de los demás: Por un lado estaban los modelos ex-Le Mans sport como el ejemplar único 308GT4/LM o el brutal 512 BB LM; por otro, en la sección F1 estuvieron presentes el 641 con el que Alain Prost corrió la temporada de 1990 y el F93 pilotado por otro maestro galo, Jean Alesi.

En competición destacaron los 308 GTB Gr4 Michelotto y un 250 GT Boano; aprovechemos para recordar que los modelos de este carrocero están cada vez mejor valorados. Y ya en modelos de calle, se dejaron sentir con fuerza los 330 GTS, 365 GT 2+2, 250 GT, 275 GTB, 365 GTC/4, 330 GT 2+2 Chinese Eyes, 250 GT california, y la única unidad de 212 export con carrocería Motto.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. El jueves se abre el circuito al llamado Open Pit Lane, mangas libres para aquellos visitantes que quieran hacer pinitos con sus deportivos, sean Ferraris o no. También tiene cabida el sábado una parade para clásicos populares, y la llegada del Rally turístico Charente-Limousine, que tras unos cientos de kilómetros visitando villas y chateaux termina en Val du Vinne con la entrada a pista y su correspondiente desfile.

Ferrai Vs. Cáncer: No sólo coches…

En definitiva, el Sport & Collection 500 Ferrari contra el Cáncer es un evento con ambiente festivo y familiar donde tampoco faltan restaurantes, tiendas y demás entretenimiento. Además, para aprovechar el viaje, se pueden realizar varias visitas turísticas; y es que la zona de Vienne, perteneciente a la región de Poitou-Charentes, bien lo merece…

Pueblecitos con espectaculares abadías, castillos o palacios como Montmorillon, Chateauroux o el pueblo fantasta Oradour sur Glane, conservado en el estado en que quedó tras su destrucción en la segunda guerra mundial -aquí descansan varios coches heridos por la artillería alemana-, ponen de relieve el potencial turístico de esta bonita región del país vecino.

Incluso, a unos 50 kilómetros del circuito es posible visitar el Museo de Auto Moto Velo, el cual está situado en pleno centro de la pequeña ciudad de Chatellerault en un curioso emplazamiento, el corazón de una antigua fábrica de armas. Un edificio y alrededores perfectamente conservados alojan en sus más de 3000m2 una notable colección de aproximadamente 200 motos y vehículos históricos. ¡Qué más se puede pedir!

 

Accede a más fotos de Ferrari Vs. Cáncer haciendo click aquí…

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Los Range Rover cumplen ¡45 años!

Post siguiente:

Prototipo de VW Escarabajo calcinado, a restaurar