Bienes tangibles

Retromovil 2019 Medio

Liberty 750×184

Hoy no nos asustamos por el hecho de que tal empresario o cuál político (o familiar del mismo) sean pillados “infraganti” con dineros de dudosa procedencia. Esto simplemente ya no vende lo suficiente en esta nuestra piel de toro en la que en todos los estratos de la pirámide del poder vemos a diario corruptelas y mangantes.

La cosa cambia cuando se pilla a esos “presuntos” con un bien tangible tan claro como un vehículo clásico o preclásico en este caso. Y es que para la plebe, el vulgo, a los que en definitiva se dirigen todas esas nefastas noticias escritas o parladas que son lanzadas como dardos por los poderes mediáticos de ambos lados, nada hay más sencillo para escenificar el presunto trinque que decir “y tiene X Clásicos de alta gama, entre ellos un valioso Ferrari 328”. Lo cierto es que el trincante, sea del bando que sea, se merece la cárcel hasta que devuelva lo trincado y, una vez que lo haya devuelto, que comience a cumplir la condena que le impongan los tribunales.

Pie de foto
Esto nos afecta a todos, no solo a los aficionados a los Ferraris

El problema para nosotros aparece cuando sacamos nuestro coche de trincante a la calle, en cómo nos mira la gente y, lo que es peor, lo que llegan a espetarnos. Yo por ejemplo soy amante de los Ferraris y, curiosamente, el 328 me parece uno de los modelos definitivos; por desgracia no poseo ninguno pero sí tengo amigos con esa suerte y TODOS ellos lo han pagado con el dinero ganado como retribución legal de su trabajo diario. Imagínense sufridos lectores lo que Mas… de uno ha tenido que aguantar últimamente.

Dicho problema aumenta cuando el pueblo comienza a asociar las palabras coches clásicos, corrupción, dinero negro, etc, y créanme que esto es algo que ocurre con demasiada frecuencia. Hagan la prueba y díganle a algún conocido que no sepa de su hobby que la afición de su jefe, por ejemplo, son los coches clásicos, ya verán que pronto sale el tema de que eso es para “ricos” o que eso lo hace para blanquear dinero.

No se crean que por tener un Seiscientos o un Balilla esto no va con ustedes, no se engañen, esto va con el concepto de coche clásico asociado a bien tangible, y por ende con todos los aficionados y profesionales del sector de nuestra pasión.

 

Catawiki 750

8 Comentarios

  1. Feb 26, 2015 en 10:25 — Responder

    Estamos finos, que le vamos a hacer, pero mientras que no entre alguien en el poder que esté limpio de culpa y sea capaz de hacer una ley que meta en la cárcel a los que la hagan esto es y seguirá siendo » el país de la pandereta»

  2. Miguel
    Mar 5, 2015 en 11:58 — Responder

    No creo yo que sea ahora con el auge de informaciones sobre la corrupción. El problema, para mí, viene de mucho antes, y es LA ENVIDIA. Un conocido hizo hace muchos años un experimento y era ir detrás de SU Porche 911 Carrera (conducido por un amigo) con una berlina normal, paseando por Boulevares de dos ciudades españolas y anotar los comentarios de la gente. Totalmente irreproducibles, por supuesto.
    Pregúntenles también a los aficionados a la aviación deportiva, propietarios de pequeños barcos deportivos…..siempre Siempre justificando, explicando. ¿Qué es lo primero que pregunta un periodista cuando se acerca a un evento? ¿CUANTO CUESTA ?
    Yo ya no hago ningún intento de explicar nada a nadie, me quedan menos años de vida que los que he disfrutado y no pienso perder más tiempo. Sólo que la próxima vez naceré en el Primer Mundo. Lo Juro.

  3. José F Heredero
    Mar 5, 2015 en 16:14 — Responder

    Falta cultura automovilista,cuando en España circulaban esos coches,que había pocos, los coches te los concedían, unos pocos podían tenerlos, eran caros y el país no estaba para dispendios caprichosos.La corrupción en aquella época era casi desconocida. La gente trabajaba casi hasta artarse con pluriempleo había respeto y admiración para las cosas bonitas y sobre todo para el señorío . Ese señorío sabia a su vez agradecer el respeto de todo el mundo con educación ysensibilidad, hoy en día desgraciadamente eso ha desaparecido, la gente habla idioma distinto y no se saben reconocer , los esfuerzos que hay que hacer por mantener, la historia y cultura que supone conservar y enseñar unCLASICO.

