ClassicMadrid Medio

Pegaso sorprendió al mundo cuando presentó su coche deportivo en el salón de París de 1951. Nadie creía que la España nacional sindicalista fuera capaz de semejante proeza técnica y, sin embargo, así era. En los años cincuenta nacía una España tecnológica que iba a situarse en pocos años a la altura de los países de su entorno geográfico y cultural. La juventud daba la espalda a la guerra y asistía esperanzada a un futuro de oportunidades de empleo y desarrollo económico.

Tras muchos años de ocultar los logros internacionales de la España de los años cincuenta, nuestra historia oficial se encuentra ante un hecho que se ha vuelto a repetir en Florida más de medio siglo después, al proclamarse un coche deportivo Pegaso «Best of Show» entre los más fascinantes coches del mundo que se dieron cita en el concurso de elegancia de Amelia Island los días 11 a 13 de marzo de 2016.

En un programa de actividades demasiado largo para detallarse en su totalidad, destacaban:

Haz click aquí para ver las actividades destacadas de Amelia Island 2016

• la clase especial para vehículos deportivos de marca Pegaso;

• una clase recorriendo la historia de Cord;

• el 100 aniversario de BMW;

• el 50 aniversario del Lamborghini Miura;

• la biografía deportiva de Hans-Joachim Stuck con la presencia del campeón alemán;

• la experiencia de conducir los últimos modelos de Porsche;

• pruebas de vehículos de las marcas más prestigiosas;

• el seminario NASCAR;

• las subastas de RM-Sotheby’s; Bonhams y otras casas presentes hasta un número de cuatro;

• demostraciones en vuelo de jets privados en venta;

• exposición abierta y gratuita «Cars and Coffee» para aficionados acudiendo al volante de clásicos;

• seminario BMW, explicaciones teóricas y ejercicios prácticos de conducción;

• recepciones y cenas de gala de Mercedes-Benz;

• desfiles de moda;

• aldea de expositores y comerciantes de literatura, modelos, automobilia y productos relacionados con la historia del motor.

amelia island pegaso
El Touring #0156, en primer plano, acompañado del Saoutchik #0148, ambos muy admirados

LA OPORTUNIDAD DE UNA CLASE PEGASO

Amelia y Fernandina (principal núcleo de población de la isla) son antiguos nombres españoles que me sugirieron lo apropiado de organizar una clase especial para automóviles deportivos Pegaso durante el concurso de elegancia de Amelia Island, uno de los más importantes del mundo.

Admitiendo mi proyecto, Bill Warner, fundador y presidente de The Amelia Island Concours d’Elegance Foundation, me pidió que nos pusiéramos manos a la obra a finales de marzo de 2015. Hemos trabajado todo un año en este proyecto que se acaba de materializar con el fin de no dejar ningún detalle inacabado. Así continuaba la aventura Pegaso iniciada por ENASA en los Estados Unidos en el salón de Nueva York de 1953.

amelia island pegaso
Si no el que más premios tuvo, quizá sí el que llamó más fuertemente la atención, Saoutchik #0117

Dos de los coches de aquel salón de Nueva York estaban presentes en Amelia, sorprendiendo al público americano como lo hicieron 63 años antes, a saber, el Z-102 ENASA Cúpula y el Z-102 Saoutchik cupé prototipo.

Reunir los dos coches y exponerlos de nuevo codo a codo constituye por sí mismo un auténtico acontecimiento, sobre todo teniendo en cuenta que el primero reside en los Países Bajos y el otro en el Estado de Connecticut.

Es posible que, debido a la gran ausencia de coches residentes en España, Amelia no haya batido un récord del mundo en cuanto al número de Pegasos reunidos en un acontecimiento internacional. Sin embargo, la calidad y rareza de los coches, la mezcla representativa de todos los modelos fabricados (excepto con carrocería Serra) así como, especialmente el entusiasmo, el esfuerzo y la generosidad de sus propietarios, ha convertido el evento en un hito histórico para la marca creada por el ingeniero Wifredo Ricart.

amelia island pegaso
La bandera Pegaso ondea bien alta al lado del Saoutchik #0146

Con sus 12 coches, Amelia Island ha pasado a los anales de las grandes exposiciones internacionales históricas de Pegaso, como lo fueron Pebble Beach (13 coches en 1994). Techno Classica Essen (16 coches en 2012) y Rétromobile-París (13 coches en 2015).

