Liberty 750×184

Oldtimer GP Nürburgring, una habitación con vistas

Retromovil 2020 Medio


AvD responde a las siglas de uno de los dos grandes clubes del automóvil que existen en Alemania, el Automobilclub von Deutschland.

Además de sus actividades clásicas de ayuda al automovilista, el AvD organiza reuniones y acontecimientos deportivos en el ámbito del automóvil clásico. Su mayor acontecimiento anual, tanto en relación con su envergadura como en lo que se refiere a la participación de equipos inscritos y público asistente, es el Oldtimer Grand Prix de Nürburgring.

Como sabemos, el otro gran club, el ADAC (Allgemeine Deutsche Automovil-Club), organiza el Eifelrennen, acontecimiento del que tuvieron noticia recientemente los lectores de La Escudería.

Credit: Usuario jensst82, desde Youtube

Del 9 al 11 de agosto de 2013, el AvD organizó la 41 edición de su evento estrella, con una variada gama de atracciones resumidas en nutridísimas listas de participantes de las siguientes categorías:

→ Carrera 1 – FIA Trofeo Lurani, Fórmula Junior

→ Carrera 2 – FIA Masters Campeonato de Fórmula 1 Históricos (inscrito el español Joaquín Folch con Brabham BT49C de 1981)

→ Carrera 3 – Revival Campeonato de Alemania 1972-1981

→ Carrera 4 – Coches de competición y GT hasta 1961

→ Carrera 5 – Coches Históricos de Grand Prix hasta 1960 (inscrito el español Joaquín Folch con Maserati 250F de 1956)

→ Carrera 6 – FIA Masters Campeonato de Fórmula 1 Históricos

Coches de gran valor, como los Ferrari 250GT SWB, no dudan en participar
Coches de gran valor, como los Ferrari 250GT SWB, no dudan en participar

→ Carrera 7 – Gentlemen Drivers (GT hasta 1965, inscrito el español Joaquín Folch con Jaguar E de 1962)

→ Carrera 8 – Vehículos anteriores a 1940

→ Carrera 9 – BMW de competición

→ Carrera 10 – Trofeo AvD Coches de Turismo, de 1947 a 1965.

Carrera 11 – AvD Historic Maratón (inscritos los españoles Carles Barangé y Enrique Clúa con Porsche 356C de 1964)

→ Carrera 12 – Trofeo Nürburgring

→ Carrera 13 – Vintage

→ Carrera 14 – Revival DTM/STW

La mejor habitación con vistas del panorama clásico
La mejor habitación con vistas del panorama clásico

OTROS ALICIENTES:

→ Desfile del 50 aniversario del Porsche 911

→ Regreso a la Nordschleife del Porsche 956 de Stefan Bellof

→ Exposición 90 cumpleaños de Le Mans

→ Sesiones de firmas de autógrafos

→ Subasta de clásicos

→ Presentación de nuevos modelos, como Jaguar y Alfa Romeo

→ Tiendas de complementos

Un elegante Mercedes-Benz 300SL procedente de Suecia
Un elegante Mercedes-Benz 300SL procedente de Suecia

Dinero bien empleado

Si el programa de actividades era exhaustivo para los participantes también lo era para los espectadores, con carreras sin interrupción que empezaban todos los días a las ocho y media de la mañana para continuar sin descanso hasta las nueve y veinte de la noche.

El hecho de que sólo tres españoles estuvieran inscritos en las pruebas del Oldtimer Grand Prix indica lo escasamente desarrollada que se encuentra la afición a un alto nivel internacional en nuestro país, o bien delata los elevados costes de participación que hacen que esas pruebas queden reservadas de manera exclusiva a los auténticamente adinerados. Probablemente ambas cosas sean ciertas.

Los consejos de rigor para quienes deseen asistir como espectadores a futuras ediciones de este gran evento alemán son, en este caso más que nunca: acudir en buena forma física y con un calzado lo más cómodo posible. Ingredientes imprescindibles en vista de los muchos kilómetros que serán necesarios recorrer para encontrarse en cada momento en el centro de la acción, ya sea en el interior del paddock, en las tribunas o en pleno monte a lo largo del antiguo trazado Nordschleife.

