in

SorprendidoSorprendido Me encantaMe encanta

Ford Mustero. El «coupe utility» con base Mustang ideado en 1966

Ideado en 1966 por un concesionario de Ford en California el Mustero es un Coupe Utility que mezcla el tipo de carrocería expuesto en el Ranchero con la base deportiva del Mustang. Sólo se fabricaron cincuenta y hoy en día se especula con que se conservan cuatro. Verdaderas piezas de coleccionista que representan uno de los modelos más curiosos en la historia de un tipo de automóvil tan desconocido en Europa como difundido en el Medio Oeste de los Estados Unidos.

Analizar un automóvil es como examinar una pieza arqueológica. De esta forma, cualquier avezado observador podría reconstruir no pocas características de la sociedad que lo diseñó. Algo que se ve en multitud de casos. Por ejemplo, si estudiamos un Kei Car fácilmente podremos argumentar cómo la población japonesa creció de forma exponencial tras la Segunda Guerra Mundial. Quedando embutida en unas macrociudades rodeadas de montañas y poco espacio disponible. Por ello, los microcoches urbanos germinaron en aquel archipiélago y no en los Estados Unidos. De hecho, en América ocurrió justo lo contrario.

Un hecho deducible a partir de sus enormes automóviles. Los cuales nos hablan de ciudades instaladas en espacios abiertos con áreas residenciales cada vez más expansivas. Característica geográfica a la que se suma una economía con facilidad para lograr recursos mineros, no escatimando en el tamaño y cilindrada sus automóviles. Dos factores que suman para entender a los Estados Unidos como un país donde la movilidad ha sido diseñada bajo el amparo de la industria de Detroit. Concibiendo casi cualquier desplazamiento como un desplazamiento en vehículo privado.

Refiriéndonos a otros casos, podríamos analizar el SEAT 600 o el Simca 1000 para intuir el acceso al consumo de las nuevas clases medias. E incluso el Porsche Cayenne como la muestra de que la burbuja inmobiliaria estaba alcanzando cotas de peligrosidad financiera terminal. De hecho, sólo comparables a lo hortera y excesivo de unos tiempos llenos de dinero fácil. La misma razón que ahora subyace tras el avance de los SUV de lujo en el mercado de nuevos millonarios chinos. Más muestras de cómo el automovilismo puede ser leído como los arqueólogos leen cada muestra de cultura material para recrear las sociedades del pasado.

Un proceso que podemos ilustrar fácilmente con el Ford Mustero de 1966. Un híbrido entre deportivo a la americana y pick-up que representa muy bien a los «coupe utility«. Un tipo de automóvil popularizado en Australia pero que alcanzó su máximo esplendor en las sociedades agrícolas y tradicionales del Medio Oeste norteamericano.

«COUPE UTILITY». UN COCHE HECHO PARA LA AMÉRICA RURAL

Mezcla de vehículo industrial y deportivo, los «coupe utility» representan uno de esos automóviles extraños para el mercado europeo. De hecho, su concepción está plenamente ligada a países basados en la propiedad ganadera y los valores religiosos de las comunidades protestantes pioneras en el cercado de tierras arrebatadas a los indígenas. Así las cosas, según la rumorología del motor los «coupe utility» nacieron cuando una clienta australiana escribió a Ford pidiendo un coche “que sirva para ir a misa los domingos y llevar los cerdos al mercado de los lunes”.

No obstante, estos modelos de dos puertas y espacio de carga abierto ya existían desde los años treinta. De hecho, en Australia fue muy abundante una variante así del Holden 48-215. Un vehículo claramente inspirado en el Terraplane Utility Coupe de 1937 fabricado en Detroit. El cual tuvo ecos en algunas variantes con base Chevrolet o Studebaker. No obstante, los «coupe utility» no vivieron su momento de esplendor hasta que en 1957 Ford lanzase el Ranchero.

Un híbrido entre propuestas tan diferentes como un Thunderbird y una camioneta. El cual lucía en su publicidad la típica estampa de la América blanca basada en la propiedad agraria y el granjero a caballo. Un modelo versátil y bien enfocado a un público rural circunscrito al sur y centro del país, teniendo su réplica sólo dos años más tarde con la aparición del Chevrolet El Camino.

El Camino SS de 1969

Otro de los «coupe utility» más significativos, en producción durante cinco generaciones hasta 1987 con variantes tan musculosas como la SS de 1969. Una gama casi siempre presidida por motores V8 de hasta 7’4 litros de cilindrada para mover unas dos toneladas de metal con distancias entre ejes de casi tres metros. En suma: potencia para ir en recta y ninguna moderación por los consumos. Todo ello envuelto en una carrocería útil para el día a día en un rancho. La América profunda hecha automóvil.

FORD MUSTERO. EL MUSTANG PICK-UP

No obstante, más allá de concitar a un público muy determinado el Ford Ranchero tuvo un resultado comercial inesperado. Nada más y nada menos que influir en una de las versiones más escasas y extrañas del Mustang: la Mustero. Como se ve desde el propio nombre, este modelo ideado en 1966 parte de mezclar la potencia de los Mustang con el concepto de «coupe utility» plasmado en el Ranchero. Sin embargo, aunque pueda parecer fruto de un cuidadoso estudio de mercado por parte de la marca, el Mustero fue fruto de un concesionario Ford en Beverly Hills.

Lo cual no deja de llamar la atención ya que la cosmopolita California no era precisamente el mercado habitual de estos coches para granjeros. De todos modos, del Mustero se llegaron a vender 50 unidades en tan sólo un año de producción. Realizadas sobre modelos Mustang 289Ci 4’7 V8 de 1966 aunque algunas recibieron más tarde el motor 302 Ci. Las cuales perdían en la reconversión su pilar C para incorporar el espacio de carga gracias a una cabina reducida que prescindía de las plazas traseras. No obstante, a pesar de lo llamativo del planteamiento el Ford Mustero no tuvo éxito de ventas aún contando con la aprobación de la marca. Algo en lo que intervino el alto precio de la transformación, la cual ponía al Mustero casi a la altura de un AC Cobra 427.

De esta forma, las cincuenta unidades del Mustero fueron desperdigadas por los Estados Unidos desde que en 1967 se fabricase la última. Una diáspora a la que se cree sólo han sobrevivido cuatro unidades conservadas ahora como extrañas variantes del Mustang. Y es que, por mucho que este modelo nos pueda parecer deportivo, lo cierto es que su primera serie contaba con una distancia entre ejes y una altura al suelo que lo hacían apto para ciertos caminos. Verdaderas piezas para coleccionistas interesados en conservar uno de esos modelos a los cuales se puede leer como un libro abierto.

Imágenes: Ford / General Motors / Mecum

P.D. Para ilustrar este artículo nos hemos servido de la última unidad del Ford Mustero subastada. Se trata de la encontrada en Virginia en estado original abandonada en una finca de montaña. Fue ofrecida por Mecum el pasado enero en los lotes del Kissimmee 2021.

Qué te ha parecido?

Foto del avatar

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

55.7kFans
1.7kFollowers
2.4kFollowers
3.4kFollowers