Al ofrecerme Bill Warner la oportunidad de servir como juez del concurso, he tenido la ocasión directa de comprobar el entusiasmo que existe por Pegaso, no sólo entre los aficionados americanos en general, sino también en los círculos de expertos, periodistas, coleccionistas y comerciantes especializados en vehículos del más alto rango en el orden internacional.

Nuestra clase Pegaso estuvo sometida al escrutinio de Luigi Chinetti (hijo del importador de Ferrari en los Estados Unidos y patrón de la legendaria escudería NART); Ken Gross, juez jefe de la clase, con su experiencia previa en Pebble Beach en un número récord de 25 ocasiones; y el que suscribe.

amelia island pegaso
Desde la víspera, los participantes acicalan sus coches, a la derecha el #0154, sería un pecado presentar al de la izquierda

ACLAMACIÓN DE PEGASO

El hecho de que la clase Pegaso haya contado con la visita y el reconocimiento de personalidades como Hans-Joachim Stuck, piloto homenajeado en la presente edición, vencedor de las 24 horas de Francorchamps; Derek Bell, cinco veces vencedor de las 24 horas de Le Mans; Vic Elford, vencedor del rallye de Montecarlo; Hurley Haywood, tres veces vencedor de las 24 horas de Le Mans; Jochen Mass, vencedor de las 24 horas de Le Mans; Brian Redman; Simon Taylor, fundador de la revista Classic and Sports Car; Al Unser, Jr, dos veces vencedor de las 500 millas de Indianápolis; periodistas y coleccionistas de todo el mundo; supone una aclamación mundial al más alto nivel para una marca nacida en España e injustamente caída en el olvido durante muchos años.

Uno de los Porsche 356 pre-A participantes, obsérvese el parabriasa partido
Uno de los Porsche 356 pre-A participantes, obsérvese el parabriasa partido

EL CONCURSO DE ELEGANCIA

Amelia Island ha llegado a su XXI edición con un número creciente de participantes y de espectadores.

Los habituales de los dos principales concursos de elegancia de los Estados Unidos, Pebble Beach y Amelia Island, decían que en Pebble Beach hay menos coches porque tienen menos extensión donde exponerlos que en Amelia. Lo cual me era difícil de creer. Aunque no he estado en Pebble Beach, por las fotos siempre me ha parecido que no era manco.

También decían los entendidos que Pebble Beach está orientado a los grandes negocios, mientras que Amelia Island a los aficionados del motor. Alguna vez tendré que ir a California para comprobarlo. En cualquier caso, opino que sería un error limitarse a comparar el uno con el otro. Lo que es preciso es disfrutar donde quiera que uno se encuentre, ya sean eventos prestigiosos o modestos.

amelia island concurs d elegance
Celebración del 50 aniversario del Lamborghini Miura con ejemplares irreprochables desde cualquier punto de vista

Amelia Island es peculiar en cuanto que recompensa dos coches a los que se otorga el mismo título Best of Show con el mismo rango de importancia. La organización los define como:

– Un Best in Show, Concours d’Elegance, concedido a la realización más elegante en cuanto a carrocería y mecánica de renombre; y

– Un Best in Show, Concours de Sport, reservado a coches de vocación deportiva.

Lo cierto es que repasando las listas de galardonados desde la primera edición es muy difícil distinguir en algunos casos rasgos completamente definitivos para una separación clara.

En mi opinión creo que los concursos de elegancia de ese rango están llegando a un nivel de participación que el mismo jurado tiene auténticos problemas para proclamar un único vencedor y se trata de limitar daños y perjuicios en casos de posibles y frecuentes empates y discusiones encarnizadas.

amelia island concurs d elegance
He aquí a los dos pesos pesados del concurso (Por cortesía de JMPR Public Relations, Inc.)

Con dos premios que en realidad es uno único y con dos personas que fueran sólo una (como en el caso de la santísima trinidad) parece que todo el mundo se queda más contento.

Sin hablar de los premios por clase y los premios concedidos por los diferentes patrocinadores, que reconocen el trabajo de los propietarios y profesionales que trabajan en la restauración en las distintas especialidades.

En 2016, el codiciado Best in Show, Concours de Sport, lo obtuvo el Pegaso Z-102 ENASA Cúpula, con todos esos nombres y apellidos a los que debemos añadir el número de identidad o número de bastidor 0102.150.0121 en prueba de reconocimiento y admiración.

amelia island concurs d elegance
La alineación de Cord también era absolutamente un regalo para sus admiradores

VARIEDAD SOBRE EL TERRENO

Aunque personalmente me gustaría limitarme a la victoria de Pegaso, al triunfo de Pegaso y al mérito de Pegaso, correría el riesgo de aburrir a los lectores que desean una visión más completa de lo sucedido en Amelia Island.

