Liberty 750×184

Rétromobile Paris: El arte y el coche


ClassicMadrid Medio

Habiendo sido París durante muchos años la capital mundial del arte antes de ser destronada por Nueva York, sería legítimo que en su 39 edición, del 5 al 9 de febrero de 2014, Rétromobile intentara convertirse en el salón clásico donde el coche se contemple en cierto modo como una realización artística.

Aunque no las comparta personalmente, asistimos a muchas corrientes de opinión que actualmente se orientan en ese sentido. En su favor se podría invocar el hecho de que las casas de subastas más prestigiosas del mundo, especializadas en la venta de obras de arte, se vuelcan ahora en organizar subastas de coches clásicos. Pero más que un movimiento artístico, en mi opinión, se trata de un movimiento comercial y altamente especulativo.

El auge de la tendencia queda de manifiesto al comprobar que tradicionalmente se organizaba en febrero una subasta de coches en el mismo recinto del parque de exposiciones de la puerta de Versalles donde tiene lugar Rétromobile, mientras que en 2014 se han celebrado en París tres grandes subastas durante la semana del salón parisino. Una de ellas, organizada por Artcurial, en el mismo recito de Rétromobile, otra en el Grand Palais de los Campos Elíseos organizada por Bonhams y una tercera en la place Vauban -Les Invalides-, organizada por RM.

Sumados los catálogos de las tres casas arrojan una cifra de ventas difícilmente imaginable hace tan sólo unos años, con peso específico para cotizar en bolsa.

El Lamborghini Miura, siempre dispuesto a embestir
El Lamborghini Miura, siempre dispuesto a embestir

Más que a una consideración del automóvil clásico como una obra de arte a lo que en realidad asistimos es a un desplazamiento de la especulación en valores bursátiles a bienes tangibles, como son los coches con cierta capacidad de apreciación.

Donde nos lleve esa carrera especulativa en el mundo del automóvil clásico es difícil de predecir. Si se trata de una burbuja que reventará como la de 1991 es una cuestión que dejaremos para los debates de los expertos.

Como se ha señalado, Rétromobile se organiza en la puerta de Versalles y en su origen estaba la idea de recuperar el ambiente que reinaba durante el salón del automóvil de París antes y después de la guerra, organizado en el Grand Palais de los Campos Elíseos. La casa británica Bonhams, después del fracaso de su subasta en Rétromobile de enero de 2010 (coincidiendo con la agravación de la crisis de la deuda griega) trasladó el evento precisamente al Grand Palais. Su puesto en el salón lo ocupó la francesa Artcurial que lo supo explotar con mayor éxito. La subasta de la canadiense RM se organiza por primera vez en Les Invalides en 2014, sin que se pueda hablar por el momento de consolidación.

Típicamente británico, un Jaguar D auténtico en el stand de Fiskens
Típicamente británico, un Jaguar D auténtico en el stand de Fiskens

Como sabemos, al quedarse pequeñas las instalaciones del Grand Palais, el salón del automóvil de París se trasladó al parque de exposiciones de Versalles con el nombre de Mondial de l’Automobile y la subasta de Bonhams al desvincularse de Rétromobile se ubicó en el Grand Palais. Resulta por lo tanto curioso observar ese viaje de ida y vuelta entre el Grand Palais y la Puerta de Versalles, polos a los que se añade el nuevo acontecimiento en Les Invalides para completar un trípode clásico.

EL MOVIMIENTO ESPECULATIVO

Los auténticos aficionados a los coches clásicos empiezan a alarmarse del fuerte movimiento especulativo que se registra en las actividades de las casas de subastas internacionales. ¿Quién compra a esos precios? ¿Con qué finalidad?Un aficionado típico busca los coches que le gustan al precio más barato posible, para restaurarlos o ponerlos en condiciones de funcionamiento y, naturalmente, para utilizarlos.

La actividad atípica a la que asistimos consiste en hacer fuertes inversiones en vehículos que no van a ser utilizados en carretera, sino que van a ser guardados en una especie de caja fuerte para revenderse cuándo se obtengan beneficios. Como si fueran un cupón de bolsa o un cuadro de Juan Gris.

