in

El estreno de SEAT en los rallies internacionales con este 1400 en el Monte-Carlo de 1955

Aunque el mayor éxito de SEAT en el Monte-Carlose produjo en 1977, lo cierto es que aquello tuvo una curiosa participación pionera cuando en 1955 este 1400 quedó en posición número 50.

Durante los años setenta las actuaciones de SEAT en los rallies fueron más que reseñables gracias al equipo de fábrica SEAT Competición. Dotado con sus 124 y 1430 -sin olvidar los Fiat-Abarth 131 de su época final-, éste dominó en el panorama nacional gracias a la logística de José Juan Pérez de Vargas combinada con el hábil manejo de Salvador Cañellas, Antonio Zanini o Jorge Bäbler.

Asimismo, en el Rallye de Monte-Carlo de 1977 aquella escuadra logró ocupar los puestos tercero y cuarto puesto para, de esta manera, conquistar el mayor éxito internacional de SEAT en competición hasta la llegada del Ibiza Kit Car y sus gestas en el FIA 2-Litre World Rally Cup.

Una de las mejores páginas en la trayectoria de la marca y que, en última instancia, tuvo su inicio con un SEAT 1400 disputando el Rally Monte-Carlo de 1955. Y sí, aunque parezca sorprendente fue aquella lejana ocasión la responsable de dar el pistoletazo de salida a la presencia internacional de la casa española, firmando así uno de sus momentos más curiosos y desconocidos.

Además, lejos de acabar en un verdadero desastre la conducción sobre nieve de Arturo Bertoglio llevó a aquella unidad en estado de serie a finalizar la prueba quedando en la posición número 50.

CUANDO LOS RALLIES SE HACÍAN DE OTRA MANERA

Tal y como nos comentaba Pablo Gimeno en su última entrega de El Abogado del Diablo, gran parte de la afición al automovilismo histórico peca de un evidente adanismo. Así las cosas, son multitud las personas que, enfocadas a una única época, ignoran e incluso rechazan premeditadamente cualquier dato relativo a épocas más pretéritas a la responsable de llevar sus anhelos.

Debido a ello, incluso a día de hoy resulta fácil ver las caras de sorpresas mostradas por algunos al descubrir cómo los rallies no siempre se han disputado con modelos adaptados a la velocidad sobre pistas de tierra. Lejos de ello aquella especialización cuajó de pleno ya en los avanzados años setenta, cuando diseños como el del Lancia Stratos hacían su aparición bajo planteamientos creados por y para la competición.

Dicho esto, resulta de lo más aleccionador revisar la lista de inscritos en el Rallye Monte-Carlo de 1955, conviviendo los Porsche 356 -livianos y manejables aunque escasamente potentes- con gran cantidad de berlinas como el Citroën 15 Six, el Jaguar MK VII o el Armstrong Siddeley. Todo ello rematado con un número significativo de Peugeot 203 o Panhard Dyna.

Y es que, a fin de cuentas, durante aquella época entrar a un rally no era sinónimo de hacerlo sobre un coche preparado; es más, éste siquiera debía sumar cualidades deportivas. Sin duda eran otros tiempos.

SEAT EN LOS RALLIES, SU ESTRENO EN 1955

De cara a 1955 SEAT no estaba como para pensar en las carreras. Recién fundada tan sólo cinco años antes, ésta llevaba dos fabricando en las instalaciones de Zona Franca su primer modelo: el 1400 bajo licencia Fiat. Llegados a este punto, la principal preocupación en la empresa era su propio asentamiento, dando pasos cortos pero seguros en la búsqueda de una mayor autonomía en la fabricación de las piezas respecto a la matriz italiana.

En 2020, SEAT Históricos recordó aquellos inicios mandando al Monte-Carlo Historique un 1400B.

De hecho no fue hasta 1957 -cuatro años después de lanzar el 1400- cuando al fin SEAT lanzaba un segundo modelo en forma del popular 600. No obstante, aquella situación no privaba a algunos intrépidos de buscar emociones fuertes más allá de los Pirineos; motivo por el cual Arturo Bertoglio inscribió a su SEAT 1400 en el Rallye de Monte-Carlo de 1955 con el dorsal 378.

Curiosamente, la escasez de medios -así como la cuestionable burocracia de la época- hizo que él mismo se inscribiera también como copiloto usando su segundo apellido: Ferrajoli. Una simpática anécdota con la cual se inició el desempeño de aquella prueba en la que, pasando las nieves del Turini, logró posicionarse en el puesto número 50 justo por detrás de un Porsche 356 Pre-A 1500. Algo sin duda meritorio y que, además, inauguraba la presencia internacional de SEAT en los rallies.

Imágenes: SEAT Históricos y M.Louche (A.C.M) a través de SEAT Históricos.

Qué te ha parecido?

15 Puntos
Upvote Downvote
Foto del avatar

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

60.2kFans
2.1kFollowers
3.4kFollowers
3.8kFollowers