Sin contar las visitas a la zona comercial integrada en las nuevas instalaciones, donde el espectador puede proveerse de toda la mercancía para el cultivo de su afición.

Un Opel GT bien preparado por Conrero
Un Opel GT bien preparado por Conrero

Del mismo modo, tener a mano con la suficiente antelación un plano del circuito y el programa con los horarios y las listas de inscritos, será de gran utilidad.

Dicha lista de inscritos en las diferentes carreras, impresa a partir del sitio de Internet del organizador, ocupa 35 páginas limpias de polvo y paja lo cual nos da idea de la magnitud del evento.

Las entradas cuestan 38 euros por persona y día, siendo posible obtener una entrada válida para todo el fin de semana por 58 euros. El aficionado al automovilismo clásico de competición nunca habrá empleado mejor cada euro gastado para acceder al circuito de Nürburgring que con ocasión del AvD Oldtimer Grand Prix.

Numerosos aparcamientos gratuitos se encuentran situados a una distancia razonable de las entradas principales. Los más próximos, o están reservados por clubes y organizaciones de eventos, o son de pago.

Ni un participante se escapa de pasar la inspección técnica (TÜV)
Ni un participante se escapa de pasar la inspección técnica (TÜV)

Lo ideal para acudir a unas jornadas de disfrute de la actividad sin necesidad de competir en el circuito es inscribirse en las actividades de alguno de los numerosos clubes que asisten con sus socios, siendo entonces posible acceder al volante de su propio automóvil a las amplias zonas reservadas en el interior. Esporádicamente se observan matrículas españolas que se aventuran entre las de otros países con representaciones más nutridas.

LOS PARTICIPANTES

Echando un vistazo previo a las listas de participantes, descubrimos la variedad y cantidad de marcas inscritas, no sólo las más conocidas como Jaguar, Ferrari o Porsche, sino también otras difíciles de admirar en otras ocasiones.

Un Maserati A6GCS de 1954 y un Porsche 550 de 1959 estaban inscritos en la Carrera 4 (GT hasta 1961), aunque el que más destacaba en su clase quizá fuera el Ferrari 250GT SWB «Breadvan» de 1961. Los Bugatti 35 y 37 de 1930 y 1928 respectivamente no faltaban en la Carrera 5 (coches históricos de GP hasta 1960), en la que también militaban Connaught de 1954 y Scarab Offenhauser de 1960.

En la Carrera 6, dedicada a los F1 históricos, nombres exóticos como Wolverine (1965), Royale RP6 (1971) o Abarth Osella (1973) estaban presentes. Una variedad de Ferrari 250 SWB, Porsche 904 GTS y Aston Martin DB4 GT se disputaban la Carrera 7, de GT hasta 1965; mientras que dos rarísimos Alfa Romeo 8C Monza de 1931 y 1932 no dudaban en enfrentarse a los Maserati 4CM de 1934, Veritas RS de 1948 y Bugatti 43 de 1928 en la Carrera 8 de vehículos antiguos anteriores a 1940.

avd_oldtimer_2013_18_ferrari_breadvan

Credit: Usuario SF2819, desde Youtube

La Carrera 9 era un monocultivo de BMW; por lo tanto, un atracón sin límite para los fanáticos de la marca de Munich puesto que podían admirarse todas las versiones y modificaciones imaginables: 3.0 CSL Alpina, 2800 CS Schnitzer, grupos A, grupos N y M1 Procar evolucionaban en gran abundancia.

En la Carrera 10 coches de turismo de después de la guerra hasta 1965 se apiñaban en un conjunto variopinto en el que entraban desde Porsche 356 hasta Ford Mustang, pasando por Lotus Cortina o Alfa Romeo Giulia Sprint.