Lo cierto es que la variedad y calidad de los más de 300 coches, no sólo expuestos en un modo pasivo, sino compitiendo de la manera más activa en sus respectivas clases, con los ojos en el Best of Show, final objetivo que sólo unos cuantos logran a lo largo de su vida activa, es bien patente con sólo echar un vistazo al campo de golf adyacente al lujoso hotel Ritz-Carlton que, dicho sea de paso, pero sin quitarle ningún protagonismo, está implicado al cien por cien durante todo el fin de semana en el éxito de concurso.

Estando el viernes reservado a actividades paralelas al concurso, como subastas, seminarios, relaciones comerciales o acontecimientos sociales, cuando llega el grueso del público sobre el terreno es el sábado y el domingo.

amelia island concurs d elegance
Luigi Chinetti hijo con uno de los 250LM de su padre, qué fantástico momento, irrepetible

Desde horas muy tempranas, cientos de espectadores el sábado y miles el domingo, se apiñan en las carreteras que dan acceso al terreno de juego (literalmente puesto que es un campo de golf) para disfrutar de los desfiles y caravanas que se formas con los más variopintos coches históricos que acceden por sus propios medios conducidos por sus propietarios o sus mecánicos cuidadores.

No son excepciones los que llegan remolcados de vehículos pequeños auxiliares, puesto que está prohibido el acceso de camiones y plataformas para evitar daños en el terreno de golf y en los pequeños caminos de acceso.

Con sillas ligeras, plegables y fáciles de transportar, una marea humana se coloca en filas a ambos lados de los caminos para seguir las operaciones de instalación de los coches en las plazas rigurosamente ordenadas que les han sido asignadas, generalmente agrupadas por clases, aunque también por modelos, nacionalidades de fabricación o criterios particulares que constituyan categorías a juzgar (vehículos utilizados por tal o cual piloto, celebridad, etc).

amelia island pegaso
Hans-Joachim Stuck, personalidad homenajeada, se reencuentra con los coches más significativos de su carrera (Por cortesía de JMPR Public Relations, Inc.)

TRABAJOS DEL JURADO

Es imposible que nos refiramos a todas las clases en presencia. Para tener una idea de la complejidad de organización del evento baste mencionar que el jurado trabaja fraccionado en pequeños grupos y que en su totalidad se compone de más de cien jueces que deliberan bajo la autoridad de un juez jefe de grupo y en su conjunto bajo las indicaciones rigurosas y de obligado cumplimiento de un juez jefe, ayudado por un segundo.

Los trabajos del jurado empiezan a toque de corneta antes del amanecer, cuando los cien y pico jueces (en esta ocasión creo que 115 si conté bien, aunque la exactitud en este capítulo no tiene mayor importancia) abandonan su refugio base del Ritz-Carlton para dirigirse como hormigas obreras a la sede del Club de Golf de Amelia, donde se les obsequiará con un desayuno con el que seguramente se atragantarán al contemplar lo extendido de la tarea que les aguarda.

amelia island concurs d elegance
BMW celebró por todo lo alto su centenario, recreando escenas de elegancia del pasado

Se empieza por la asignación de clases y los detalles sobre comunicaciones internas y enlaces. Una gruesa carpeta de instrucciones, criterios y hojas de puntuación es entregada nominalmente. Los jueces veteranos que han participado algunos de ellos en más de quince ocasiones pretenden armar barullo con bromas a los novatos, iniciativa que se corta a rajatabla por el juez jefe desde su estrado de estado mayor.

La organización recuerda mucho la eficacia, simplificación e ir derecho al grano del Ejército. No en vano algunos miembros veteranos son oficiales y jefes retirados de la marina y el ejército del aire de los Estados Unidos. Es de agradecer y seguramente es necesario que la organización interna del jurado, que probablemente no se observa por el público, se realice sin excesivos paños calientes para evitar divagaciones que harían más difícil una coordinación rápida y eficaz.

amelia island pegaso
El Sr Louwman hace las cosas bien, se fue equipado con una modelo vestida de dominicana a recoger el máximo galardón. No era para menos

No quiere eso decir que los distintos jueces no tengan absoluta libertad y autonomía a la hora de establecer sus puntuaciones individuales, puesto que las instrucciones recibidas, aunque rígidas, se refieren a cuestiones de procedimiento. Lo que se traduce en la práctica es absolutamente lo contrario: la eficacia y rigidez en la organización, la seriedad y dureza del juez jefe, las directivas y orientaciones impartidas, ayudan a una mayor libertad individual en las puntuaciones puesto que evitan confusiones e interferencias, interpretaciones innecesarias y sobre todo retrasos y perezas en reaccionar.

