Liberty 750×184

Custom de altura en el Petersen

James Hetfield es conocido por ser uno de los miembros de Metallica. Sim embargo, también es un apasionado del custom. Este 2019 ha donado diez de los vehículos clásicos de su colección al Petersen Automotive Museum. En esta selección podemos pasear entre algunas de las creaciones custom más interesantes de los últimos años...


ClassicMadrid Medio

FOTOS CUSTOM JAMES HETFIELD: PETERSEN AUTOMOTIVE MUSEUM

Dame gasolina / dame fuego / dame eso que yo deseo … Sigo ardiendo / el combustible bombea los motores / ardiendo al máximo, suelto y limpio / y sigo ardiendo / enfocándome en mi dirección / saciando mi sed con gasolina … Dame gasolina / dame fuego / dame eso que yo deseo. Con la enrabietada voz de James Hetfield y un contundente golpe de batería de Lars Ulrich estalla Fuel, el primer corte de Reload, lanzado en 1997 para ser el séptimo álbum de estudio en la carrera de Metallica.

Una banda incombustible que ha superado múltiples adicciones. Enfrentamientos intestinos. La muerte de su primer bajista Cliff Burton en un accidente con el autobús de gira. Abruptos cambios de estilo… Y todo ello gracias a una legión de seguidores plenos de fe en el sonido Metallica. Y es que estos tipos, cada vez que lían algo con lo que decepcionarte graban alguna maravilla para volver a encandilarte. Para creer que, como decía Neil Young, R&R can never die / there’s more to the picture / than meets the eye.

Como buenos vástagos del amplio Rock Americano, los Metallica tienen al mundo del automovilismo dentro de sus referencias. Al fin y al cabo, el símbolo de la carretera solitaria y el coche al galope están presentes en el imaginario contracultural del país desde los tiempos en los que Neal Cassady ejercía como beatnik de pro. Un hilo con olor a gasolina que recorre la discografía de Bruce Springsteen, The Beach Boys o Bob Dylan.

De todos los miembros de Metallica el que ha llevado más lejos todo esto ha sido su vocalista, James Hetfield. Un aficionado a los custom y hot road tan propios de la América de los 50 y su seminal R&R, el cual ha donado este año diez de sus vehículos para una muestra especial en el Petersen Automotive Museum.

CUSTOM. LA PERSONALIZACIÓN COMO SEÑA AMERICANA

A estas alturas poco se puede añadir de la cultura custom que no se haya dicho antes. No obstante, siempre habrá algo que nos llamará la atención de todo esto: su gran diferencia respecto a la cultura automovilística europea. Mientras en el Viejo Continente florecían pequeños preparadores como Carlo Abarth, en en Nuevo Mundo lo hacían los customizadores. En suma, mientras aquí los jóvenes ansiaban convertir sus turismos en coches lo más deportivos posible (a excepción del tuning)… Allí era justo lo contrario.

Ninguna preocupación por el peso, el tacto de la dirección o la rigidez de las suspensiones. Toda la atención se la llevaban las carrocerías, las cuales tendían cada vez más a formas tan llamativas como poco efectivas sobre un trazado en curva. En fin, una personalización que tiene mucho más que ver con el fardar de extraradio que con el rendimiento en conducción. No obstante, hay que reconocer que en el mundo del custom se han creado verdaderas referencias en materia de diseño.

La muestra que ha organizado el Petersen Automotive Museum -cuya fachada parece aplicar los principios del custom a la arquitectura- reúne 10 de estas referencias pertenecientes a James Hetfield. Entre ellas podemos admirar piezas únicas como el Aquarius; un excelente ejercicio de diseño que rinde homenaje a Figoni/Falaschi y sus diseños “gota de agua” de los años 30. Eso sí, compartiendo espacio con el atrevido Slowburn, realizado sobre un Auburn de 1936.

LA JOYA DE LA CORONA: JAGUAR PERLA NEGRA

Ya que en el custom lo que impera es la estética, y partiendo de que ésta es por definición subjetiva, resulta difícil saber cuál de estos diez vehículos es el más importante. Sin embargo, lo cierto es que el Jaguar Mk 4 Black Pearl se lleva de calle todas las miradas, especialmente desde que ganó el premio Custom of the Year en el 2014. Una pieza maestra ideada a medias entre Hetfield y el carrocero americano Rick Dore.

custom hetfield petersen

Sobre la base de este Jaguar se da cita un diseño custom más mesurado de lo normal. Reinterpretando de forma respetuosa algunas de las formas más elegantes del diseño europeo clásico. Eso sí, del inglés que sirvió como base para el Black Pearl ya poco queda, pues bajo el capó ahora se alberga un motor Ford 302 cu de 375CV al que se acopla una transmisión automática.

Y es que en esto se basa a cultura custom: crear un coche totalmente único y personalizado. Algo que desde este 2019 podrán comprender en vivo los visitantes del Petersen Automotive Museum de Los Ángeles gracias a la colección donada por James Hetfeid. Diez modelos representativos del custom más exclusivo que ya son parte de este museo de referencia para el automovilismo mundial.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

De Tomaso Longchamp: Raro y listo para restaurar

Post siguiente:

Lancia Flaminia GT Touring: Icono de la Dolce Vita