Nash-Healey Roadster
in ,

Nash-Healey, el deportivo americano que se adelantó al Corvette

Lanzado en 1951, dos años antes que el Chevrolet Corvette, el Nash-Healey se convirtió en uno de los primeros deportivos estadounidenses fabricados tras el final de la II Guerra Mundial. Aunque Nash Motors era conocida por fabricar automóviles más tradicionales, la asociación con Donald Healey y Pininfarina les permitió desarrollar un emocionante dos plazas con una interesante historia.

La compañía americana Nash acostumbraba a fabricar vehículos de gama media, que estaban alejados completamente de la deportividad. Para finales de la década de los años 40, la marca presentó el Airflyte, con un diseño basado en la aerodinámica y testeado en un túnel de viento.

Catálogo de Nash de 1949.

De la más pura casualidad Nash-Kelvinator fabricaría uno de los primeros coches deportivos en Estados Unidos tras el fin de la II Guerra Mundial, pues el primero es considerado el Crosley Hotshot presentado en 1949. 

FRUTO DE LA CASUALIDAD

En diciembre de 1949, el constructor de automóviles y piloto británico Donald Healey se dirigía a Estados Unidos en un barco para establecer un acuerdo comercial con Cadillac para que suministrase su nuevo motor V8 para un coche de carreras de Healey. 

Durante el viaje la pasión por la fotografía le llevó a conversar con un hombre que llevaba consigo una moderna cámara. Éste era George W. Mason, presidente de Nash-Kelvinator, y tras hablar sobre su pasión compartida por la fotografía, empezaron a hablar del negocio del automóvil.

Cuando Healey comentó sus planes con General Motors, Mason le contestó que en caso de que no llegase a un acuerdo le llamase. Tras el acuerdo fallido con Cadillac comenzó el desarrollo del deportivo Nash-Healey. Como parte de la colaboración Nash, pagó una deuda de 50.000 libras, que se saldaría con la venta de coches. 

DESARROLLO 

El futuro deportivo se basaba en los componentes mecánicos disponibles en Nash. El motor era un 6 cilindros en línea de válvulas en cabeza, unido a una caja de cambios manual de tres velocidades equipada con overdrive.

Motor de un Nash-Healey de 1953.

Desde Healey consiguieron incrementar la potencia de los 112 CV de serie a alcanzar los 125 CV gracias a mejoras como una culata en aluminio y una relación de compresión más alta. Por otra parte, el chasis de hierro de tipo escalera era de origen Healey, en concreto del modelo Silverstone, pero reforzado y ensanchado. 

La carrocería estaba fabricada en aluminio, y de su producción se encargaba una compañía externa de Birmingham, mientras que componentes como la calandra y paragolpes eran fabricados por Nash. Del montaje final del coche se encargaban en Healey y, cuando se terminaban, se enviaban a Estados Unidos para su comercialización.

Prototipo del Nash-Healey presentado en 1950.

Un prototipo estaba listo para 1950, el cual fue expuesto en el Salón del Automóvil de París de ese mismo año. El modelo de producción estaría listo para principios de 1951. 

EL NASH-HEALEY EN COMPETICIÓN 

Con ese afán de deportividad de Healey, desarrollan cuatro unidades para carreras de resistencia, preparadas hasta alcanzar los 200 CV de potencia. Estos coches se presentarían a la Mille Miglia y a las 24 Horas de Le Mans, convirtiéndose en esta última competición en el primer coche equipado con overdrive en participar. El resultado fue sorprendente, al conseguir en cuarto puesto, cementando así el acuerdo entre Healey y Nash.

Nash-Healey Coupe en las 24 Horas de Le Mans de 1950.

En 1951, estos coches participan en la peligrosa Carrera Panamericana, y de nuevo en las 24 horas de Le Mans. En esta última se repitió el triunfo, con el coche terminando cuarto en su categoría y sexto en la general, llegando a ganar contra modelos de Ferrari. 

Un año después, una unidad de peso aligerado se presentó a Le Mans, finalizando primero en su categoría y tercero en la general, sólo por detrás de dos unidades del moderno Mercedes-Benz SLS. También participarían en la Mille Miglia, finalizando en séptimo lugar y cuarto en su categoría.

El año 1953 sería la última participación de los coches en Le Mans, aunque su velocidad media aumentó con respecto al año anterior uno de los coches terminó en el puesto número 11. Ese año participaron dos Nash-Healey, de los cuales uno se retiró tras tan solo nueve vueltas. Sin embargo, ambos mejoraron los resultados de los recién presentados de los Austin Healey 100.

PRODUCCIÓN Y EVOLUCIÓN 

El coche se empezó a comercializar en 1951, con el primer coche siendo un regalo de Don Healey a la cantante británica Petula Clark. El coche se publicitaba como un gran turismo de dos plazas de lujo, con un precio original de 3.767 dólares (45.500 dólares en 2023).

Nash-Healey de 1951.