  4. Abr 5, 2015 en 1:28 — Responder

    Estimado Antonio Silva:

    Excelente artículo. La cultura del clásico empieza con la labor que hace usted y personas como usted: la divulgación. El problema reside en que todos los que como usted divulgan su cariño por los clásicos en blogs, webs, revistas digitales, revistas en papel, etc, no llegan al ciudadano medio, sino al ciudadano especializado o aficionado al clásico, y no porque ustedes no lo intenten con todas sus fuerzas y toda su pasión, sino porque es difícil llegar al ciudadano debido a que Internet tiene otros atractivos o «cantos de sirena» que llevan a los ciudadanos a gastar más tiempo en webs de otras aficiones (por ejemplo: fútbol). Es un problema en cuya solución estamos trabajando actualmente un socio y yo, y, en cuanto tengamos cerrado el plan de acción, le comunicaremos a usted y a otros actores clave del sector del clásico.

    Siga usted con ese esfuerzo y esa pasión por la divulgación de la cultura del clásico, que estoy convencido de que más pronto que tarde cambiaremos gradualmente la percepción de los maravillosos clásicos por parte del ciudadano medio. ¡Ánimo!

    Atentamente,

    MCC (Emerson F)

  5. Antonio Silva
    Abr 11, 2015 en 14:59 — Responder

    Amigos, gracias por los comentarios, creo que en general todos tenemos un sentir parecido.

    Emerson, yo no habría sabido decirlo mejor, me dejas es ascuas con ese proyecto… Si necesitáis colaboracion no dudes en contactarme.

    Un fuerte abrazo a todos.

    Antonio Silva

  6. Emerson F.
    Abr 11, 2015 en 21:36 — Responder

    Estimado Antonio:

    Muchas gracias por tu ofrecimiento de colaboración. Estamos en estos momentos diseñando el plan de acción que permita sumar sinergias de todos los actores clave del sector del clásico, de forma que el resultado permita un valor añadido y un impacto cultural superior a la suma de las partes. A primeros de junio nos hemos comprometido a una reunión con uno de los actores clave, de forma que depuremos aspectos del plan desde su punto de vista, y me sería muy grato que tu fueses el siguiente actor clave en ayudarnos a depurar otros aspectos desde tu propio punto de vista. Calculo que la fecha aproximada para esa reunión contigo sería hacia mediados o finales de junio, o primeros de julio. Si te parece bien, me pongo en contacto contigo a mediados de junio y concretamos con más precisión una fecha de reunión que no se nos vaya más allá de primeros de julio. Disculpa que no te pueda describir el plan de acción grosso modo, ya que los fundamentos básicos de dicho plan están en los detalles, y para mí es imposible resumir los detalles en unas líneas de texto. Cuando nos reunamos, te presentaré todos los aspectos y detalles que conforman el plan, teniendo delante un PC portátil. Así veremos tanto el plan general como su concreción detallada in situ, de forma gráfica y operativa. Todos aquellos aspectos que nos indiques para modificar y actualizar el plan bajo tu punto de vista, serán bienvenidos.

    Hasta entonces, recibe un cordial abrazo,

    MCC (Emerson F)

  7. Antonio Silva
    Abr 13, 2015 en 13:47 — Responder

    En cantado en conocer esas nuevas opciones, un abrazo.

    • Emerson F.
      Jul 23, 2015 en 6:52 — Responder

      Estimado Antonio Silva:

      Debido a complicaciones derivadas de una operación quirúrgica que he sufrido, toda mi planificación se ha visto seriamente afectada. Lamento la demora, pero la reunión que te había mencionado en mi último mensaje tendría que ser para octubre. Disculpa que no haya podido contactar contigo en las fechas previstas inicialmente.

      Un cordial abrazo,

      MCC (Emerson F)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Auto Inédito: Tercer número a la venta

Post siguiente:

VW T2: Mucho más que una furgoneta - 1ª parte