El comerciante suizo Lukas Hüni desplegaba su artillería pesada, nutrida de Ferraris (véase el 250LM gris en segundo plano)
El comerciante suizo Lukas Hüni desplegaba su artillería pesada, nutrida de Ferraris (véase el 250LM gris en segundo plano)
Ese juego -en el sentido que se utiliza jugar en bolsa- lleva ineludiblemente a un movimiento especulativo: no se compra el coche que le gusta al comprador para su disfrute, sino aquel que se considera tiene más potencial de apreciación a corto plazo. Pero incluso ese potencial de apreciación resulta manipulado en los casos de acaparación de modelos que se fabricaron en pocas unidades. Algo notorio en el caso de las llamadas series limitadas.

Otro fenómeno parásito que así aparece es la proliferación de especuladores en coches clásicos, del mismo modo que la «profesionalización» de los propios coches que se subastan y se vuelven a subastar, limitándose su vida activa a ir de una feria a otra.

Reconozcamos, no obstante, que las subastas tienen una ventaja: los precios son reales y públicos. Así como nunca se sabrá cuánto se paga por coches vendidos entre particulares, los precios de los coches vendidos en subastas son comprobados por fedatarios públicos
-notarios en España y personas asimiladas en otros países-, publicados y sujetos a impuestos.

Alfa Romeo P33/2
Alfa Romeo P33/2
Recordemos algunos precios alcanzados en subastas durante el año 2013, que han batido todos los récords históricos para muchas marcas y modelos. Precios indicados de menor a mayor (entre paréntesis se indica la casa subastadora):
PRECIOS RÉCORD ALCANZADOS EN SUBASTAS EN 2013

♦ Citroën Ami 6 de 1963 (Artcurial): 33.693,00 euros;
 
♦ Shelby Mustang GT500 cabriolet de 1968 (RM): 197.382,00 euros;
 
♦ Cadillac 62 descapotable de 1956 (RM): 224.084,00 euros;
 
♦ Messerschmitt Tiger de 1958 (RM): 240.701,00 euros;
 
♦ Jaguar SS100 roadster de 1938 (Bonhams): 296.772,00 euros;
 
♦ AC Cobra 427 de 1965 (Artcurial): 439.212,00 euros;
 
♦ Chrysler CL Imprerial cabriolet de 1933 (RM); 516.142,00 euros
 
♦ Duesenberg J Torpedo de 1930 (Bonhams): 522.173,00 euros;
 
♦ Invicta S-Type Tourer de 1931 (Bonhams): 553.167,00 euros;
 
♦ Mercedes-Benz 300SL Gullwing (RM): 874.504,00 euros;
 
♦ Lamborghini Miura SV de 1972 (Bonhams): 908.340,00 euros;
 
♦ Mercedes-Benz 540K cabriolet A de 1938 (Bonhams): 981.232,00 euros;
 
♦ Stutz DV32 cabriolet de 1933 (RM): 1.130.553,00 euros;
 
♦ Ferrari 365 GTB/4 Daytona spider de 1973 (RM): 1.233.223,00 euros;
 
♦ Ferrari 330GTS cabriolet de 1967 (RM): 1.446.766, euros;
 
♦ Maserati 250 S de 1957 (RM): 2.517.858,00 euros;
 
♦ Aston Martin DB4GT Bertone de 1960 (Bonhams): 3.797.475,00 euros;
 
♦ Ferrari 340 MM competición de 1953 (RM): 9.856.000,00 euros;
 
♦ Ferrari 275 GTB/4 NART spider (RM): 20.882.307,00 euros; y
 
♦ Mercedes-Benz W196R de 1954 (Bonhams): 22.701.864,00 euros.

El hecho de que no haya sido un acontecimiento único, aislado y excepcional el que un coche haya superado el precio de veinte millones de euros nos indica que el automóvil histórico ya no tiene un valor en relación con su utilización práctica, sino como objeto sometido a la especulación. Nadie pone veinte millones de euros en un coche si no es porque está pensando que realizará beneficios al revenderlo. Esa es pura y simplemente la filosofía de la especulación.
Porsche 917, único ejemplar de magnesio, ganador de las 24 horas de Le Mans en 1971
Porsche 917, único ejemplar de magnesio, ganador de las 24 horas de Le Mans en 1971

Los pies en el suelo

Como en La Escudería no somos especialistas en bolsa, sino aficionados al automóvil, volvamos a poner los pies en el suelo y a reanudar nuestra visita a Rétromobile.

