Liberty 750×184

BMW’s Serie 6 en Granada


ClassicMadrid Medio

Durante los días 10, 11 y 12 de Octubre ha tenido lugar en Guadix, provincia de Granada, una de las concentraciones -o como se dice más popularmente, «kedadas»- que el Club BMW E-24 España organiza cada seis meses.

Desde hace unos diez años los miembros de dicho club se reúnen dos veces al año, una en primavera y otra en otoño, en algún punto de nuestra geografía. En convocatorias anteriores han visitado lugares tan distantes como Sanabria, Málaga, Alcañiz, Avila o Ainsa en los Pirineos, entre otros.

Esta vez ya tocaba volver a Andalucía, y aprovechando que algunos de los socios viven por el sureste de la península se decidió finalmente organizar la reunión en la provincia de Granada. Concretamente, el punto de reunión y cuartel general del fin de semana fue la casa rural «Cuevas del Tío Tobas» en la Alcudia de Guadix, a unos 60 kilómetros de Granada capital.

Concentración del Club BMW E-24 en Granada
Impecable M 635 CSI de 1984 junto a sus compañeros en las Cuevas del Tío Tobas (Foto: Anchoafoto)

Buena parte de los convocados fueron llegando a las cuevas durante la tarde del viernes, mientras que el resto lo haría el sábado por la mañana hasta que todos estuvieron dispuestos para el inicio de la jornada a las diez de la mañana. A Guadix llegaron coches desde Málaga, Granada, Alicante, Murcia, Huesca, Ciudad Real y, como siempre el grupo más nutrido, desde Madrid.

[=»Anuncio» =»
.
 
» «» «url:https%3A%2F%2Fwww.escuderia.com%2Fcontacta-con-la-escuderia%2F||target:%20_blank» «» =»» «0» =»» =»no-border» _width=»1″ =»#1e73be» =»#222222″ =»#ffffff» =»2″ =»50″ =»#333333″ =»»]

Pre, Post y Repost

En total acudieron 16 magníficas unidades de BMW E-24, modelo con el que la firma Bávara estrenó su serie seis en el año 1976 y que finalizó su producción en 1989. Entonces ya se había comenzado la fabricación del serie ocho, modelo que aunque venía a cubrir el mismo nicho de potenciales clientes no era exactamente su sucesor, ya que superó al E-24 en todo: en tamaño, número de cilindros, tecnología, prestaciones, precio… pero también perdió el carácter y el carisma de los BMW clásicos.

De esos 16 tiburones -apodo con el que se denomina a los E-24 por el parecido de su peculiar morro de inclinación invertida con la boca del temido escualo- dos de ellos -un 633CSI y un 628CSI- pertenecían a la primera serie o «pre» (1976-82), distinguibles a simple vista por su paragolpes trasero más ancho y corto y por un sinfin de pequeños detalles en los que ya hay que fijarse algo más. A nivel mecánico y de chasis son totalmente distintos al resto de los modelos.

Diez -ocho 635CSI y dos M 635CSI- eran de la segunda serie o «post» (1982-87), con los paragolpes traseros finos y alargados hasta los pasos de rueda; y cuatro -tres 635CSI y un M 635CSI- de la tercera generación o «repost» (1987-89) que se identifican por los parachoques un poco más anchos que los anteriores e integrados en parte en la carrocería, más al gusto americano y al estilo «ochentero» de la moda del plástico por todas partes aunque mecánicamente sean iguales a los anteriores.

Los modelos M del serie seis, como es de sobra conocido, son las versiones vitaminadas del gran coupé. Llevan el mismo motor que el 635, un 6 cilindros en línea de 3.453 cc, pero con la excelente culata de 24 válvulas que proporciona la impresionante cifra para la época de 286 CV.

El sábado por la mañana, mientras llegaban los participantes de la concentración, se disfrutó del ratito de rigor de capós abiertos, en el que se saluda a los viejos conocidos, se presentan los nuevos y, por supuesto, se pasa revista a las monturas de los compañeros.

El objetivo es intercambiar conocimientos, presumir de las novedades y admirar los ejemplares mejor conservados o restaurados. Son típicas las frases como «¿Quién te ha reparado la tapicería?», «¿Dónde has comprado esos amortiguadores?», «¿Cuándo has hecho la culata?», «¿Cuánto te han costado esas llantas?», «¿No te han puesto pegas en la ITV?»…

Mientras, las parejas de estos locos, que afortunadamente también han hecho amistades en el grupo, hablan de temas distintos y se cachondean de las conversaciones de sus cónyujes, porque no tienen -ni quieren tener, ni falta que hace- ni puñetera idea de lo que están diciendo a pesar de que lo hagan en perfecto castellano.

Liberty Seguros 710×88
 

Montañas y comilonas

A las 11,00 de la mañana los dieciséis automóviles partieron de ruta por una preciosa carretera virada y estrecha, que ascendía por la cara norte de Sierra Nevada hasta el alto de un puerto donde se hizo una parada para tomar fotografías y babear contemplando los autos.

Concentración del Club BMW E-24 en Granada
Los tiburones en Sierra Nevada (Foto: Anchoafoto)

Al rato se reanudó la excursión, realizando el descenso hasta el pueblo de La Calahorra donde se estacionaron los vehículos en la plaza del ayuntamiento. De nuevo capós abiertos y vuelta a las conversaciones entre marcianos. Cuando llegó la hora del almuerzo la comitiva se dirigió hacia las Cuevas del Tío Tobas, donde se celebró una barbacoa de hermandad que duró hasta bien entrada la tarde.

Llegado este punto los que fueron sólo a pasar el día se despidieron y el resto se dirigió al restaurante La Almazara de Paulenca, donde les esperaba una excelente cena y un cuadro flamenco para rematar la jornada de fiesta.

A la mañana siguiente, lo habitual, rostros cansados por una parte, después de la jarana nocturna; y caras tristes por otra, ya que la despedida es dura después de un maravilloso fin de semana. Pero siempre queda abierta una puerta al optimismo, cuando todos en el momento de irse pronuncian la misma frase: ¡Nos vemos en la próxima!

 

Catawiki 750

1 Comentario

  1. a.vidal
    Dic 14, 2014 en 21:25 — Responder

    Lo que es capaz de mover el amor a un modelo…..Fue un placer formar parte y ver la calidad y el estado de conservación de los coches que acudieron. Buen trabajo,Carlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Citroën CX: La Diosa barrida por el Viento - 1ª Parte

Post siguiente:

Retro Valencia se consolida