Algo queda claro en el primer minuto de presencia en la sala de reuniones del jurado. Los jueces individuales deben realizar su trabajo con una precisión cronométrica y tener sus puntuaciones listas y a disposición del juez de su clase en el tiempo y hora en que se hayan pedido. A su vez, los distintos jueces de clase deben entregar la puntuación común y consensuada de su grupo al coordinador general exactamente en el minuto preciso que les corresponda.

amelia island pegaso
En lugar de El Cúpula se merecería que lo llamaran El Zénit, la gente se lo comía

Todo eso es necesario puesto que sobre esa base se establece el reparto de premios a los participantes y su convocación al desfile público, con aparición ante el estrado de la presidencia y las cámaras de los periodistas en el orden establecido en el programa del día.

Aunque sobre el terreno de juego las operaciones pasen desapercibidas para el público en general que circula libremente admirando los coches expuestos en las distintas áreas de su preferencia, un mecanismo perfectamente sincronizado está moviendo y desplazando coches desde su parcela individual hacia la mesa de la presidencia (en caso de haber sido convocados a recibir una distinción, naturalmente).

A la hora señalada en que grupo de jueces de su clase se persona in situ, los propietarios deben estar necesariamente presentes a pie de obra y prestos a contestar a las preguntas de los jueces, mostrar las documentaciones solicitadas, abrir, cerrar, mostrar el coche a requerimiento de los jueces y, en su caso, si se solicitara, como fue el caso en Amelia, arrancar los motores.

amelia island pegaso
Los vencedores del concurso lo celebran con Bill Warner, organizador (Por cortesía de JMPR Public Relations, Inc.)

CIFRAS DE AMELIA ISLAND

La lista de participantes publicada en el programa corriente sólo es informativa, puesto que como hemos visto automóviles inscritos no llegan a presentarse de manera efectiva llegado el momento. La única lista de participantes real es la publicada en el programa del año siguiente, con la publicación exhaustiva de los vencedores en todas las clases y categorías.

– En la lista de participantes de 2016 se incluyen 317 automóviles.

– El jurado estaba compuesto por 115 jueces.

– Se juzgaban 44 clases.

amelia island concurs d elegance
El Porsche 356 de Janis Joplin desfiló incluso con una doble de la cantante

COCHES, PROPIETARIOS Y MARCAS

Este año destacaban los Porsche 356, puesto que había varias clases en las que participaban, desde ancestros pre-A hasta categorías más recientes de vehículos de carreras.

El 356 de Janis Joplin fué muy aplaudido en el desfile, tras haber superado recientemente un récord al adjudicarse en subasta por 1.700.000,00 dólares. Difícil de creer que Janis comprara el coche de ocasión por unos 3.000,00 dólares.

Los BMW de todos los modelos imaginables celebraban el centenario de la marca.

El vehículo más antiguo, de 1874, Silsby, coche de bomberos de tracción animal, se ofrecía en venta en la subasta de RM-Sotheby’s.

amelia island concurs d elegance
Extraordinario y único Hispano-Suiza K6 de 1934

Los Ferrari abundaban y no cualesquiera, 250LM, 166 Touring, carrozados por Vignale o Pininfarina, había donde elegir. El 250LM estaba presentado nada menos que por Luigi Chinetti, un hombre de conversación muy agradable y conocimientos enciclopédicos con una soltura de exposición y razonamiento envidiables.

Su esposa le ayuda a dar los toques finales a la que será una obra de consulta imprescindible en la historia de Ferrari. Luigi ha decidido publicar los vastos archivos de su padre en un libro de próxima aparición que no dudo en recomendar a pesar de no haberle visto ni el forro.

Siendo una marca homenajeada, Cord estaba presente en un sinfín de modelos.

Los Hispano-Suiza más formidables no faltaban, como un K6 Chauffeur Limousine de 1934 que era muy admirado.

amelia island concurs d elegance
Espectacular copa de las 500 millas de Indianápolis, en el marco apropiado

Uno de los alicientes mayores por su riqueza, historia, variedad y dificultad de encontrar agrupado en un solo lugar era una exposición de trofeos históricos, incluyendo la famosa copa de talla humana de las 500 millas de Indianápolis, realizada en plata por Tiffany’s; así como otros trofeos históricos de las 24 horas de Le Mans y otras carreras célebres.