Empecemos mencionando que el organizador, debido al éxito de las ediciones precedentes, ha dado un paso más en la ampliación del salón al trasladar su ubicación al Pabellón No 1 de la Puerta de Versalles, de 44.000 metros cuadrados, ganando 8.000 metros cuadrados sobre la superficie disponible en las anteriores ediciones.

Incluso así, el Pabellón No 1, con el aliciente suplementario de la mejor ambientación al contar con iluminación diurna a través de enormes superficies acristaladas, se va quedando corto en su estreno por Rétromobile, ya que debe recibir entre 80.000 y 90.000 visitantes. A los precios de las entradas en vigor, la recaudación por taquilla sería de 1.440.000,00 euros -cierto es que los gastos de alquiler, organización y personal son muy elevados.

No cabe duda de la pasión de Lukas Hüni por Rétromobile, además de su stand "normal" también llevó su colección particular de Lancias
retromobile_2014_lancia_flaminia
1- No cabe duda de la pasión de Lukas Hüni por Rétromobile, además de su stand "normal" también llevó su colección particular de Lancias
2- Lancia Flaminia 2500 Sport Zagato de 1959. Nótese el doble abombamiento del techo característico de las realizaciones de Zagato

Uno de los alicientes de este año ha sido la exposición especial del patrimonio Lancia a través de la colección particular del marchante suizo Lukas Hüni. Recordemos que Hüni es uno de los comerciantes expositores asiduo a Rétromobile y que, además de su stand de vehículos en venta, lleva de vez en cuando a París partes temáticas de su colección particular. En 2013, por ejemplo, ganó los comentarios más elogiosos al comparecer con una recreación del salón de París de 1955 a base de varios ejemplares del Citroën DS.

Los ejemplares Lancia más destacados de la colección Lukas Hüni, eran:

• Lancia Lambda Torpedo de 1924, primer automóvil monocasco, con el chasis y la estructura de la carrocería en acero en un conjunto inseparable.

• Lancia Aurelia B20 coupé de 1952, con carrocería de Pinin Farina. El Aurelia era un coche muy avanzado para su tiempo, con motor V6 y transmisión transaxle.

• Lancia Aurelia B24S Spider de 1955. De cotización muy superior al precedente.

• Lancia D24 de competición, 1954. Derivado del Aurelia, es el único ejemplar de competición en manos de una colección privada, con bastidor 0005.

• Lancia Flaminia 2500 Sport Zagato de 1959. Un coche de pre-serie, también derivado del Aurelia y con el doble abombamiento del techo característico de las realizaciones de Zagato.

Perfecta recreación de una carrocería de Bugatti 57
retromobile_2014_citroen_c10
1- Perfecta recreación de una carrocería de Bugatti 57
2- Citroën C10 prototipo de 1956

Por otra parte, el tema genérico de la edición de 2014 eran «Los constructores en Rétromobile», título que agrupaba una amplia selección de vehículos que se citan sucintamente a continuación.

→ Alfa Romeo: Un TZ2 de 1965 y un RL Super Sport de 1926 estaban presentes en el stand del Club Alfa Romeo de Francia.

→ Bugatti: En la producción reciente de la recuperación de la marca comercial, en un lujoso stand junto a un Bentley destacaba un Bugatti Veyron, recordando la victoria de Pierre Veyron en las 24 horas de Le Mans de 1939.

→ Citroën: Una marca generosamente representada por la fábrica en cada edición de Rétromobile, con uno de los stands más grandes, mejor surtidos y presentados, que siempre recuerda su rica historia de continua innovación. Entre otros vehículos recientes, se exponían un C4 de 1932 y un C10 concept car de 1956.

