in

Me encantaMe encanta

Nogaro Classic 2021. El regreso de los clásicos de competición al circuito

Nogaro Classic es una cita para los seguidores de las carreras de clásicos. Organizado por Peter Auto en el circuito francés de Paul-Armagnac, aquí volvieron a rugir los motores de los GT sesenteros y los imponentes Sport Prototipos. La prueba de que poco a poco va regresando la normalidad al panorama de clásicos. El objetivo de Unai Ona nos da muestra de ello.

El parón impuesto por la pandemia hizo echar el cierre a concentraciones, rutas, ferias y carreras. De repente, la afición al motor se vio confinada a la soledad de los talleres y garajes, imposibilitando la celebración de eventos colectivos. No obstante, en un tiempo realmente breve si echamos un vistazo situaciones similares dadas en los últimos siglos, la normalidad va recuperando su pulso. Algo que también se ve en el mundo de los clásicos, donde ya hace tiempo que se recuperaron las subastas con público presencial. Hecho que ha marcado tendencia para la vuelta de las concentraciones y, especialmente, de las carreras.

En ese sentido, poco a poco se va sintiendo movimiento en circuitos nacionales como el del Jarama. Aunque si lo que queremos es ver carreras de clásicos con un cierto nivel la agenda nos aconseja poner nuestros ojos más allá de los Pirineos. Por ello, fotógrafos de clásicos como Unai Ona ya están con sus objetivos a cuestas para traernos las mejores tomas de carreras como la Nogaro Classic. Tres días de competición organizada en torno a seis categorías donde pudimos ver algunos de los grandes GT de los sesenta junto a iconos de la época dorada de Le Mans y las carreras de resistencia.

Organizado por Peter Auto, el lugar escogido para las series de Nogaro Classic fue el circuito Paul-Armagnac. Un trazado con 3636 metros situado al suroeste de Francia donde vienen siendo habituales las sesiones de clásicos, pero también el acoger diversas pruebas como el Gran Premio de Francia de Motociclismo. Sin duda, el circuito de referencia en el sur de Francia junto al de Paul Ricard. Situado al sureste y que en noviembre acogerá la interesante subasta The Guikas Collection organizada por RM Sotheby’s.

VELOCIDAD EN NOGARO. LOS GRANDES GT Y UN GANADOR DE PIKES PEAK

Aún siendo carreras cortas que oscilan entre los treinta minutos y las dos horas, las series de clásicos sobre la pista de un circuito son un espectáculo perfecto para ver a estos históricos en acción. De hecho, y a juzgar por las llamaradas salidas de algunos escapes, muchos de los pilotos de estos coches no acuden a eventos como el Nogaro Classic sólo a lucir sus monturas. Lejos de ello, ponen en riesgo la integridad de estos clásicos de alta gama dando sentido al fin para el que fueron construidos: competir.

Algo que conoció a la perfección Giotto Bizzarrini al fundar en Livorno su propia empresa de automóviles tras pasar por Alfa Romeo y Ferrari. Un ingeniero básico para comprender el automovilismo deportivo en Italia, quien estaría orgulloso de ver la actuación en la serie The Greatest Trophy del Bizzarrini GT pilotado por Leon Ebeline. El coche que quedó ganador, tan sólo puesto en apuros por un Ferrari 250 GT SWB.

Siguiendo la estela de los grandes deportivos de los sesenta, la serie Sixties Endurance acabó con el dominio de los Shelby Cobra. Híbridos angloamericanos que compartieron espacio con los mucho más refinados Jaguar E-Type. Un sabor inglés complementado con la aparición de un singular TVR Griffith. Respecto a los sport prototipos, las series de Endurance Racing fueron de lo más interesante, contando con un Porsche 997 GT3 RSR al que le salieron llamaradas por un fallo en la presión del aceite. Además, quedó tercero un ligerísmo Porsche 993 GT2. Leyenda de la competición por haber sido campeón durante los noventa en Pikes Peak.

BRITÁNICOS POPULARES Y MÁS SPORT PROTOTIPOS DE RESISTENCIA

Competida bajo la lluvia, la serie Heritage Touring Cup acogió a los modelos más populares dentro de la exclusividad vista en Nogaro Classic. Nos referimos a los Ford Escort de primera generación. Unidades concebidas por Ford Europa con un excelente palmarés en los rallyes de comienzos de los setenta tras su aparición en el mercado en 1968. Turismos con un buen desarrollo deportivo, del que volvieron a hacer gala dominando toda la prueba. Eso sí, con el permiso de unos flamantes BMW 635 Csi y 3.0 CSL.

Respecto a vehículos más allá de los sesenta, la serie Fifties Legends rindió homenaje a los deportivos previos a la era dorada de los grandes GT. Un lugar donde destacaron los Mini Cooper S. Siempre vibrantes y divertidos sobre el circuito, los cuales compartieron parrilla con vehículos como el Austin Healy 3000 MKII. En lo que se refiere a la resistencia competida por Sport Prototipos, las series de la Classic Endurance dieron espectáculo gracias al ganador -un TOJ SC 206-, pero también a los interesantes Cheetah G601 y Lola T298 vistos sobre el asfalto.

Última de las categorías del Nogaro Classic. Un evento que, aunque no tan concurrido como habría sido en otros tiempos, pone de manifiesto que el panorama de clásicos va regresando, poco a poco, a una cierta normalidad.

Fotografías: Unai Ona

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

49.9kFans
1.6kFollowers
2.4kFollowers
3.1kFollowers