La particularidad de las Carreras 11 y 12 es que tenían lugar en la Nordschleife o, lo que es lo mismo, el antiguo trazado norte de Nürburgring, contando con la participación más numerosa. El Maratón Histórico tiene una duración de 150 minutos para los participantes en la Carrera 12 y 210 minutos para los inscritos en la Carrera 11, la más larga y dura del fin de semana.

Credit: BMWE21.net, desde Youtube

avd_oldtimer_2013_26

Este fue uno de los Alfas Monza participantes, pintado en un curioso azul turquesa (Por Brian Snelson)

En la Carrera 13 (Vintage), reservada a los vehículos más antiguos empezando por los fabricados en los años veinte, militaban los Alfa Romeo 8C Monza antes mencionados, posiblemente los coches de mayor cotización en el mercado actual que se aventuran a los riesgos de la competición en circuito.

En el otro extremo, la Carrera 14 (revival DTM/STW) admitía vehículos relativamente recientes, como Mercedes-Benz 190 Evo II o BMW M3 DTM, fabricados en los años noventa.

LAS ACTIVIDADES

Empezando por el viernes, día 9 de agosto, uno de los platos fuertes del Oldtimer Grand Prix lo constituye el Maratón Histórico celebrado tradicionalmente en el antiguo trazado o Nordschleife, que con sus 22 kilómetros es el circuito más largo y difícil del mundo de los clásicos en Europa. Ganaron la carrera los alemanes Daniela Ellerbrock y Alexander Furiani con Alfa Romeo Giulia, seguidos de Reinhold Gröpper y Horst Walther con Ford Mustang.

Los españoles Carles Barangé y Enrique Clua, con Porsche 356 C, se alzaron a un discreto 21º lugar de la clasificación general entre los 35 equipos que terminaron la carrera.

Del sábado día 10 y el domingo día 11 de agosto, sería prácticamente imposible entrar en detalles de todos los acontecimientos que se sucedían sin pausa, tanto en la pista como fuera de ella.

Folch gana la tercera posición de la parrilla de salida
Folch gana la tercera posición de la parrilla de salida

Habría que destacar, no obstante, las carreras de Gentlemen Drivers, reservada a vehículos GT fabricados hasta 1965 y, por su importancia para el campeonato internacional, la carrera FIA Masters de Fórmula 1 históricos, ambas con participación española.

En la primera, Joaquín Folch corría con un bonito Jaguar E Roadster adornado con pegatinas de la Escudería Montjuich aunque matriculado en Inglaterra, con el que haciendo equipo con el británico Simon Hardfiel sólo pudo clasificarse en cuarto lugar, resultando vencedor Alex Buncombe en otro Jaguar E.

Por lo que se refiere al campeonato FIA Masters Fórmula 1, el fin de semana fue ampliamente dominado por los británicos Michael Lyons (Williams FW07) y Steve Hartley (Arrows A4). Ambos coparon en las dos carreras los dos primeros puestos de la parrilla de salida (con pole para Lyons), acabando las del sábado en el mismo orden.

Credit: Blog Autogefuehl, desde Youtube

El domingo, Joaquín Folch consiguió con Brabham BT49C intercalarse entre los dos, Lyons y Hartley, y terminar la carrera en segunda posición. Habiendo tomado la salida en tercer lugar Folch cayó hasta el quinto puesto, pero logró remontar para terminar segundo.

Las vistas que se disfrutan desde cualquier rincón de Nürburgring, especialmente desde los pisos elevados de los edificios que rodean el paddock, son excelentes, no dejando lugar a un minuto de monotonía. En opinión de muchos aficionados de todas las nacionalidades que pueblan el circuito, Nürburgring tiene la mejor habitación con vistas de la temporada.

El sábado a mediodía se concentraron en la pista todos los modelos y variaciones imaginables del Porsche 911, que bajo la eficaz organización de Porsche Classic celebraban el 50 aniversario de la marca. La caravana era presidida por Derek Bell y aunque los aficionados de los países más próximos geográficamente a Alemania participaban de manera masiva, también se podían observar matrículas de puntos más alejados de Europa como Suecia, Noruega, Finlandia o Rusia.

avd_oldtimer_2013_06_911_dereck_bell

Credit: Hans-Günter Diederich, desde Youtube

Derek Bell también sería encargado el domingo de pilotar en la Nordschleife el Porsche 956/007, uno de los más rápidos de la historia del campeonato del mundo del Grupo C, que compitió en la temporada de 1983 y que todavía ostenta el récord de la vuelta rápida en el famoso circuito germano.