Mercedes-Benz siempre está a la altura de la marca. Espléndido panorama con el coche de Juan-Manuel Fangio
retromobile_2014_porsche_550
1- Mercedes-Benz siempre está a la altura de la marca. Espléndido panorama con el coche de Juan-Manuel Fangio
2- Porsche 550 Spyder traído directamente del museo de Stuttgart

→ Mercedes-Benz: Con una tradición de 120 años en el deporte del motor, se exponían importantes coches de carreras procedentes del museo de Stuttgart, como un coche de Gran Premio de 1914 y el W196R aerodinámico de Juan-Manuel Fangio, con el que participó en Reims en 1954 saliendo victorioso de la prueba.

→ Peugeot: La Aventura Peugeot es el nombre del museo de la marca, que siempre acude con vehículos bien elegidos a Rétromobile, como un 402 Darl’mat cabriolet de 1938 o un Simca Comète Monte Carlo de 1955.

→ Porsche acudía con varios coches excepcionales de su museo de Stuttgart en apoyo del stand del importador para Francia, un GT1 homologado para carretera, derivado de los construidos para las 24 horas de Le Mans; el 917 K (corto) ganador de las 24 horas de Le Mans de 1971 y un bonito 550, seleccionado entre los cuatro prototipos que se construyeron para las 24 horas de Le Mans de 1954. El coche expuesto se clasificó primero en su clase.

Aunque no el más grande, sí uno de los panoramas más bonitos de Rétromobile, el homenaje a Jean Rédélé
Skoda tiene una historia tan rica como poco conocida. Un aerodinámico similar a los Tatra
1- Aunque no el más grande, sí uno de los panoramas más bonitos de Rétromobile, el homenaje a Jean Rédélé
2- Skoda tiene una historia tan rica como poco conocida. Un aerodinámico similar a los Tatra

→ Renault no podía faltar con un espléndido stand de 700 m2 para celebrar tres aniversarios al mismo tiempo: los 100 años de la requisición de los taxis de París tipo AG1 para utilizarse como transporte de tropas en la I Guerra Mundial; los 50 años del R-8 Gordini -recordemos la versión española inspirada en el Gordini que era el R-8TS de FASA-Renault-; y los 30 años del monovolumen Espace.

Además, en uno de los espacios mejor presentados destacaban siste magníficos Alpine, tanto de carretera como de competición, que rendían tributo a su creador Jean Rédélé.

→ Skoda es una marca que sigue sorprendiendo al descubrir su historia. Un 935 prototipo de 1935 recordaba ciertamente a los Tatra aerodinámicos.

→ Coches de récords: En homenaje a J.G. Parry-Thomas y a Sir Malcolm Campbell, se exponían el famoso Babs y el Sunbeam de 350 CV considerado como el primer Bluebird o pájaro azul.

Coche de récords, Babs
Sunbeam se unía a Babs en la categoría de cazarécords
1- Coche de récords, Babs
2- Sunbeam se unía a Babs en la categoría de cazarécords

ARTE Y CURIOSIDADES

Rétromobile también se permitía ciertas extravagancias, como una selección de coches de maharajás de la India -si es que podría llamarse coche a una carroza decorativa con motor como es el llamado Cisne.

Digno de mencionar era el conjunto formado por un Ferrari 330 P4 expuesto con el camión de la Escudería Ferrari, un Fiat Bartoletti, que lo transportó a las 24 horas de Le Mans en 1967 en las que el Ferrari se clasificó en segunda posición.

Un barrio formado por 45 artistas da una nota de colorido a Rétromobile. Una asociación de artistas que cultivan la especialidad está bien organizada y crece de año en año. En su pequeño poblado, los pintores se encuentran al frente de sus obras y están dispuestos a hablar sobre los detalles de sus realizaciones más recientes. Algunos cuadros ya igualan los precios de los coches que representan (abundan las obras entre los 5.000,00 y los 10.000,00 euros, aunque también se encuentran de excelente calidad en el abanico entre 1.000,00 y 3.000,00 euros).

