Auto Retro Cabecera 1
Retromovil Cabecera 3
Inicio»Noticias»Vídeos»Kadett GSi ‘Sleeper’: 1.257 CV

Kadett GSi ‘Sleeper’: 1.257 CV

Las apariencias engañan. Y sino... Fíjate en este Opel Kadett con más de 1200CV, todo un 'sleeper' capaz de poner en apuros a un 458 Italia o dar cifras más apabullantes que las de un Bugatti Veyron...

Catawiki 750

Banner Sergio Romagosa 750

Alemania es uno de los países donde el fenómeno de las modificaciones e incluso el tunning arraigó con más fuerza. Pero tranquilo, hoy no vamos a hablar de carrocerías en color fosforito, tubos de escape del tamaño de una bombona adosados a un motor que tampoco es para tanto, subwoofers capaces de hacerte temblar el pecho o el último grito discográfico de la cultura urbana. Para nada, hoy vamos a centrarnos en la mecánica.

Pero eso sí, en una mecánica que sí tiene mucho que ver con el mundo de la las modificaciones alemán y las carreras de aceleración que, desde Rebelde sin Causa hasta 2 Fast 2 Furious, vienen alimentando la calenturienta imaginación de jóvenes con adicción a preparar sus coches. Coches que, aunque por fuera parezcan ‘dóciles’ turismos ochenteros… Pueden esconder sorpresas muy grandes. Tan grandes como los 1.257 CV del Opel Kadett GSi que tenemos hoy como protagonista.

Y sí, has leído bien: Opel Kadett. La verdad es que su versión GSI 16V gozó de una gran fama a finales de los 80, justo en ese momento en que los GTI estaban viviendo su mejor momento pero… Aún con esas tiene unas cuantas veces menos potencia que este auténtico “sleeper” de manual. Así las cosas la pregunta es obvia: ¿pero qué narices han metido bajo la chapa de este pobre Kadett?

WKT TUNING: UNA EMPRESA DEDICADA A UN OPEL KADETT

WKT es una de las muchas pequeñas empresas dedicadas a la modificación y personalización de turismos en Alemania. Y por lo que parece han decidido jugársela a una sola carta: su Opel Kadett WKT. De hecho -y como seguramente intuirás si eres aficionado a las carreras de aceleración- llevan ya unos cuantos años evolucionándolo. Al fin y al cabo nuestro protagonista es un viejo conocido que saltó a la fama hace unos años cuando se le veía poniendo en aprietos a todo un Ferrari 458 Italia.

Aquel vídeo levantó una gran expectación, y es que… ¿Un kadett? ¿Adelantando a un Ferrari? Umh… Sí pero no. Y es que aunque la carrocería siga siendo la de un simpático compacto pensando para ir a la compra, los fines de semana al pueblo y algún que otro verano a la playa… Lo cierto es que ahí debajo se esconde una compleja mecánica modificada a partir del bloque motor de un Calibra Turbo, del cual también toma el sistema de tracción integral necesario para hacer que semejante aceleración no acabe en un completo desastre.

En aquellos momentos WKT declaraba unos 700CV para lo que en tiempos había sido un GSI de serie, pero es que ahora… ¡Declaran 1257CV! Cifra que, desde luego, no se consigue con unos cambios como los que os hemos descrito. Hay mucho más, como unos sistemas de admisión y escape reformados artesanalmente junto a una completa revisión del sistema de tracción por parte de la empresa británica Quaife. Pero lo más llamativo… Es su turbo gigantesco.

OPEL KADETT ‘SLEEPER’: EL TURBO DEL DIABLO

La clave del asunto -especialmente en este coche concebido para aceleraciones de vértigo- está en un turbocompresor capaz de soplar con una agresividad inaudita. La pena es que WKT guarda un gran celo sobre los detalles de su evolución mecánica, aunque podemos imaginar los tremendos índices de compresión, el sellado de todas las piezas o la presión con la que ha de trabajar la válvula de descarga.

Detalles todos éstos necesarios para asegurar que el motor no acabe explotando como una bomba cuando desarrolla una potencia mayor que la del Bugatti Veyron, siendo capaz de hacer el 0 a 100 en 2 segundos, el 100 a 200 en 3’7 y ponerse a 315 km/h en tan sólo 800 metros…

Además, añadiendo más miga al asunto, estas cifras han sido marcadas con un turbo que no estaba soplando a su completo potencial. En suma, si te interesan las carreras de aceleración… Yo que tú no perdería la pista a este Kadett “sleeper” que haría las delicias de todos aquellos “rebeldes sin causa” que ya se volvían locos en los 50 trucando sus Buick y Chevys antes de la carrera suicida de cada sábado…

Post anterior:

Estrellas de TV: Lamborghini Espada Plexiglas

Post siguiente:

Le Mans Classic 2018: Desde Dentro