En 1983, el malogrado Stefan Bellof marcó el récord de la Nordschleife en un imbatible e imbatido tiempo de 6’11. Al cumplirse el 30 aniversario del récord, Derek Bell volvió a la pista con el mismo coche.

Como anécdota, el domingo por la mañana, mientras tomaba un zumo de naranja en el centro de operaciones Porsche, el responsable de organización de la fábrica comentaba a este cronista minutos antes de transferir el coche del paddock central de Nürburgring a la Nordschleife que la salida tendría dos horas de retraso en relación con el horario previsto en el programa oficial.

El motivo era que los aficionados habían hecho numerosas pintadas en el asfalto, como suele ser tradicional, para animar a los participantes en el Maratón Clásico del viernes. La pintura hace resbaladiza la pista y un equipo de trabajo se estaba encargando de eliminarla antes de la entrada del 956 para una adecuada adherencia de los neumáticos.

Un Simplex La France recuerda su participación en el Peking-París
Un Simplex La France recuerda su participación en el Peking-París

Bajo la enorme carpa de la excelente revista Motor Klassik, la más leída de Alemania en su especialidad, tenía lugar una interesante exposición de coches participantes y ganadores de las 24 horas de Le Mans, en una celebración del 90 aniversario de la famosa carrera de resistencia.

Entre los vehículos presentes había varios directamente llegados de los museos Audi, Mercedes-Benz y Porsche. Era posible admirarlos al mismo tiempo que se degustaba un café en bonitas tazas especialmente editadas por Motor Klassik o se hojeaban las últimas novedades editoriales en la materia que nos ocupa.

No lejos de allí, un amplio recinto estaba habitado por la marca Jaguar, que había destacado algunos vehículos históricos de los tipos C y D para arropar la presentación de su nuevo supercoche, el C-X75. Se trata de un híbrido de 1.600 cc, 862 CV y cambio automático de 7 marchas capaz de una velocidad máxima de 354 Km/h.

El precio no estaba comunicado pero, como suele decirse, quien tenga necesidad de preguntar por éste no podrá adquirirlo.

Presentación del Alfa Romeo 4C
Presentación del Alfa Romeo 4C

No era Jaguar la única marca que presentaba un nuevo modelo; Alfa Romeo aprovechaba la gran concentración de clubes de sus fieles seguidores para presentar el 4C. Un coche que dará mucho que hablar con su ligero bastidor de carbono y carrocería composite, concebido para ser la competencia del Porsche Cayman. Los precios decidirán la partida. El coche de la foto a la vista de los lectores corresponde a una serie limitada de 500 ejemplares, Launch Edition, que se venden a 61.000 euros la unidad.

A lo largo del fin de semana las sorpresas surgían a cada paso, no sólo en el ámbito de los supercoches, sino también en piezas redescubiertas o difíciles de encontrarse en otros lugares como un Porsche 356 de 1950, el Porsche más antiguo de los presentes decorado además con accesorios de la época, o un Simplex American La France, participante en el rally Peking-París de 1907.

Especialmente cuando durante el fin de semana brilla el sol, Nürburgring se convierte en un lugar de destino en el que se mezclan los auténticos apasionados por el automovilismo clásico con los simples turistas y curiosos que al pasar por taquilla contribuyen favorablemente a reducir el peligroso déficit de la sociedad gestora. En mis numerosos años de asistencia al Oldtimer Grand Prix nunca había visto las tribunas tan llenas como en esta ocasión.
 
 

 
 

Imágenes a tamaño completo (1.280 px. aprox.)

 

Valora esta noticia y ¡Comenta!

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Anatomía de un Bugatti Tipo 45

Post siguiente:

El Plymouth que regresó de la tierra