abarth simca
in

Abarth Simca 1300GT. Rienda suelta a la deriva deportiva del Simca 1000

Hace sesenta años Simca presentó su modelo 1000 como una alternativa algo más amplia que el FIAT 600 pero menos costosa que las berlinas. Bajo este planteamiento cosechó un éxito de ventas que tuvo su guinda con la amplia presencia del modelo en la competición. De hecho, incluso hubo dos variantes hechas por Abarth con el apoyo de la casa gala. La más diferenciada al modelo original es el 1300GT. Un modelo que incluso cuenta con un motor diseñado en específico para él.

A pesar de convertirse en un reconocido piloto de automovilismo, Fabrizio Violati empezó su carrera deportiva a dos ruedas. Concretamente a lomos de una Vespa, cuyo equipo oficial lo contrató tras saber que era capaz de saltar hasta doce barriles en un único salto. Hazaña que realizó con tan sólo dieciséis años, sirviéndole como puerta de entrada al Campeonato Italiano de Regularidad organizado por la popular marca de motos. Así las cosas, lo que podría haber sido una fructífera trayectoria en el mundo de las acrobacias desembocó en la creación del museo Maranello Rosso.

Y es que, además de competir en todo tipo de carreras hasta su muerte en el 2010, Violati estableció una de las mayores colecciones Ferrari del mundo. Un tesoro que acompañó con no pocos ejemplares de Abarth expuestos en el sótano del edificio. Auténtica galería referencial para cualquier seguidor del motor italiano, la cual fue desmantelada hace ahora siete años. Toda una lástima. Ya que sus modelos antes musealizados acabaron en múltiples manos a través de subastas tan mediáticas como la del 250 GTO ofrecido por Bonhams.

No obstante, más allá de los modelos más icónicos la colección del museo Maranello Rosso escondía otras piezas también dignas de asombro. Una de ellas fue su Abarth Simca 1300GT de 1963 rematado en un luminoso color azul. Curioso híbrido italiano-francés expuesto en el muestrario del Maranello Rosso desde 1978 hasta su liquidación el pasado 2014. El cual vuelve a a ser subastado esta vez por RM Sotheby’s en el marco de The Guikas Collection. Sin duda uno de los encuentros más interesantes de este año para los seguidores del automovilismo deportivo.

SIMCA 1000. DE LA CALLE A LAS CARRERAS

Al contar la historia de cómo el automóvil llegó a ser un objeto de consumo masivo entre las nuevas clases medias hay modelos que brillan con luz propia. Uno de ellos es el Simca 1000. Del cual se vendieron casi dos millones de unidades desde 1961 hasta 1978 en países tan dispares como Francia, España o Chile. Un meritorio éxito comercial. Más aún si tenemos en cuenta que no se movía en el rango del FIAT 600. Sino en el del Dauphine y otros modelos de cuatro puertas. Un segmento muy concreto. Justo por encima de cualquier utilitario urbano pero sin llegar a ser una berlina como tal.

De esta forma, la concepción del Simca 1000 requirió de un estudiado diseño que trascendió a la factoría de Poissy. Por ello la marca gala recurrió a FIAT, con la cual gozaba de una buena relación tras haber producido diversos modelos de la misma bajo licencia. En este sentido, Simca recibió asesoría del visionario Dante Giacosa para el desarrollo del motor. Hecho que fue rematado por el diseño de carrocería firmado por los míticos Mario Revelli y Mario Boano. Una combinación de nombres referenciales rematada con la colaboración de Porsche en el diseño de la transmisión de cuatro velocidades.

Así se apuntaló la excelente calidad del Simca 1000. Cuyo motor con 944cc y 52CV era capaz de mover con soltura los 785 kilos dados en báscula. La base perfecta para que preparadores privados e incluso la propia marca impulsasen variantes deportivas protagonistas en todo tipo de rallyes, carreras de turismos y copas monomarca. Hecho que conocemos bastante bien en España gracias al Desafío Simca. Aunque en lo relativo a fineza técnica alcanzó su cima con las unidades firmadas por Abarth gracias a la complacencia del director de Simca Henri Pigozzi.

ELEVANDO A GT UN PEQUEÑO UTILITARIO

Dado el carácter popular y ligero del Simca 1000 éste fue un buen modelo para pilotos que quisieran algo distinto a los pequeños FIAT 600 o más grandes Renault R8. Característica confirmada por su motor fácilmente trucable y con gusto por subir alegremente de vueltas, lo cual reveló las posibilidades del modelo en competición. Por ello, Henri Pigozzi pensó rápidamente en Carlo Abarth de cara a preparar el modelo a la manera de las versiones hechas por el italiano sobre bases FIAT. Idea por la cual contactó con él no para una sino para dos versiones. La primera fue el Simca 1150 Abarth.

Un modelo pensando para ser fabricado en serie. Del cual hubo hasta cuatro variantes siempre con un motor basado en el del Simca 1000 aunque aumentando su cilindrada hasta los 1137cc. Bastante rabioso especialmente en la variante Corsa con 85CV y amortiguadores más cortos aunque montado con la misma carrocería a pesar de algunos detalles como una parrilla diferenciada. Hecho que asocia fácilmente este trabajo de Abarth al popular modelo de Simca, lo cual no ocurrió con la mucho más específica versión 1300GT.

Un automóvil nacido específicamente para las carreras. El cual logró la homologación en la clase GT por parte de la FIA el mismo año de su lanzamiento: 1962. Momento en el cual empezó a sobresalir en diversas competiciones, logrando hasta 90 de los 535 victorias cosechadas por modelos Abarth en 1963. Una hazaña con circuitos como el de Imola en calidad de testigo. Lugar donde el Abarth Simca 1300GT podía desarrollar todo el potencial de su motor de 1300cc y doble árbol de levas creado específicamente por Abarth para él.

Un ingenio montado sobre un chasis basado en elementos del Simca 1000. Pero que en manos del ingeniero Mario Colucci quedó perfeccionado y estilizado con una carrocería realizada por Odoardo Beccari. Nombres clave en la época dorada de Abarth, dentro de la cual este modelo Simca representa una deliciosa creación más allá de sus recurrentes trabajos con mecánica y base procedente de FIAT.

Fotografías: RM Sotheby’s / Abarth

P.D. En el caso de las preparaciones que Abarth hacía sobre bases de otras marcas su nombre solía ponerse al final. Justo el caso del Simca 1150 Abarth. Indicando así que se trata de una evolución hecha por la casa italiana a partir de un determinado modelo de serie. Sin embargo, en el caso del Abarth Simca 1300GT esto se hizo justo al revés. Hecho que viene por la escasa intervención de Simca en el proceso, siendo en verdad un coche del cual es más responsable Abarth que el fabricante francés.

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

51kFans
1.7kFollowers
2.4kFollowers
3.2kFollowers