Catawiki 750

Auto Retro Cabecera 1
Retromovil Cabecera 3

TEXTO Y FOTOS: MARIO LAGUNA

Un cuarto de siglo de agua ha pasado bajo el puente sobre el río Maas, traducción al castellano de Maastricht y no tantos coches, pero sí un gran puñado de ellos se han expuesto durante el mismo tiempo, una tras otra, durante las ediciones celebradas por Interclassics.

Del 11 al 14 de enero de 2018 Interclassics celebró esa mayoría de edad en el buen hacer de presentación de colecciones, subastas, ejemplares exóticos, con una recopilación de lo mejor de sus anteriores salones, seleccionando para los aproximadamente 30.000 visitantes 18 de los coches más destacados que pasaron por la ciudad histórica en el sur de los Países Bajos.

Toda selección es por fuerza arriesgada, pero La Escudería no se equivocará mucho si extrae cinco ejemplares como los favoritos de un mayor número de visitantes del salón, como eran:

  • Bugatti T54 de 1931
  • FIAT Otto Vu Supersonic, carrozado por Ghia en 1953 que destaca por la limpieza de sus líneas entre los de su clase
  • Jaguar-D, un importante coche de carreras que ganó las 24 horas de Le Mans en 1957
  • Alfa Romeo 8C 2300 de 1932, de un período en el que la marca italiana se esforzaba por alcanzar la competitividad de las Flechas de Plata alemanas
  • Mercedes-Benz 500K de 1935, con la particularidad de ser uno de los solamente 29 fabricados en forma de Special Roadster.

FERRARI Y PORSCHE EN INTERCLASSICS

Interclassics no se limitaba a recordar su pasado, sino que los alicientes abundaban en los tres enormes pabellones de exposición, a los que se sumaba un primer piso destinado a los clubes. Entre ellos, la LOF anunciaba una próxima celebración del 50 aniversario del Dino 206/246 que tendrá lugar el mes de marzo en Luxemburgo, para lo cual se servía de un magnífico ejemplar perfectamente restaurado hasta en su inusual color verde de origen.

Porsche no faltaba a la cita con excelentes restauraciones tanto del modelo 356 como del popular 911. Uno de los 356, un Speedster de 1955 azul con motor de 1.500 cc obtuvo el premio a la mejor restauración y estaba en venta por la bagatela de 550.000,00 euros. A su lado, un compañero de 1958 y motor de 1.600 cc intentaba hacerle sombra con una etiqueta de 475.000,00 euros. Más modesto en sus pretensiones, un 911 de 1968 se vendía por tan solo 140.000,00 euros, a pesar de un motor más potente de dos litros.

DESCUBRIENDO AL FROGEYE (Y AL OPEL GT)

Entre los clubes tuvo lugar un acontecimiento destacado cuando un aficionado holandés a los Austin Frogeye retiró la lona que lo cubría a un coche verdaderamente histórico que compitió en el rallye de Montecarlo de 1959, clasificándose en quinto lugar de su clase. No es de extrañar que tras una restauración que ha durado más de diez años se le concediera el premio de Mejor Coche de Club.

Entre las ocasiones que se presentan pocas veces en veinticinco años, se podían admirar juntos el Opel que con el número de proyecto 1484 se presentó en el salón de Frankfurt de 1965 y derivó posteriormente en el Opel GT de producción. A quienes les guste el juego de encontrar diferencias pueden empezar por los faros escamoteables de muy distinto diseño en el prototipo y en los fabricados en serie.

BMW realizaba un esfuerzo loable al reconstruir un concesionario con todos los detalles de época en el que parecía no haber pasado el tiempo. En lugar central un 1600 cabriolet parecía salir de fábrica esperando su primera matriculación.

VETERANOS Y 4 LATAS

Dando un paso atrás, los años cuarenta estaban bien representados y el premio a la mejor preservación de un coche sin restaurar fue a parar a un Opel Kapitän de 1939, encontrado en Oslo en 1994.

Los numerosos comerciantes ponían el cartel de “vendido” en muchos de sus coches. Una venta destacada es la de un Lancia Aurelia B24 S cabriolet de 1959, vendido casi en el acto por 398.500,00 euros.

Menos pretensiones tenía un ejemplar llegado de la península Ibérica, matriculado en Murcia. El 4L con unos 70.000 Km lucía un cartel con la cifra de 9.950,00 euros.

Post anterior:

Fangio, Monza y Alfetta: Una Historia De Amor

Post siguiente:

Rareza en Catawiki: BMW Alpina B9 3.5