lancia 2000
in

Me encantaMe encanta

Lancia 2000. 50 aniversario del primer modelo bajo la tutela de FIAT

En la compleja historia industrial italiana 1969 resulta un año clave. El año de la expansión de FIAT y la salvaguarda del capital nacional respecto al norteamericano. Y es que, deseosa de ampliar su prestigio adquiriendo marcas históricas con gran capacidad tecnológica, Ford puso sus miras en el automovilismo italiano. En este sentido, son especialmente conocidas las negociaciones entre Henry Ford II y Enzo Ferrari. Algo que salió mal para los de Michigan. Todo por pretender no sólo hacerse con el control de los coches de serie, sino también del departamento de competición tan celosamente guardado por los de Maranello.

Sin embargo, lo que no resulta tan conocido es el intento de compra de Lancia por parte del gigante de Michigan. Un tanteo comercial frenado en seco por el estado italiano, el cual no veía con buenos ojos la penetración masiva del capital extranjero en su potente industria automovilística. Es por ello que, finalmente, el juego se inclinó a favor de FIAT, la cual adquirió en 1969 la totalidad de Lancia tras su venta por parte de la familia Pasenti, quien venía dirigiendo la empresa desde que la comprase en 1955 a la viuda y el hijo del fundador, Vincenzo Lancia.

Aquí Lancia entró en un periodo tan escueto como vertiginoso, buscando su hueco dentro del gigantesco grupo FIAT sin perder la innovación mecánica que siempre la había definido. Una característica que, mientras en la gama de turismos se fue diluyendo al homologarse poco a poco con las técnicas de fabricación masiva propias de FIAT, en lo referido a la competición fue haciéndose aún más punzante. Es por ello que, en los tan sólo 4 años que van de 1969 a 1973, convivieron en Lancia coches tan dispares como las sobrias berlinas del tipo 2000 con experimentos futuristas como el Stratos.

Una época de contrastes y transición en la cual el Lancia 2000 jugó un papel fundamental como primer coche de la marca construido bajo la tutela de FIAT. La bisagra entre dos épocas que cumple ahora cincuenta años desde su presentación en 1971.

LANCIA 2000. MÁS LANCIA QUE FIAT

El carácter de época transitoria bajo la cual se ideó el Lancia 2000 viene marcado por un dato revelador. Y es que éste no sólo fue uno de los pocos modelos en convivir varios años con aquel al que vino a remplazar, sino también con el que lo sustituyó. Por tanto el Lancia 2000 quedó atrapado entre las últimas series del Flavia -fabricado hasta 1975- y las primeras del Beta. Un coche rompedor respecto a la época de Lancia como fabricante independiente presentado en 1972, tan sólo un año después del lanzamiento de nuestro protagonista.

De todos modos, lo cierto es que en esta posición entre dos épocas el Lancia 2000 es claramente tributario de la antigua. De hecho, este modelo es más una evolución del exitoso Flavia que un automóvil de nuevo cuño como sí lo fue el Beta. Por ello, aunque su aparición se hizo bajo la dirección de FIAT, las novedades son más bien escasas respecto a su antecesor. En lo que se refiere a la mecánica ésta sigue montando el revolucionario motor Flat-4. El cuatro cilindros plano en aluminio que en 1960 se presentó para equipar al Flavia.

Un motor que, en el caso del 2000, se afinó para dar 115CV con sus 1991cc. Elevados a 126 en el caso de la variante 2000 Inezione, la cual ganaba esos caballos gracias a sustituir la carburación por la inyección. Frente a las diez mecánicas que llegó a tener la gama del Flavia, el Lancia 2000 ofreció tan sólo estas dos para impulsar sus cuatro variantes. Dos berlinas -la 2000 y la 2000 Inezione- y los dos deportivos -el 2000 Coupé y el 2000 Coupé HF, dotado del motor con inyección-.

EN LA SENDA DE LOS COUPÉ LANCIA

Uno de los puntos más sorprendentes en la historia del Lancia 2000 es la divergencia estética entre sus versiones coupé y berlina. Hecho que, en verdad, no debería asombrarnos ya que fue una constante en modelos como el Flaminia o el Flavia. En lo que se refiere a sus berlinas, éstas fueron herederas de la llamada línea Florida creada por Pininfarina en 1955. No obstante, en lo referido a los coupés sus diseños se volvían menos convencionales, especialmente en las versiones especiales realizadas por el siempre reconocible Zagato.

Atrevimientos que nunca siguió Pininfarina, la cual fue responsable de los coupés más icónicos de Lancia durante los sesenta. Entre ellos la versión dos puertas del Flavia, de la cual el mismo carrocero se encargó de su puesta al día para alumbrar en 1971 al Lancia 2000 Coupé. Un diseño donde sólo cambia el frontal y la trasera respecto a su predecesor. El canto de cisne de unas líneas creadas por los lápices de Battista Farina en los cincuenta. Sustituidas por los laterales mucho más rectilíneos de modelos como el Lancia Gamma Coupé de 1976 a cargo de Aldo Brovarone.

EL PROBLEMA FINAL: LOS COSTES DE FABRICACIÓN

A fin de cuentas, el principal problema que tuvo el Lancia 2000 fue lo costoso de su fabricación. Aún sesgada por una producción mal pensada para la comercialización masiva, Lancia contaba durante los sesenta con numerosas dificultades para generar unas ventas que permitieran cuadrar las cuentas. Es por ello que, tras su absorción por parte de FIAT, el principal reto era encauzar los modelos de gran serie de la empresa bajo los patrones industriales de los Agnelli. Justo la senda en la que el Lancia 2000 entonó su fin, rebasado por el mucho más moderno Beta.

Fotografías: Gustavo Boyero. Pininfarina. FCA Heritage.

P.D. Desde La Escudería queremos agradecer su colaboración a Gustavo Boyero, quien amablemente nos ha cedido para este artículo el reportaje fotográfico realizado al Lancia 2000 Coupé de Jesús Núnez. Antiguo propietario del concesionario FIAT de Alba de Tormes (Salamanca).

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

49.9kFans
1.6kFollowers
2.4kFollowers
3.1kFollowers