Un Rolls-Royce digno de un Maharajá de la India
Un Rolls-Royce digno de un Maharajá de la India

El capítulo de curiosidades en Rétromobile es tan amplio que necesitaría horas de narración. Destacaremos una cuna muy particular: Cuando nació Jean Bugatti en 1909, los carpinteros de la fábrica de Molsheim hicieron una cuna y se la regalaron a su padre Ettore para festejar el acontecimiento. La cuna será subastará próximamente por la casa Osenat. Ni los recuerdos de familia se salvan de las subastas. No obstante, en esta ocasión la conexión con el automóvil está asegurada puesto que posiblemente Jean Bugatti tuviera en esa cuna sus primeros sueños como diseñador de fabulosos coches.

RESULTADOS DE SUBASTAS

A la hora de cerrar esta crónica algunas cifras eran conocidas.

La subasta de Bonhams del día 6 de febrero en el Grand Palais arrojó algunas cifras dignas de mención:

♦ Mercedes-Benz SSK, modelo a escala 1/12, 8.125,00 euros

♦ Facel Vega II coupé de 1962, para restaurar, 155.250,00 euros

♦ Porsche 911 Speedster de 1989, 310.500,00 euros (posible récord mundial)

♦ Citroën DS21 Caddy cabriolet de 1966, 310.500,00 euros (igualando al Speedster)

♦ Aston Martin DB4 GT de 1962, 1.184.500,00 euros

♦ Ferrari 275 GTB/4 de 1968, 2.218.333,00 euros.

Rétromobile no es la cuna del automóvil, pero encontró la cuna de Jean Bugatti
Rétromobile no es la cuna del automóvil, pero encontró la cuna de Jean Bugatti

En cuanto a Artcurial, un Alfa Romeo Giulia TZ de 1965, bastidor AR750042, se adujudicó por 810.000,00 euros, a los que el comprador deberá añadir los gastos de comisión e impuestos hasta un desembolso total de 955.440,00 euros.

LA PINCELADA ESPAÑOLA

Aunque los expositores españoles no se deciden aún a acudir a Rétromobile, pinceladas nacionales aparecen de manera esporádica. La casa Artcurial destacaba en un lugar de honor un Pegaso Z-102 con azarosa vida en su carrocería Saoutchik, originalmente cabriolet, transformada en coupé y posteriormente revertida a su estado descapotable con la inevitable intervención del serrucho. Artcurial adjudicó el Pegaso a golpe de martillo por 600.000,00 euros, que añadidas las comisiones, se convierten en un desembolso para el comprador de 715.200,00 euros.

La cifra soñada de los cien millones de antiguas pesetas pagada por un Pegaso se supera así ampliamente de manera pública. El Pegaso se ha restaurado desde su salida del museo de San Diego, donde residió por un tiempo, y aparecía pintado de un tono de azul muy pálido que fácilmente se confundía con el blanco. La tapicería de los asientos es ahora blanca y negra, en lugar de íntegramente negra como era antes. Su número de bastidor es 0102.153.0136.

Al finalizar la subasta descubrimos que su afortunado comprador es catalán.

Foto de época, 1954, por cortesía de Movendi
Aunque de momento sea indirecta, siempre hay alguna presencia española en el salón. En este caso representada por el Osca del marqués de Portago
1- Foto de época del marqués de Portago, 1954, por cortesía de Movendi
2- Aunque de momento sea indirecta, siempre hay alguna presencia española en el salón. El Osca de de Portago, en la actualidad

Un coche significativo para la historia de los pilotos españoles es el OSCA MT4 de 1954, utilizado en competición por Alfonso Cabeza de Vaca marqués de Portago. El marqués de Portago participó con el OSCA en las carreras de Nürburgring y Tour de France en 1954, retirándose antes de finalizar en ambas. 

Como sabemos, la desafortunada carrera del marqués de Portago estuvo jalonada de abandonos por roturas mecánicas y accidentes. La fotografía histórica en blanco y negro mostrando a Portago en el Tour de Francia de 1954 es ofrecida por cortesía de Movendi, casa que lo tiene actualmente en venta.

