Liberty 750×184

‘Cariño, Hay Un Ferrari En El Salón’

Un coche para el día a día se aparca donde se puede. Debe resistir el calor, el frío, los golpes... es un utilitario para la vida cotidiana. Un clásico es otra cosa: Por su edad y sus características se cuidan con un especial mimo y duermen en un garaje... O directamente en el salón!

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

Durante años, uno de los edificios más grande y modernos de Europa se encontraba a las afueras de Turín: El complejo Lingotto, la mítica fábrica de FIAT. Los materiales que entraban a la misma se iban ensamblando planta a planta, en orden ascendente, hasta acabar siendo probados ya como coche en la pista peraltada de su azotea. A nivel mundial, la contraparte del gigante italiano era el Ford River Rouge Complex: una fábrica de 3’84 kilómetros cuadrados en la que se invirtieron 11 años de trabajo.

Poco antes, la floreciente Detroit había visto levantar la Packard Automotive Plant: un descomunal edificio hoy en ruinas, símbolo de cómo han cambiado las cosas en el mundo globalizado. Como ves, está claro que hay una conexión entre arquitectura y automóvil. Tanto que algunos la han llevado hasta su propia casa, diseñando su hogar en torno a la forma y manera de admirar el patrimonio histórico.

UNA CASA PARA LOS COCHES

Cuando el estudio de arquitectura de Matt Fajkus recibió el encargo de una nueva casa en Austin, no recibía un encargo cualquiera. Quien lo hizo fue un coleccionista de coches clásicos con ejemplares tan preciosos como un Dino o un Porsche 356. Coches con un diseño así configuran lo que algunos llamarían una “colección de arte”, por lo que la idea del cliente era clara: hacer una casa con los coches como punto central.

Lejos de almacenarlos fuera de la vista en un garaje, aquí los coches son el centro de atención en la casa. Diseñada a través de amplios espacios, luminosos ventanales y una disposición pensada para el manejo de los autos en la planta baja, esta casa es un verdadero museo del automóvil donde éstos son su principal mobiliario.

Como ves, hasta incluye espacio para un pequeño taller. Por no hablar de que las perspectivas están pensadas para que siempre se genere una vista en la que puedas ver -y se puedan lucir- los clásicos de esta magnífica colección. Sin embargo, y como vamos a ver ahora, algunos llevan este concepto a niveles aún mayores…

matt fajkus arquitecture
En esta otra casa, el dueño ha decidido decorar su salón con un «mueble» muy especial. Fuente: Petrolicious.

UN FERRARI EN MI SALÓN

Cuando eres arquitecto, necesitas objetos con formas que te inspiren. Para el siguiente arquitecto no hay duda sobre cuál es ese objeto: el Ferrari 512 Berlinetta Boxer. Para él se trate de una cosa donde diseño y tecnología se dan la mano: la inspiración perfecta para un hombre que ha de hacer justamente lo mismo en su trabajo.

En este caso, la berlinetta ocupa un puesto tan prominente dentro de la casa que se encuentra, ni más ni menos, que en el salón. Sí, has leído bien: en un salón luminoso y minimalista donde este diseño de Leonardo Fioravanti -responsable entre otros del F40 o el 288 GTO- para Pininfarina ocupa el puesto central. Eso sí, con todo bien pensado: gracias a una ingeniosa plataforma basculante que lo saca fuera el coche no tiene que arrancarse en el salón, por lo que limpieza está asegurada.

En este vídeo de Petrolicious puedes ver el resultado. Un resultado que, aunque a priori pueda parecer algo excesivo, a nosotros nos parece de lo más bonito. Con ese Ferrari delante del sofá… seguro que miraríamos menos a la televisón.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Un Rally De Vehículos Clásicos... Por Los Aires

Post siguiente:

Cambiando las Reglas del Juego: Peugeot L45