Los trofeos estaban custodiados por un servicio de seguridad las 24 horas del día y durante su traslado al exterior se protegían por una guardia de cadetes de las academias militares. Algo difícil de conseguir y que jamás he visto en ningún otro lugar.

Las curiosidades y coches célebres no faltaban, como el Buick Roadsmaster conducido por Tom Cruise en la película Rain Man, en su viaje con Dustin Hoffman, por sólo mencionar un ejemplo.

amelia island concurs d elegance
Buick Roadmaster de cine (Rain Man)

LA CORTA MEMORIA HISTÓRICA

Algún representante del Gobierno español debería darse por enterado de las victorias y del reconocimiento mundial de Pegaso (aclamación en Rétromobile-París en febrero de 2015, culminada con el triunfo total en Amelia Island en marzo de 2016).

Con menos méritos, otras marcas son mejor consideradas por los responsables políticos en sus países de origen.

La ignorancia, miopía y desprecio del Gobierno español por un patrimonio industrial tan relevante y en particular hacia una marca y una historia de las que cualquier otro país del mundo se sentiría orgulloso sólo es un síntoma más de que la memoria histórica es bien corta o muy selectiva hacia lo que puede rentabilizarse electoralmente.

amelia island pegaso
Los coches son conducidos por las calles adyacentes durante el fin de semana, como lo demuestra el Touring #0168

Con el debido respeto, se diría que una reunión informal de adoradores nocturnos en Valverdejo tiene más interés para el Gobierno español que la preservación de toda una herencia industrial que, entre otras cosas, daba trabajo y pan a miles de españoles, en puestos técnicos altamente cualificados y con contratos que duraban prácticamente toda la vida activa de los trabajadores.

Los adalides de la memoria histórica deberían también recordar que la potencia industrial de ENASA se enajenó en almoneda a favor de un grupo empresarial extranjero, por un precio inferior a tan sólo uno de los capítulos del activo de ENASA. El valor de los terrenos y solares de Barajas superaba con creces el montante total de la operación.

España puede estar orgullosa de que sus automóviles Pegaso fueran los más avanzados de su tiempo y que alcanzan en la actualidad un reconocimiento mundial.

Haz click aquí para ver la lista de Pegasos participantes y sus resultados

Mencionados sin ningún orden particular para no herir susceptibilidades y porque todos los Pegasos presentes tenían el mismo mérito de haber realizado el esfuerzo de estar presentes en tan importante ocasión:

• Touring Superleggera berlineta, #0154, Canadá;

• Touring Superleggera panorámica, #0107, Estados Unidos;

• Saoutchik coupé, #0148, Estados Unidos; Mención en los premios otorgados por Amelia (Amelia Awards)

• ENASA Cúpula, #0121, Países Bajos. Best in Show Concours de Sport (premio del jurado) y Elección del Presidente (coche más atractivo en opinión personal del presidente del concurso);

• Touring Superleggera tres volúmenes, #0112, Estados Unidos; Mención en los premios otorgados por Amelia (Amelia Awards)

• Saoutchik coupé prototipo sin restaurar, #0117, Estados Unidos;

• Touring Superleggera berlineta, #0156, Luxemburgo;

• Touring Superleggera berlineta, #0168, Méjico. Victoria de la clase Pegaso;

• Saoutchik coupé, #0161, Estados Unidos.

• Touring Superleggera spider Le Mans, #0155, Estados Unidos; Mención en los premios otorgados por Amelia (Amelia Awards)

• Touring Superleggera berlineta, #0150, Estados Unidos; Mención en los premios otorgados por Amelia (Amelia Awards)

• Saoutchik coupé, #0146, Estados Unidos.

• Evert Louwman (Pegaso Cùpula), Trofeo Espíritu del Concurso

Catawiki 750

2 Comentarios

  1. Mar 19, 2016 en 18:00 — Responder

    Gracias Mario por este excelente trabajo y compartir la experiencia; es como se hubiera estado allí. Y no sabía lo complicado que es el tema de los jueces… los espectadores no se lo pueden imaginar.

  2. Wifredo Ricart Engel
    Mar 21, 2016 en 10:43 — Responder

    Mario, formidable y reinvindicativo relato. Muchaa gracisa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Mercedes felicita a BMW por sus 100 años

Post siguiente:

La vuelta al mundo en un Ford T