seguro coche clasico
martes, mayo 18 2021

En el automovilismo la publicidad recorre caminos curiosos. Y es que, más allá del simple anuncio con las bondades mecánicas de cada modelo, las marcas hacen enormes esfuerzos por crearse una determinada imagen. Una estrategia es crear modelos sobresalientes gracias a los cuales proyectar una imagen de calidad e innovación. En este sentido, el ejemplo más interesante es el de Volkswagen con los actuales Bugatti. Tanto con el Veyron como con el Chiron Ferdinand Piech consiguió justo lo deseado: hacer un alarde de tecnología.

Un alarde nada rentable, pues a pesar de lo elevado del precio Volkswagen sale perdiendo en cada unidad cifras que harían retorcerse de dolor a cualquier contable. Algo que se explica por la enorme inversión requerida en el desarrollo del modelo, lo cual, sin embargo, ofrece a la marca la posibilidad de usar a estos Bugatti como bancos de prueba de tecnologías que llegarán a la calle. Justo el punto que interesa a los publicistas ya que, si Volkswagen está a este nivel… Como comprador de un sencillo utilitario me siento arropado por la idea de adquirirlo en la gama de una empresa tan puntera como para fabricar el Veyron.

Otra estrategia mucho más antigua ha sido la de la competición. De hecho, ya en 1903 Renault disputaba carreras como la París-Madrid con bestias de metal capaces de ponerse a 130 kms/h en carreteras bacheadas. Una temeridad que le costó la vida al propio Marcel Renault. Pero también una imagen llena de adrenalina y tecnología que, de una manera u otra, crea una sólida imagen de marca capaz de empapar incluso al modelo más prosaico. Justo la idea que animó a Citroën a presentar la versión de rallye del ZX meses antes del lanzamiento del mismo como coche de serie. Un lanzamiento del cual se cumplen 30 años este 2021.

citroen zx rallye

CITROËN ZX RALLYE. LA RÁPIDA ASCENSIÓN A LA CIMA

Hace unos días os hablábamos de los inicios de Citroën en el Campeonato Mundial de Rallyes. Y es que, aunque se llegaron a ver incluso algunos DS en algún Montecarlo durante los sesenta, lo cierto es que la propia marca no se implicó en la competición hasta los ochenta. Para ello primero pidieron ayuda a Lotus intentando que ésta montase lo que parecía un Visa sobre la base de un Esprit. Dado que el experimento con el Lotus-Visa salió mal, Citroën encaró por sí misma el reto creando el Visa 1000 Pistes. Primer 4×4 de la marca pensado para la competición, éste fue el modesto pero eficaz punto de partida para un vertiginoso ascenso.

citroen zx rallye

Eso sí, tan vertiginoso como imprevisible. Y es que la idea de Citroën era crecer dentro del Grupo B del Campeonato Mundial de Rallyes. Algo para lo que crearon el desafortunado BX 4TC. Llegados a este punto nada parecía anunciar a Citroën como una marca exitosa en las pistas de tierra. Sin embargo, el departamento de competición de PSA estaba ultimando a los tremendos Peugeot 205 y 405 pensados para el Grupo B. Cancelado tras el accidente mortal de Toivonen en 1986, estos coches necesitaban ser reorientados a otra categoría para que la inversión no fuera perdida.

Así las cosas, los directivos de PSA desviaron el proyecto de Peugeot a Citroën. ¿Por qué? Pues precisamente por una estrategia comercial basada en la imagen de marca creada por la competición. Y es que para 1991 estaba previsto el lanzamiento del Citroën ZX. El nuevo turismo de la marca del chevron, presentado con visos de no ser una verdadera revolución tecnológica pero sí un buen coche a nivel de ventas. Algo para lo que había que crear una excelente campaña de promoción, la cual tendría como estrella al Citroën ZX Rallye.

CITROËN ZX RALLYE, PRESENTADO ANTES QUE EL MODELO DE SERIE

Presentado en 1990, el Citroën ZX Rallye se adelantó a la salida a mercado del modelo de serie. Una acción que sólo se explica desde el punto de vista de la publicidad, la cual creó para el ZX una imagen de resistencia basada en dos campañas. La primera era la del Citroën ZX Rallye, la cual por cierto salió a pedir de boca ya que en 1991 éste fue el coche ganador del París-Dakar. La segunda fueron kilométricas pruebas de resistencia aparecidas en revistas como Quattroroute, donde el Citroën ZX se veía sometido a 120.000 kilómetros a cara de perro y sin mantenimiento.

Con estos antecedentes, los compradores del Citroën ZX sabían no estar adquiriendo el modelo más mítico de la marca, pero sí al menos uno muy práctico y resistente. Un primo de la versión de rallyes, totalmente diferente a la de calle pero pensada por el mismo solvente grupo PSA. Eso sí, muy alejado de las prestaciones de la versión del Dakar, vitaminada hasta los 330CV. Una potencia con la que logró conquistar numerosas victorias a lo largo de sus siete años en competición.

citroen zx rallye

Excelente tarjeta de presentación para el mucho más modesto Citroën ZX de calle, del cual se cumplen este 2021 treinta años. El momento perfecto para reflexionar sobre este recién estrenado clásico, el cual introdujo en la marca novedades como el tren trasero autodireccional. Un vehículo del que dentro de poco iremos desgranando más datos, dando especial importancia a sus versiones más deportivas. En todo caso, un coche que, desde antes de salir a los concesionarios, contó con una publicidad muy bien pensada.

Fotografías: Citroën Origins

Previous

Citroën Visa 1000 Pistes. Primer 4x4 para competición de la marca

Next

SEAT Ronda Crono 2000. Un deportivo de tirada limitada afinado por Porsche

Miguel SánchezMiguel Sánchez

Sobre el autor...

Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *