dodge gtx
in

Me encantaMe encanta

Dodge GTX 1970. El «muscle car» argentino con su V8 Chrysler

Presentado a finales de 1970, el Dodge GTX es una de las cimas del automovilismo argentino con su motor V8 al estilo de un muscle car. Un modelo llamativo y potente montado sobre la plataforma compartida con las berlinas Dart, las cuales configuraron en Argentina la llamada Línea Dodge al reestructurar la gama de Fevre-Chrysler a mediados de los sesenta.

En materia automovilística España y Argentina tienen más puntos en común de lo que pudiera parecer. Y además, uno de ellos tiene que ver con los Estados Unidos. Hablamos de la implantación masiva en los sesenta de la gama Dodge, la cual se fabricó en ambos países bajo empresas nacionales. En el caso de España, la responsable fue Barreiros tras firmar en 1963 un acuerdo con Chrysler para la producción de modelos Dodge y Simca en su factoría de Villaverde.

En el caso de Argentina la protagonista fue Fevre. Empresa que consiguió la representación de Dodge ya en 1916. Antes incluso de que ésta fuese comprada por Chrysler en 1928. Una trayectoria con extensas raíces en la que se han fabricado desde camiones y turismos hasta unidades del VW Beetle. Todo a través de factorías como las de San Justo o Monte Chingolo, las cuales se vieron complementadas con interesantes edificios como el Palacio Alcorta. Un antiguo concesionario Chrysler con pista de pruebas incorporada a la manera de la fábrica de FIAT en Lingotto.

No obstante, el más certero momento de asentamiento vino durante los años sesenta. Concretamente cuando la gama de Chrysler en Argentina se actualizó con los Valiant de fabricación nacional, los cuales recibieron en un completo cambio de aspecto al asimilar la carrocería del Dart. Precisamente el modelo que se empezó a comercializar por Barreiros en la España de 1965. Un vehículo global en sus mercados y flexible en sus preparaciones, del cual salieron tanto berlinas como coupés en múltiples acabados.

Una panoplia de modelos entre los cuales destaca el Dodge GTX. Un muscle car ceñido al mercado argentino, el cual supuso el ejemplo más exclusivo de la gama Dodge fabricada por Fevre.

DODGE GTX. UN MUSCLE CAR A LA ARGENTINA

Aunque el Dodge GTX derivaba del sedán GT, desde el propio nombre quiso distanciarse marcando una mayor agresividad. Por ello la X deriva de la palabra “extremo”, dando a entender que en este caso las prestaciones serían lo primordial. Un punto de partida gracias al cual las carreras en Argentina viraron del predominio de los Ford y Chevrolet al de las diferentes preparaciones basadas en el GTX. Algo que se entiende cuando examinamos sus mecánicas. Especialmente la V8 ofertada junto a la seis cilindros tan sólo unos meses después de la presentación a finales de 1970.

Sin duda su versión más representativa, la cual marcaba diferencias con el Slant A119 de seis cilindros en línea. Un ingenio de 3687cc y 155CV a 4500 rpm que equipó al sedán GT al cual vino a sustituir el GTX. De hecho, y ya que éste distaba tanto del V8, a partir de 1972 la versión seis cilindros del Dodge GTX pasó a denominarse Polara Coupé. Situación que dejó al V8 como único motor disponible para este modelo, lo cual le dio verdadera identidad al distanciarlo del resto de la gama. También basada en la exitosa Plataforma A monocasco de Chrysler para automóviles con propulsión trasera.

Y es que, aunque el Dodge GTX compartiera gran parte de sus piezas con el resto de la llamada Línea Dodge, su motor V8 marcó distancia gracias a sus 212CV a tan sólo 4400 rpm. Algo que unido a su cilindrada de 5210cc sentencia un carácter de auténtico muscle car americano. Es decir, mucha potencia centrada sobre un chasis largo perfecto para dar lo mejor de sí no tanto en las curvas como en las rectas. Hecho que se confirma cuando inspeccionamos el peso, el cual no llega por poco a los 1600 kilos. Normal para un vehículo con más de cinco metros de largo y casi tres de batalla.

POTENCIA SIN SACRIFICAR LA COMODIDAD

Siendo sinceros, lo cierto es que el concepto de muscle car tiene más que ver con dejarse ver que con la pura conducción deportiva. Pesados, grandes y con una dirección que no entra bien en las curvas, los deportivos americanos a la manera de los Mustang, Camaro o Torino basan su atractivo en la aceleración y una estética imponente. Prueba de ello no sólo es que suelan basarse en chasis usados por vehículos familiares, sino también sus amplios habitáculos. Característica bien visible en el Dodge GTX. Un rabioso deportivo V8 perfectamente útil para largos viajes en familia gracias a su gran superficie acristalada, cómodos asientos y suspensiones capaces de filtrar el terrero.

Además, su transmisión manual de cuatro velocidades fue diseñada con marchas largas y un embrague suave en su pisada. Hechos que confirman al Dodge GTX como un coche más pensado para devorar rectas que reviradas rutas de montaña. Y es que, al fin y al cabo, cada automóvil tiene un uso y un contexto. Por ello es lógico pensar que Chrysler dotase el mercado argentino de un modelo así, destinado a ser usado por lugares con una geografía similar a la norteamericana. Idea comercial que vino desde México, donde Dodge ya producía el Dart GTS.

Posiblemente el inicio del Dodge GTX argentino, el cual algunas fuentes señalan como producto de un estudio de mercado realizado por Chrysler tras haber llevado de forma experimental un Dart GTS mexicano con motor V8 a Argentina. Especulaciones que, debates aparte, no cambian el hecho de que el Dodge GTX es un muscle car de fabricación argentina. Una interesante y espectacular versión que no tuvimos en España debido a la compleja situación financiera que Barreiros atravesó desde 1967.

Un contexto donde Chrysler acabó haciéndose con el control de la compañía, dejando de lado posibles aventuras para centrarse en el Dodge 3700 español, diferenciado del Polara argentino por detalles como la parrilla y los faros. Elementos que van tejiendo, entre España y Argentina, una historia automovilística compartida en lo que a modelos Dodge se refiere.

Fotografías: Chrysler

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

49.9kFans
1.6kFollowers
2.4kFollowers
3.1kFollowers