Eso de encontrar un sitio que lleva sin ser usado, limpiado o frecuentado por seres humanos años y años y que además está como el día que se cerró, siempre genera un cierto morbo.

En muchas ocasiones aparecen noticias tituladas de manera muy parecida a este artículo, y normalmente el contenido suele llamar mucho la atención, tanto al aficionado como al profano.

Algo así debían sentir los descubridores de las tumbas egipcias hace ya más de 100 años, claro que lo que éstos encontraban era de un valor histórico infinitamente mayor (¿o no?).

En España también podemos encontrar lugares así de interesantes si buscamos un poco
Si buscamos un poco, en España también podemos encontrar lugares así de interesantes

Últimamente han aparecido varios concesionarios abandonados que han sido motivo de noticia en los medios dedicados al automóvil clásico.

En Dinamarca se descubrió hace ya unos años un antiguo servicio oficial de Fiat que se cerró en los años 80 con todo lo que había dentro, ya fueran recambios, vehículos en reparación o coches completamente nuevos que nunca fueron estrenados.

Otro caso parecido se dio hace poco en Nebrasca, EE.UU, donde un antiguo concesionario de Chevrolet llamado Lambrecht cerró a principios de los años 70 con una increíble variedad de modelos nuevos en su interior, algunos de los cuales habían permanecido allí sin venderse desde los años 50.

Sin duda, un lugar así es el sueño de cualquier coleccionista, pues da la posibilidad de encontrar -como sucedió en este último caso- todo un Chevrolet Bel Air de 1956 con tan solo 14 kilómetros en el marcador.

Y claro, ¿a quién no le gustaría estrenar un clásico? Finalmente, la colección que había guardado la familia Lambrecht durante tantos años fue subastada entre los pasados días 28 y 29 de septiembre y, como podéis suponer tras ver el vídeo, causó muchísima expectación.

El resultado de la subasta de todo el material fue espectacular, y no solo por el numerosísimo público que se acercó a ver los lotes; las cifras que alcanzaron las ventas fueron de varios millones de dólares, y eso que ninguno de los automóviles vendidos funcionaba.

Este atractivo Alfa Romeo también aparenta un estado bastante aceptable
Este atractivo Alfa Romeo aparenta un estado bastante aceptable

Peligro latente

Y es que éste es otro factor que se debe tener en cuenta ante un descubrimiento de esta clase: aunque los coches parezcan intactos y no hayan rodado apenas desde que fueron fabricados, seguro que necesitarán muchas horas y dinero para volver a ser puestos en marcha.

Como todos sabemos, no hay peor cosa para un vehículo que un largo periodo de inactividad, y esa coletilla de tantos vendedores de «se paró funcionando» no puede sino esconder posibles sorpresas desagradables.

También en España

El caso que nos ocupa es parecido pero no es exactamente igual que los comentados anteriormente, pues aquí no encontraremos ninguna máquina que fuera abandonada antes de estrenarse.

Este Renault 5 de primera serie apenas ha rodado por nuestras carreteras
Este Renault 5 de primera serie apenas ha rodado por nuestras carreteras

Sí hallamos automóviles que fueron “jubilados” prematuramente, como un precioso Renault 5 950 con solo 40.000 km en su marcador y que presenta un estado muy cercano al que debía tener cuando salió por primera vez a la carretera.

El culpable de que podamos ver un lugar tan interesante como el de estas fotos es un aficionado al automovilismo en general y un coleccionista de clásicos que lleva muchos años en este mundillo y al que, además, la afición le viene de familia.

Como aún puede verse en las paredes, este local estuvo consagrado hasta los años 90 al grupo General Motors, pero en un determinado momento, más adelante, se dedicó a la compra-venta de vehículos usados.

Debajo de esa capa de polvo se puede ver el buen estado en que está el Humber Hawk
Debajo de esa capa de polvo se puede ver el buen estado en que está el Humber Hawk

El problema –o la suerte para nosotros- es que las unidades que fueron llegando y que eran del gusto del propietario del espacio nunca fueron revendidas y quedaron ahí aparcadas, incluso tras haber recibido un completo trabajo de restauración.

Este es el caso del más anciano del lugar, un Bonito Humber Hawk que debajo del polvo luce una brillante pintura en un adecuado verde inglés, pero también de un “moderno” Renault 4 TL de última generación.

Otros se guardaron tal y como llegaron, con sus defectos o averías: un Opel Kadett con matrícula de Tenerife tiene un gran golpe lateral que difícilmente podría repararse, y el más exótico de la colección, un raro Neckar Europa de los años 60, presenta un importante problema de motor.

Un Neckar Europa, casi imposible de encontrar con matrícula original española
Un Neckar Europa, casi imposible de encontrar con matrícula original española

Este extraño coche es en realidad un Fiat 1100 fabricado bajo licencia en Alemania y con ligeras modificaciones estéticas respecto al modelo original.

Como no puede ser menos en nuestro país, los Seat son mayoría, aunque también hay dos Citroën, un Mercedes y varios productos italianos, entre los que habría que destacar un bonito Alfa Romeo Sprint Veloce en muy buen estado y que parece estar pidiendo a gritos un alma caritativa que dé nueva vida a su airoso motor bóxer.

Al menos, este local se encuentra en un estado relativamente bueno y no parece que factores como la humedad vayan a afectar, por ahora, a los vehículos que allí se guardan.

Y es que estos sitios siempre llevan a uno a imaginarse conduciendo alguno o varios de estos pobres automóviles olvidados… Claro que, probablemente, vistos por separado y en perfectas condiciones de uso no llamarían tanto la atención. ¿O sí?

 

Más fotos polvorientas…

Catawiki 750

1 Comentario

  1. manuel
    May 12, 2015 en 21:31 — Responder

    a mi me gustaria que se ponieran en contacto conmigo y yo me encargo de retirar esos vehiculos totalmente gratis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Brasil dice adiós a la Volkswagen Kombi

Post siguiente:

Madrid Motor Days: El retorno del CET y del Grupo B