Para 1952, el coche es rediseñado por Pininfarina en Turín, Italia, pasándose ahora a fabricar las carrocerías de aluminio allí. Los nuevos cambios estéticos incluían un parabrisas panorámico, unas pequeñas aletas traseras y una moderna calandra con los faros integrados dentro de ésta. Fue el primer coche en contar con las ópticas delanteras en la parrilla. Otros modelos de la marca, como el Ambassador y Statesman, también hicieron uso de este moderno frontal.

El Nash-Healey de Pininfarina se convirtió en el primer coche con los faros alojados a los lados de la calandra.

Mecánicamente, en 1952 el motor incrementaría su cilindrada hasta los 4,1 litros, desarrollando ahora 140 CV. Pero la colaboración con Pininfarina incrementó notablemente el precio final del coche, con los componentes mecánicos enviándose de Estados Unidos a Inglaterra, donde se montaban en los chasis de Healey. Posteriormente, se mandaban a Italia para montar la carrocería y finalmente, regresar a América. 

Todo esto provocaba en 1953 un precio final de 5.908 dólares (67.800 $ en 2023). Era casi el doble de los 3.500 que costaba el recién llegado Chevrolet Corvette, coche que un primer momento también montaba un 6en línea. 

En 1953 aparece un modelo coupé cerrado del Nash-Healey, que recibe el nombre de Le Mans coupé como homenaje al tercer puesto en dicha carrera. Además, no sería el último triunfo de este coche, pues ese año el coupé recibe el primer premio en el Concurso Internacional Italiano de Elegancia celebrado en Stresa.

MOTIVOS PARA EL FIN DE FABRICACIÓN

El final del coche llegaría en 1954, año en el que Nash y Hudson se alían para formar la American Motors Corporation (AMC). Nash se encontraba en una situación económica complicada y para ese año solo ofrecieron el Nash-Healey Le Mans, descontinuando el modelo roadster, y ya tenían planes de dejar de fabricar este deportivo de producción tan limitada.

En su último año de producción el Nash-Healey sólo se ofreció como coupé.

Además, para entonces ya había otros coches de producción americana que competían en el sector de los deportivos de dos plazas, como los ya mencionados Corvette y también los Kaiser Darrin. También era conocido en la industria que Ford planeaba introducir su propio deportivo biplaza, pero equipado con un moderno V8, el Thunderbird. 

Otro de los motivos para la desaparición del Nash-Healey era la proliferación de los deportivos de origen europeos que se vendieron con gran éxito en Estados Unidos. Desde Inglaterra, perdieron el interés en continuar fabricando un coche americano para centrarse en el desarrollo del exitoso Austin-Healey 100. 

Aún así, la colaboración entre los ingleses y Nash continuó hasta 1961, año en el que dejan de fabricar el Metropolitan, un compacto fabricado por Austin en Reino Unido y equipado con mecánicas de Austin.

El Nash Metropolitan también fue fruto de la colaboración entre ingleses y americanos.

En total, se produjeron 506 unidades de calle del Nash-Healey, aunque el censo del club del modelo cuenta con un total de 520 unidades en total, contando también prototipos y modelos de competición. 

Hubo planes para desarrollar futuros deportivos diseñados por Pininfarina como los Wisp y Rambler Palm Beach, pero que no irían más allá de la fase de prototipo. En Reino Unido, por otra parte, se llegó a fabricar un deportivo basado en la carrocería del Nash-Healey vendido como Alvis Healey, con una mecánica de tres litros y una nueva calandra.

Nash Rambler Palm Beach, diseñado por Pininfarina y planteado como sustituto al Nash Healey.

Así el Nash-Healey se convirtió en un curioso deportivo con un origen que fue fruto de la casualidad y que contó con una historia emocionante. Además, se convirtió en el primer y único coche deportivo fabricado por Nash antes de convertirse en AMC y adentrarse en el desarrollo de muscle cars.

Fotografías de Nash-Kelvinator, AMC y Healey.

Qué te ha parecido?

Foto del avatar

Escrito por Javillac

Esto de los coches le viene a uno desde niño. Cuando otros críos preferían la bicicleta o el balón yo me quedaba con los cochecitos de juguete.
Recuerdo aún como si fuese ayer un día en el que nos adelantó un 1500 negro por la A2, o la primera vez que vi un Citroën DS aparcado en la calle, los paragolpes cromados siempre me han gustado.

En general me gustan las cosas anteriores a la época en la que yo nací (hay quien dice que estoy reencarnado), y en el top de esa lista están los coches, que junto a la música, hacen la combinación ideal para un rato perfecto: conducción y una banda sonora acorde al coche correspondiente.

En cuanto automóviles me gustan los clásicos de cualquier nacionalidad y época, pero como mi debilidad están los coches americanos de los 50, con sus exageradas formas y dimensiones, razón por la que mucha gente me conoce como "Javillac".

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

60.2kFans
2.1kFollowers
3.4kFollowers
3.8kFollowers