Valoración

Rétromobile no es el primer salón del automóvil clásico de Europa, ni el más grande en términos de expositores, número de visitantes o de extensión en metros cuadrados. Es muy caro para los expositores en términos de alquiler de stands y tampoco es el más barato y asequible para los simples visitantes. Sin embargo, hay algo que lo hace distinto a los demás. Algo difícil de concretarse apuntando en una u otra dirección.

Pie de foto
Pegaso Z-102 0136, antes de ser repintado y subastado por Artcurial (Cedida por RM Auctions)

Lo que hace especial a Rétromobile es su estilo muy peculiar por el conjunto de elementos que lo integran. Tiene un estilo francés, más cálido que la fría racionalidad germánica, pero mejor organizado que la improvisación reinante en los países del sur. Tiene cierta elegancia donde a la puerta del restaurante más exclusivo pueden detenerse dos contertulios a comer un bocadillo de anchoas sin desentonar.

En Rétromobile se mezcla el ambiente internacional con visitantes y expositores llegados del todos los países del mundo con un entorno autóctono y típicamente francés donde cualquiera llega al volante de un R-6 cargado de fiambreras y barras de pan y se sienta en un escalón o en el bordillo de la acera a comerse un bocadillo de salchichón abriendo una botella de vino de su región de origen.

El precio de la entrada a 16 euros puede considerarse razonable, sobre todo teniendo en cuenta que los niños menores de doce años no pagan, facilitando con ello la visita a las familias. Sin embargo, el aparcamiento puede superar con creces esa cantidad, puesto que se factura por horas de estancia y no por una cantidad fija al día, como sucede en la mayoría de salones europeos.

La galería de arte, con 45 artistas, constituye una feria de motu propio
La galería de arte, con 45 artistas, constituye una feria de motu propio

INTERÉS DESDE EL PUNTO DE VISTA…

del automóvil histórico:10/10
de mercado de piezas y complementos:7/10
del modelismo:10/10
de la galería de arte:10/10
Confort de las instalaciones:10/10
Comunicaciones, accesos, facilidades hoteleras:10/10
Atención al público:8/10
Presentación, ambientación, acceso a los stands:8/10
El 246 Dino se sigue cotizando bien, incluso en proyectos de restauración
El 246 Dino se sigue cotizando bien, incluso en proyectos de restauración

INCONVENIENTES: Llegada masiva de visitantes, sobre todo el sábado y domingo. Se forman grandes colas a primera hora de la mañana en las taquillas y la circulación en los pasillos interiores es laboriosa. Hay que tener mucha paciencia para poder hacer fotos sin obstáculos de público.

Un detalle negativo es el comportamiento del personal de seguridad de la subasta de Artcurial, que con su exceso de celo en los controles -tanto a la entrada de su recinto cerrado como, lo que es menos explicable, a la salida- produce largas colas, dificulta la aproximación del público a los coches para fotografiarlos y roza en ocasiones el límite de los buenos modales. A señalar que las casas de subastas organizan su propio espacio de manera independiente y con personal propio, distinto del organizador de Rétromobile.
 
 
 

Imágenes a tamaño completo (1.280 px. aprox.)

 
 
 

Valora esta crónica y ¡Comenta!

Catawiki 750

3 Comentarios

  1. Francisco Carrión
    Feb 12, 2014 en 12:04 — Responder

    magnífica crónica, mag-ní-fi-ca! no puedo estar más deacuerdo con todos los criterios expuestos

  2. Feb 12, 2014 en 22:15 — Responder

    Segundo año consecutivo que he tenido oportunidad de acudir, aunque, esta vez entré a ver la subasta de Artcurial. Decir que mereció la pena, no solo por ver cifras astronómicas subir en pantalla a gran velocidad, sino también por caminar entre maravillas agazapadas en el garaje, antes de mostrarse ante el público.
    Un placer leer el reportaje, sobre todo por el hecho de aprender de los comentarios.
    Saludos.

  3. Antonio Silva
    Feb 17, 2014 en 9:51 — Responder

    Si señor, magnifica Cronica, vas a ir a Sttutgart? Creo que este año yo estaré por alli, he decidido cambiar Essen por Sttutgart a ver que tal…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Comienzan las obras de remodelación del Jarama

Post siguiente:

Marchionne anuncia el final de Lancia